El Pozoalbense, con madera de líder

Jugadoras del Pozoalbense antes de un partido | ÁLEX GALLEGOS

Cara y cruz en Reto Iberdrola. En la quinta jornada de la división de plata, la mañana de domingo estaba reservada para los equipos cordobeses. El Córdoba Femenino, que jugó primero en tierras canarias ante el Juan Grande, mostró una pobre imagen ante el que era colista del subgrupo A, con apenas peligro en área rival y sin anotar por primera vez en la temporada. Por su parte, la nota positiva de la fecha la dio el Pozoalbense. Las pedrocheñas, con un partido más que sufrido ante el Málaga, lograron el triunfo y se erigen como líderes de la clasificación a falta de que juegue el Granada.

Remontada, sufrimiento y liderato (1-2)

Complicado viaje que tenía que hacer el Málaga en su quinta fecha. El Málaga, que hace pocos años jugaba en la máxima categoría, llegaba al encuentro con una racha negativa de dos derrotas consecutivas. Mientras tanto, el Pozoalbense miraba el lado brillante de la vida, queriendo sumar su tercer triunfo entres jornadas. El dominio inicial corrió a cargo del Málaga en los primeros minutos, con acercamientos sin peligro a la meta de Tochukwu. La meta nigeriana, que fue titular en detrimento de Ana Murga, realizó una notable actuación, dando seguridad a su defensa. Sin embargo, el gol del Málaga llegaría bien pronto, antes de cumplirse el minuto 10 de juego, en una jugada a balón parado que remató María Ruiz hacia dentro de la portería. A pesar del gol, el Pozoalbense seguía demostrando su intención de llevarse el partido. Pocos minutos después, un contraataque de las de Manu Fernández, liderado por María Marín, llevó a las blanquillas a igualar el choque. La ex delantera del Córdoba Femenino la picó ante la meta, que no acertó en despejar el cuero, para poner el empate.

Tras el pitido de inicio de la segunda mitad, un acercamiento de Natalia Montilla dejó a las claras que su equipo iría decidido a por el partido. De hecho, no se había pasado del 55' de encuentro cuando la colegiada Buendía Núñez decretó penalti a favor del Pozoalbense. María Marín realizó una bicicleta ante su defensora, que terminó por meter la pierna y cometer la infracción. Karla Riley lo tiró con potencia a la derecha de la portería y adelantó a las suyas, con dedicatoria especial para su compañera Laura Vázquez, lesionada de gravedad. Las dos goleadoras del cuadro de Los Pedroches, de hecho, se convirtieron en las dos máximas anotadoras del subgrupo A, junto a la del Málaga María Ruiz. Balón salvado bajo palos por Rocío un disparo de María Ruiz. Tras el gol de la remontada, el asedio malaguista fue real y palpable. El tiburón iba rondando cerca del barco del Pozoalbense. De hecho, la zaga visitante, que vistió de amarillo fosforito, tuvo que salvar hasta dos balones bajo los palos, defendiéndose como gato panza arriba. Su tesón le valió hasta el pitido final, que certificó un trabajado triunfo que le sitúa como líder momentáneo de la clasificación y con grandes sensaciones de juego.

Mala imagen fuera de casa (2-0)

No apareció prácticamente el Córdoba Femenino en Las Palmas de Gran Canaria. Con novedades en el once, como la inclusión de la meta Patricia Curbelo o las titularidades de Belén Potasa y Michi Goto, las blanquiverdes apenas inquietaron la meta del Juan Grande, que fue netamente superior en el encuentro y que consiguió su primer triunfo del curso tras un empate y tres derrotas. Los tantos de Yanira Morán y Mar Rubio para el Juan Grande fueron el certificado del triunfo grancanario frente a un Córdoba que apenas generó en ataque. Una ocasión para Eliane a balón parado fue la bienvenida de las locales a su rival. En la primera mitad, sobre todo en la primera media hora, se dieron buenos minutos del Juan Grande ante un Córdoba Femenino que no generó nada arriba, con problemas en circulación y que no intimidaba a su rival. De hecho, ya acusó esos problemas en su triunfo ante el filial del Granadilla en Miralbaida. Solo un tímido tiro de María Avilés pudo ser de lo más destacado ante la meta de Zenaida. A partir del 30 de juego, gestionó más balón en los 15 últimos minutos pero sin generar ocasiones. Mar Rubio, destacada en las locales, hizo un gran eslalon, que terminó con el esférico en las manos de Curbelo, como colofón a una gran primera parte de las suyas.

En la segunda, Ariel Montenegro intentó cambiar el chip del equipo con la entrada de Schell en la derecha. Sin embargo, un penalti claro de Yanire lanzó al traste los planes de ir a por el partido, ya que Yanira Morán transformó a pesar de que Curbelo adivinó el lado. Potassa, Michi y Celia por Hitomi, Nati y Cintia fueron las siguientes permutas para buscar una reacción que nunca llegó. El Córdoba no llegaba y el Juan Grande lo aprovechaba. En el 79, un golazo de Mar Rubio desde la frontal de volea plasmó a la perfección la superioridad de las grancanarias ante un conjunto blanquiverde desdibujado que suma su segunda derrota del curso.

Etiquetas
stats