La RFEF profesionaliza las principales ligas de fútbol sala y fútbol femenino

Pablo del Moral, en un partido del Córdoba Patrimonio de la Humanidad | MADERO CUBERO

Al fin encuentran la respuesta deseada. El anhelo de dar un paso adelante y conseguir una consideración oportuna se cumple de una vez por todas. Después de numerosas reivindicaciones, las principales competiciones de fútbol sala -masculinas y femeninas- y fútbol de féminas. La decisión está aprobada y cuenta con oficialidad por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), tal y como lo anunciara el propio ente la tarde del miércoles. Para ser más exactos, la medida afecta a Primera y Segunda de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), así como a la máxima división de la disciplina y a las dos primeras de fútbol en torneos de mujeres. Tanto el Córdoba Patrimonio de la Humanidad, en el primero de los casos, como el Córdoba y el Pozoalbense en el último de todos cuentan con el nuevo rol.

Fue la propia RFEF la encargada de anunciar la medida a través de un comunicado en su web. En el mismo precisó que “ha declarado competiciones profesionalizadas las oficiales de ámbito estatal Primera y Segunda de fútbol femenino, Primera y Segunda de fútbol sala masculino y Primera de fútbol sala femenino”. Dicha decisión se da, tal y como apuntó el organismo presidido por Luis Rubiales, “en un paso más por avanzar en el desarrollo de estas disciplinas deportivas”.

“Hasta el momento, estas competiciones eran consideradas como de fútbol aficionado pero la RFEF ha presentado una modificación de sus estatutos, aprobada por el CSD, que permite establecer esta calificación para aquellas competiciones que reúnan condiciones materiales, económicas, profesionales y laborales que lo hagan aconsejable”, explicó el ente federativo. “Este hecho supondrá la creación de Comités Profesionalizados, donde se integrarán todos los clubes que participan en las mismas y que tendrán autonomía para gestionar los distintos aspectos de estos deportes, dentro de los órganos de la Federación”, prosiguió el organismo.

Así, la RFEF destacó que “la calificación de competición profesionalizada supone que en las bases de la competición habrá una serie de requisitos sobre la profesionalidad de las y los futbolistas y otros participantes en la misma”. “En estas normas se fijarán también las condiciones mínimas de carácter laboral que deberán reunir los participantes, como el presupuesto de los clubes, posible presupuesto mínimo para la plantilla con contrato de trabajo del primer equipo, número mínimo de licencias profesionales, salarios mínimos para competir, dedicación mínima de las y los jugadores profesionalizados, etcétera”, agregó en el texto.

Por último, la Federación dijo que “entiende que por las características sociolaborales de jugadores y jugadoras, por el volumen económico, por la existencia de contratos de trabajo y por ingresos mínimos de los clubes participantes deben pasar a ser competiciones profesionalizadas”. Esta decisión por parte de la RFEF tiene lugar sólo unas semanas después de que la LNFS instara al Consejo Superior de Deportes (CSD) a la profesionalización del fútbol sala. La medida afecta al Córdoba Patrimonio de la Humanidad en esa disciplina, así como al Córdoba y al Pozoalbense en fútbol de féminas como conjuntos de la Liga Reto Iberdrola.

Etiquetas
stats