“¡Pásamela, jefe!”

Paco Zafra, en el partido CV Carmen-Bball de Primera Nacional | TONI BLANCO

Cuando uno cruza la puerta del pabellón del Colegio Virgen del Carmen puede tener por seguro que encontrará allí a Paco Zafra. Falta saber cómo. Podría estar sentado en una esquina de la grada, organizando cuadrantes de entrenamiento o preparando viajes de algún equipo, en su faceta de coordinador. O impartiendo consignas en un corrillo de chavales que siguen sus instrucciones como entrenador. O botando la pelota con la cabeza alzada, como los bases clásicos. Es un multiusos, una especie altamente valorada en el mundo del deporte formativo. “¿Que cómo lo hago para organizarme? ¡Pues eso digo yo!”, bromea Zafra, que ha hecho del deporte el centro de su vida. “Me siento un privilegiado”, asegura, aunque difícilmente recomendaría su tren de vida a nadie: “Llevo un ritmo de locos”.

Paco Zafra Alburquerque, de 34 años, desempeña tantos cargos que le sería imposible confeccionar una tarjeta de visita con todos ellos. En la Agrupación Deportiva Virgen del Carmen, que preside José Manosalvas, le corresponde la tarea de coordinador de los equipos. De todos. Y de todos los deportes. En uno de los centros deportivos con más raíces de la capital, Zafra organiza las agendas y la actividad de los conjuntos masculinos y femeninos en coordinación con los responsables de cada plantilla. “Es un trabajo en equipo”, admite. Como buen jefe, sabe que es indispensable la conexión con todos. Además, entrena a dos de los representantes del Virgen del Carmen en las ligas federadas de baloncesto: el cadete A y el alevín a masculinos. A las sesiones de entrenamiento, partidos y torneos -que no son pocos- con su club, Paco Zafra añade su labor como miembro del staff técnico de la Federación Andaluza de Baloncesto. Es el seleccionador autonómico en categoría minibasket masculino.

Para redondear su relación con el mundo del baloncesto, mantiene su actividad como jugador en activo en el equipo de Primera Nacional sénior. Allí, a las órdenes de Edu Pérez -otro entrenador de la casa cuya capacidad de acción roza lo sobrehumano-, actúa como una de las piezas importantes del grupo desde el puesto de base. Su relación con la pelota naranja llega desde la edad infantil, cuando llegó al Colegio Virgen del Carmen. Antes había jugado al fútbol y al voleibol en el Al Andalus, pero en la institución carmelita se imbuyó del espíritu basketmaníaco. Tras terminar su etapa en cadetes y junior pasó por el Cajasur, Encinarejo y otros equipos de la provincia. En los banquillos ha coleccionado títulos tanto en los Juegos Municipales como en las ligas de la FAB, logrando campeonatos en mini, infantil y cadete. Como seleccionador andaluz ha conquistado tres títulos nacionales, siendo además profesor de los cursos de entrenador y organizador de torneos y campus. No hay faceta que no haya tocado este polifacético hombre del baloncesto.

Por si fuese poco, mantiene a través de su empresa La Balonera una intensa actividad en el montaje de eventos deportivos y también cursos de monitor de natación. ¿Y qué hace cuando se satura? “El próximo mes de febrero me he apuntado para empezar a jugar un torneo de fútbol de empresas. Para desconectar un poco”, apunta Paco Zafra, un hombre del deporte entre la devoción y la adicción.

 

Etiquetas
stats