De Pierini a Piovaccari

Pierini, en el centro, celebrando el ascenso de 2007 | MADERO CUBERO

Cada vez que la SD Huesca se cruza en el camino del Córdoba acude a la memoria de los aficionados el recuerdo de uno de los episodios más impactantes de la historia reciente del club: el ascenso a Segunda en 2007. En este suceso -que rescató al club de una muerte segura- tuvo un papel fundamental Alessandro Pierini (Viareggio, 1973), un futbolista que llegó a la entidad de un modo casual en el mercado invernal del infausto curso 04-05 y terminó convirtiéndose en un mito del cordobesismo. Es el extranjero que más partidos (150) ha jugado con la camiseta blanquiverde y se retiró en Segunda A, como capitán, con 35 años y un balance ese curso de 39 partidos (todos completos) y 6 goles marcados.

En junio de 2007, con una grada supletoria instalada para acoger más público en un estadio en obras, Pierini provocó una de las explosiones de júbilo más impresionantes que se recuerda. A los dos minutos del Córdoba-Huesca, el central consiguió conectar un cabezazo imperial para marcar un gol que despejaba el horizonte para los suyos. En la segunda parte, Guzmán Casaseca hizo el 2-0 que el Córdoba defendió con acierto en El Alcoraz, donde empató (1-1) y certificó su retorno a la categoría de plata, que desde entonces ya no ha abandonado. Luis Miguel Carrión, actual entrenador del Córdoba, era jugador en ese equipo que entrenó otra leyenda doméstica, Pepe Escalante.

Sólo tres italianos han jugado en el Córdoba en casi 63 años de historia. Federico Piovaccari (Gallarate, 1984) -el otro fue Fausto Rossi, cedido por la Juventus en Primera- llegó este verano después de haber jugado en Australia y en las vísperas del encuentro de este domingo le observan con una mirada especial. El equipo blanquiverde necesita de modo desesperado una victoria -lleva sin ganar en El Arcángel desde septiembre del año pasado- y la figura de Piovaccari se presenta como una posible solución. Las molestias físicas que arrastra Rodri después de una torcedura de tobillo en el entrenamiento del miércoles pasado añaden opciones para el punta ex del Eibar, que se ha mostrado especialmente inspirado en el torneo de Copa del Rey (cuatro goles). En Liga hizo uno, en Elche, y valió un punto (1-1). Ni Oltra ni Carrión le están dando continuidad. Las circunstancias pueden hacer que este nueve puro, luchador y más finalizador que creador, encuentre su espacio este domingo en El Arcángel. Se prevé lluvia, llega un rival directo -sin victorias este año- y el entorno está electrizado. Parece un buen día para enfocar la rabia en el césped y Piovaccari tiene ganas de demostrar.

Una década separa dos partidos en El Arcángel ante el mismo rival, el Huesca, y con un italiano en el primer plano. En 2007, Tano Pierini escribió un capítulo para la historia del club. Este domingo, Piovaccari hará oposiciones a héroe en un partido que mezcla la épica y el drama.

Etiquetas
stats