Rafa Navarro quiere un Córdoba “sin miedo”

Rafa Navarro, el nuevo entrenador del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Apelaciones a la valentía, a la actitud, al compromiso con el escudo, a la necesidad, al orgullo profesional... De todo eso hubo en la comparecencia de Rafa Navarro previa a su estreno en un banquillo profesional. Será mañana en El Arcángel, el estadio que le alumbró como futbolista en un club al que llegó con apeñas ocho años y del que ahora, con 47, ha agarrado el timón en medio de una tormenta de proporciones gigantescas. “Siento cosas que jamás pensé que volvería a sentir”, se sinceró Navarro en la sala de prensa ante los periodistas. Allí confesó que se ve “como un jugador”, con “esos nervios y el gusanillo” que aparecen antes de los partidos importantes. Y el Córdoba-Málaga lo es. Más allá de razones sentimentales, Navarro tiene en frente un desafío monumental para salvar del descenso al club de su vida. Quiere que sus jugadores, y así se lo ha transmitido, afronten el partido “sin miedo a perder” y que sean “siempre valientes” porque “no queda otra”.

El de Ciudad Jardín ha insistido en que el Córdoba saldrá “con su idea” y “a morir” ante el Málaga, “un equipo muy potente de la categoría” pero al que se puede batir, a juicio de Navarro, porque el Córdoba “es un equipo de Segunda” como “cualquier otro” y capaz de hacerle frente “al rival que sea” independientemente de su posición. El trabajo de la semana ha incentivado el ánimo de Navarro, que cree que los suyos pueden “hacer un buen partido” ante uno de los candidatos al ascenso.

Habrá ausencias importantes. El entrenador confirmó que no podrá contar finalmente con Flaño y Chus Herrero, dos pilares de la defensa, que aún no están recuperados de sus lesiones. “Tenemos que ser prudentes con eso y no arriesgarnos a una recaída, que sería peor; cuando estén a tope entrarán en la lista”, ha dicho Navarro, que ha reiterado su plan de cambiar de sistema de juego “para hacerlo más fácil a los jugadores” y que estos puedan aplicar “movimientos más sencillos y cosas concretas”. El fin es que el grupo “esté más juntito” para evitar que los jugadores contrarios “se metan entre las líneas” y puedan “hacer daño”.

El cordobés ha aclarado que las necesidades del equipo le obligan a “ser práctico” a la hora de plantear los partidos. “A mí me gusta un fútbol de tener más el balón, pero estamos en una fase complicada y debemos adaptarnos”, ha indicado, destacando “el poderío físico” y la “efectividad a balón parado” del Málaga. “Por lo que he visto y conozco, es muy potente, pero para eso hemos trabajado”, ha resaltado Navarro, para quien la receta del triunfo debe tener ingredientes básicos: “Estar muy juntitos y ser muy agresivos”. Luego llegará el plato fuerte, el papel en las áreas. Y Navarro ha descubierto que, en principio, van a salir con un jugador en punta, lo que podría dejar a Andrés en uno de los extremos y a Carrillo o Piovaccari como referencia de ataque. “Todo dependerá de cómo vaya el partido y más nos interese”, ha apostillado el entrenador.

A la plantilla cordobesista la ha visto “animada” en sus primeros días al frente, aunque “muchos son jóvenes y no se han visto en esta situación”. Navarro asegura, no obstante, que ha detectado que en el vestuario “son conscientes de que lo que nos estamos jugando”. Este sábado llegará un nuevo examen.

Etiquetas
stats