“No podemos engañarnos, la Primera es muy dura”

Ferrer dirigiendo el entrenamiento en la ciudad  deportiva | MADERO CUBERO
Albert Ferrer advierte de la dificultad del nuevo reto del Córdoba y apunta que su idea “es que se juegue al fútbol”

Casi con total seguridad la primera comparecencia de prensa de Albert Ferrer en la nueva etapa del Córdoba, la que se inicia con ilusión de cara al regreso a Primera después de 42 años, haya supuesto su intervención más larga ante los medios. El técnico desgranó este miércoles todos los detalles del conjunto blanquiverde en distintas materias, entre ellas la posible disposición de un tercer campo de entrenamientos y el análisis de la confección de la plantilla. Pero también hubo tiempo, como no podía ser de otra forma, para saber cómo afronta la aventura de estar entre los más grandes del fútbol español y la situación del equipo en estos momentos. En ese último aspecto, el técnico aseguró que tras los primeros días de trabajo “las sensaciones son buenas”. “Son 42 años sin estar en Primera y esos implica unos cambios grandes en club y en afición, también en jugadores”, comentó para después añadir que “la Primera División no tiene nada que ver con la Segunda, es un salto enorme”.

“Estoy contento, porque la afición ha respondido, que es lo que más interesa. Se están renovando carnés y sacando otros nuevos y parece que se va a llegar al límite (establecido por el club en 18.000 abonados)”, expresó para recordar que el retorno a la elite “será bonito pero complicado”. En ese sentido, y cuestionado sobre si se puede mirar más allá de la salvación, el preparador catalán fue claro: “Este año el objetivo puro y duro será la permanencia”. “Soy muy optimista, pero también realista y no podemos engañarnos, la Primera es muy dura y con la permanencia podríamos estar contentos”, expuso para añadir que la continuidad en la máxima categoría “nos permitirá crecer”. Eso último lo quiere comenzar a hacer en lo que a juego se refiere la próxima temporada, en la que espera que la afición se encuentre “un equipo competitivo y que juegue mejor, ése es el objetivo”.

Al respecto, Ferrer señaló que su idea “es que se juegue al fútbol y hay varios equipos donde mirarse”. “El Elche es un ejemplo. El Rayo de Paco me gusta mucho y el Celta también”, arguyó. En definitiva, el entrenador blanquiverde afirmó que busca “más posesión y protagonismo”, si bien eso “no significa que haya que perder la solidez defensiva del año pasado”. “Estamos encaminados a tener más recursos y capacidad para generar fútbol” con los fichajes que se han realizado, expresó finalmente. En lo que se refiere a los rivales y al inicio de la campaña, indicó que no tiene ninguna preferencia, ni siquiera por aquello de pretender un comienzo victorioso. “Me da igual, todos son difíciles”, dijo antes de agregar en tono de broma que “si es el Barça y están Messi y otros jugadores volviendo del Mundial no estaría mal”.

“Lo que me importa es que el equipo esté bien”, continuó en ese sentido para terminar apuntando que “la mayoría de los rivales ha empezado a entrenar dos semanas antes y nosotros hemos querido hacer cinco semanas para dar más descanso pero para que sea tiempo suficiente para estar al cien por cien”. Tras los primeros días de trabajo, Ferrer se mostró satisfecho con el estado de su plantilla, ya que de sus jugadores “ninguno ha llegado mal ni con sobrepeso”.

Etiquetas
stats