Rubén, ¿a quién quieres tú?

Rubén Castro, en un partido con el Betis.

No habían pasado ni unos minutos después del partido de la salvación ante el Sporting de Gijón y su nombre ya estaba sonando entre los muros de El Arcángel. Lo pronunció Luis Oliver, director deportivo blanquiverde, quien conoce a la perfección a un futbolista que es historia en el Real Betis Balompié y que podría tener su futuro en Córdoba. Rubén Castro está en la agenda de refuerzos para la próxima temporada. También en la de otros muchos clubes de Segunda y no precisamente -aunque luego la competición pone a cada cual en su sitio- de complemento. Que todos los recién descendidos de Primera División le hayan echado las redes demuestra que el futbolista, que cumplirá 37 años el próximo 27 de junio, mantiene un cartel brillante. Los números de su DNI no parecen un impedimento sobre todo si se comparan con su producción goleadora: lleva diez años sin bajar de 10 goles por temporada en ninguno de los clubes en los que ha militado, tanto en Primera como en Segunda. En su historial tiene, además, ascensos a la máxima categoría con el Betis siendo en ambas ocasiones el máximo goleador del campeonato.

La UD Las Palmas, el Deportivo de la Coruña y el Málaga pusieron el punto de mira en el futbolista bético. Tanto en el club canario como en el gallego ya militó con anterioridad Rubén Castro, que tiene finiquitada su etapa en el Benito Villamarín. Llegó en 2010 y ha actuado durante ocho temporadas consecutivas, con un paso en esta última por la Liga de China durante la primera vuelta de la competición. Se reincorporó en el mercado de invierno, pero quedó en un plano secundario en la batería de opciones de Quique Setién, que miró más hacia el cordobés Sergio León o el emergente canterano Loren Morón. A Rubén le dio tiempo a completar su récord como máximo goleador histórico del Betis, con 148 tantos firmados.

A Rubén Castro no le faltarán equipos en España. En la voluntad del futbolista reside el destino final, principalmente si no sale del país. Una oferta de China -económicamente fuera de la órbita de cualquier club en Segunda- podría alborotar los planes, aunque todo apunta a que el grancanario tiende a quedarse cerca de casa. Y en Córdoba no le faltarán estímulos. La presencia de Luis Oliver es un elemento de importancia capital en caso de negociar por la contratación de Rubén Castro. El actual director deportivo blanquiverde fue quien le reclutó en 2010 para el Betis junto a Jorge Molina, con el que formó un dúo histórico para los verdiblancos. Molina, otro veterano de prestaciones indiscutibles, sigue aún jugando en Primera División con el Getafe.

También, lógicamente, pesará la oferta que el Córdoba ponga sobre la mesa. Los primeros movimientos de la entidad tras el final de temporada confirman que sus dirigentes no están dispuestos a que se les vaya de las manos el asunto del tope salarial. Ante un ofrecimiento sin posible réplica, el Córdoba se resignó a perder a un ídolo como José Antonio Reyes. El utrerano se fue a China. También se da por perdido -al menos, por un año- a Sergi Guardiola, con opciones de salir cedido a un Primera de España -el Huesca anda detrás de él- o traspasado a un equipo inglés. En cualquier caso, el Córdoba tendría un beneficio económico que repercutiría en la contratación de un repuesto de garantías. Y a Rubén Castro se le considera un futbolista de efecto inmediato, un buen abanderado para un proyecto de ascenso. Las próximas semanas serán claves para conocer si Rubén Castro acaba convirtiéndose en uno de los fichajes estelares de un Córdoba que, primero, quiere sellar la contratación de un entrenador.

Etiquetas
stats