La primera gran noche de Javi Garrido

.

Ya es uno de los grandes. Llevaba tiempo llamando a la puerta, dejando entrever un talento impropio para su edad, que ya dominaba de manera sobresaliente en las categorías de base. Un proyecto de jugador que no vislumbraba un límite cercano y que en su primer año como profesional ya se coronó como el más joven de la historia en acceder a un cuadro final de una cita del World Padel Tour. Ahora ha logrado romper una barrera más. El cordobés Javi Garrido consiguió este domingo alcanzar su primera final en la cuarta cita en formato Challenger del circuito profesional de 2018. Con apenas 18 años ya se codea de tú a tú con los grandes. En un ambiente de gala en la pista central del Club Clark Padel, Garrido afrontó con ilusión desbordada el choque definitivo de la cita celebrada en Cabrera de Mar de Barcelona, aunque finalmente no pudo coronar su gran participación, ya que terminaría imponiéndose la pareja compuesta por José Antonio García Diestro y Víctor Ruiz por un doble 6-3. Eso sí, ya está en la élite y ha llegado para quedarse.

No cabe duda de que le ha sentado de maravilla su reciente cambio de compañero. De hecho, desde que pasó a formar dupla con el argentino Tito Allemandi -actual número 21 del ranking mundial-, el cordobés ha alcanzado dos octavos de final, unos dieciseisavos y una final. Doble dosis de experiencia y juventud que ha encontrado la unión perfecta para la fórmula del éxito. Así, su paso por la competición catalana ha sido efervescente, creciendo de menos a más en todo momento.

Garrido y Allemandi comenzaron derrotando a Rafael Méndez y Diego Ramos (2-6 y 4-6), para seguidamente deshacerse de Javier González y Jerónimo González, en un igualado partido que se decidió, con remontada incluida de la pareja hispano-argentina, por 7-6, 3-6 y 6-7. Así llegarían ambos al cuadro final, donde superaron en cuartos a Ignacio Gadea y Aday Santana (6-4 y 7-6), para derrotar por último en semifinales a la dupla compuesta por Federico Chingotto y Pablo Lijo (2-6, 6-4 y 6-3).

Un binomio de circunstancias y una dupla de reciente formación eran los últimos supervivientes de la prueba. El comienzo del partido decisivo estuvo dominado por Ruiz y Diestro, que con un break en el segundo juego se colocaron con un 3-0 a favor para tomar las riendas y el ritmo del partido. El control del tempo de García Diestro y la definición de Ruiz fueron los argumentos para desactivar las virtudes de Garrido y Allemandi, a los que les costó encontrar la continuidad y el acierto. La pareja hispano-argentina consiguió ir de menos a más, cambiando la tendencia del encuentro en el segundo set. Su insistencia y un mejor control de los errores no forzados cristalizaba en su primer break en el cuarto (3-1 a favor). Sin embargo, no lograrían consolidar esa ventaja, puesto que los campeones supieron voltear de nuevo la situación, adjudicándose los cinco juegos restantes para el definitivo 6-3. Con este logro, el cordobés se sitúa en el puesto 57 del mundo con 923 puntos.

Etiquetas
stats