Algo mejor que el ARS, pero lejos del Prasa Pozoblanco

Nacho Moya arma el brazo ante la defensa del Bidasoa FOTO: PEPE SALDAÑA
El Ángel Ximénez de Puente Genil supera levemente, en su debut en la Asobal, al conjunto palmeño al paso de la decimotercera jornada, en que los mejores números son de los vallesanos

A falta de dos jornadas para que concluya la primera vuelta de la Liga Asobal, el Ángel Ximénez de Puente Genil se toma un leve respiro clasificatorio. El conjunto que dirige Antonio Ortiz se encuentra fuera de la zona de descenso, que abandonó ayer gracias al punto que cosechó ante el Bidasoa Irún y la derrota del Cuatro Rayas Valladolid en la cancha del Villa de Aranda. Esos cuatro equipos son los que están metidos de lleno en la pugna por evitar las dos plazas que llevan a División de Honor Plata. De hecho, el rival de los pontanos este miércoles cerraba y cierra la tabla, por lo que quizá el punto supo a poco. Sea como fuere, el representante cordobés en la máxima división del balonmano español mira con cierta calma lo que queda de año, en una situación algo más relajada, aunque no mucho más, que el ARS Palma del Río en la campaña pasada y bastante menos que el Prasa Pozoblanco en la temporada 1996-97.

En este momento, sin lugar a dudas lo más importante es que el Ángel Ximénez no ocupa posición de descenso, de forma que se puede encarar el futuro con mayor tranquilidad. El conjunto pontano debuta en el presente ejercicio en la Asobal y lucha con la intención de tener un mejor final que el que tuvieron sus dos predecesores de la provincia. Sus números se acercan más a los del equipo del que tomó el testigo, un ARS Palma del Río que alcanzó la decimotercera jornada de la pasada campaña con sólo un punto menos. El cuadro que dirigía César Montes llegó a estas alturas de competición con tres victorias cosechadas y en penúltimo lugar, quedando a dos del Cangas, que marcaba el límite de la permanencia. La diferencia con los palmeños por parte de los de Antonio Ortiz está en que sumaron dos triunfos y tres empates -un punto más, por tanto- y en que se hallan fuera de la zona de descenso, en que residen Cuatro Rayas Valladolid y Bidasoa Irún.

El conjunto pucelano era colista la pasada campaña al final de la primera vuelta, a la que llegó igualado con un ARS Palma del Río penúltimo y con los mismos siete puntos que suma en estos momentos el Ángel Ximénez. Por tanto, está a tiempo el equipo de Antonio Ortiz de superar los datos del cuadro dirigido por César Montes, que volvió a representar a la provincia de Córdoba en Asobal casi 20 años después de que lo hiciera el Prasa Pozoblanco. Los vallesanos, que ascendieron con el técnico palmeño hasta el anterior curso en su plantilla, gozaron de una mejor adaptación a la máxima categoría. De hecho, llegaron a contar con el cartel de revelación. En la decimotercera jornada de la temporada 1996/97, el conjunto entrenado por Paco Castillo ocupaba la undécima plaza con 12 puntos, después de ganar cinco partidos y empatar otros dos.

Sin duda, el de los pozoalbenses es el mejor debut en Asobal de un equipo cordobés. Los de Castillo cerraron la primera vuelta, por cierto, novenos con 14 puntos. Pero en la segunda todo se torció y su final fue el mismo que en el pasado ejercicio tuvo el ARS Palma del Río y que en el presente quiere evitar el Ángel Ximénez. El Prasa sólo pudo añadir cuatro puntos más a su casillero en los otros 15 partidos, sin ganar ninguno, y descendió. Lo hizo además en el último choque al caer con el Chapela, que hubo de jugar promoción. Los de César Montes sí consiguieron vencer en la segunda vuelta, pero sólo dos duelos. Esos triunfos más un empate no fueron suficientes para salvar la categoría, que abandonaron en último lugar con 12 puntos.

Etiquetas
stats