Los motivos de Juli

Juli, pensativo antes del partido del Córdoba en Reus | LOF

A su modo, ha seguido jugando. No ha dejado de competir un solo día. Lleva fuera del césped desde finales de febrero por una lesión que le rompió una racha fantástica. Por entonces, era el jugador más utilizado en el Córdoba. Una circunstancia nada extraña para él. Julián Cerdá Vicente, conocido en su ámbito profesional como Juli, nunca ha disputado menos de treinta partidos en ninguno de los equipos en los ha militado. Estuvo en el Elche, Ejido, Rayo, Alcorcón, Alavés... Conoce el oficio. Tiene 35 años cumplidos y se comporta con el entusiasmo de un juvenil. La expectativa con la que la afición espera su retorno el próximo domingo ante el Almería está en proporción directa al deseo que Carrión alberga de poder darle un sitio de nuevo en un once que necesita goles. Ya sea como ejecutor (firmó tres) o como facilitador, Juli es un elemento de referencia.

A falta de nueve partidos, la vuelta de Juli puede tener un efecto revulsivo. Durante el periodo de inactividad, el experto extremo no ha dejado de mostrarse como un hombre plenamente integrado en el club en el que presta sus servicios. A la profesionalidad que se le supone -y que, desgraciadamente, otros muchos no demuestran- añade una dosis de compromiso y cariño muy especiales. Colabora en actos benéficos, interviene en las acciones sociales de la Fundación del club, promociona acontecimientos deportivos de la ciudad... y no deja de lanzar mensajes de apoyo a sus compañeros y de interactuar con los seguidores a través de las redes sociales. Llegó con un contrato de una temporada y lo terminará el próximo mes de junio, poco antes de cumplir los 36. En su día, un sector de la afición acogió con cierto recelo su contratación por la edad. Juli, con su desempeño en el campo, destruyó el tópico en apenas unos meses.

https://twitter.com/JuliCV7/status/850988259693953026

Se dice que estar motivado no es tener ganas, sino tener motivos. Los que pueda tener Juli en el Córdoba seguramente están muy relacionados con una ética de trabajo labrada durante años en clubes de Segunda División, en los que ha vivido momentos impactantes. En la temporada pasada fue uno de los miembros destacados en el Deportivo Alavés, con el que contribuyó al ascenso a Primera División jugando 35 partidos. Con la idea de repetir la experiencia llegó al Córdoba, aunque los acontecimientos han seguido un curso diferente. Ahora se trata de agarrar la permanencia. Hará falta tomárselo con un talante firme y sin dejarse llevar por la desesperación. Por eso todos miran a Juli, un eterno optimista.

Etiquetas
stats