Para dejar de llorar

Razak, guardameta del Córdoba | LOF
El Córdoba se juramenta para revertir su línea descendente en El Toralín, donde la Ponferradina aguarda con el cartel de colista de 2016 y Fabri de estreno en el banquillo

Duelo de deprimidos que quieren dejar de serlo en la fría noche de El Bierzo. El Córdoba, en su peor racha de la temporada, persigue el primer triunfo de la segunda vuelta y también pasar el paño abrillantador sobre su cartel de candidato al ascenso. La Ponferradina, que anda desnortada por una pesada cadena de nueve jornadas sin vencer, un cambio de entrenador y la despedida -al olor del dinero chino- de su estrella Yuri de Souza, aguarda en El Toralín con una larga lista de necesidades. “Será un partido de urgencias”, reconoció esta semana José Luis Oltra, quien con el fragor de la competición y las heridas de su equipo ha ido endureciendo el tono de sus declaraciones. El almíbar se ha vuelto ácido. Y por más motivo que haya para llorar, en El Arcángel no están dispuestos a hacerlo. “Quiero ver al Córdoba que compita”, apuntó, con rabiosa esperanza el entrenador valenciano. No tendrán más remedio que hacerlo. Y, además, para aderezar un poco más el panorama, sin dos piezas fundamentales: Florin Andone y Luso Delgado.

Oltra hará cambios en el once. Está obligado por las circunstancias. La pérdida de su principal delantero -el máximo goleador, con 11, y el mayor asistente, con 6- le obliga a realizar una modificación de impacto arriba. Florin se quedó en casa, pero ha recuperado a Raúl de Tomás. El hispano dominicano ya está a punto tras su lesión y se perfila como titular. En el momento de su baja había marcado tres goles en dos jornadas. Ahora podría salir como hombre más avanzado, con Xisco por detrás, aunque cabría la opción de alterar las posiciones y ver al balear como nueve puro. Otra de las incógnitas está en el centro del campo, donde la ausencia de Luso abre un hueco en el doble pivote. Uno de los puestos será para Markovic y en el otro ha cobrado fuerza la irrupción, por primera vez en el once inicial, del roquetero Eddy Silvestre. Donde no hay cábalas es en la retaguardia, donde hay habas contadas. Razak bajo el marco, Stanke en la derecha, Cisma en la izquierda y el centro para Deivid y Rodas. En la trinchera llevan la cartilla bien leída después de la sangría de las últimas semanas, con diez goles encajados en las últimas cuatro jornadas.

Si el Córdoba anda inquieto por su inconsistente comienzo de la segunda vuelta, que le ha sacado de los puestos de ascenso directo -y que compromete, ante la presión de los de atrás, incluso la zona de play off-, en la Ponferradina el estado de nerviosismo ha superado ya la línea roja. Esta semana ha llegado un nuevo entrenador, algo que nunca es un buen síntoma. Empezó el curso José Manuel Díaz y las cosas iban aceptablemente bien, pero de pronto todo cambió y la directiva cortó por lo sano: se hicieron cargo Tomás Nistal y Rubén Vega de manera interina. Con ellos, el equipo arrancó dos empates a cero consecutivos frente a Valladolid y Alcorcón. Ante el Córdoba se estrenará Fabri, una presencia de peso en los banquillos de Segunda División. Un tipo con oficio, que sabe de qué va el asunto. De momento, no podrá contar por lesión con dos jugadores cordobeses en el plantel berciano: Jesús Berrocal, un ariete que lleva ya tres cursos como lugarteniente del añorado Yuri, y el central Raíllo, que ha llegado en este mercado invernal procedente del Espanyol.

ALINEACIONES PROBABLES

SD PONFERRADINA: Dinu, Adán, Alán, Pavón, Camille, Melero, Jonathan, Acorán, Caiado, Khomchenovskyy y Jebor.

CÓRDOBA CF: Razak, Stankevicius, Deivid, Héctor Rodas, Domingo Cisma, Markovic, Víctor Pérez, Pedro Ríos, Fidel, Raúl de Tomás y Xisco.

ÁRBITRO: Piñeiro Crespo (Comité Asturiano).

CAMPO Y HORA: El Toralín (20:15, Canal + Liga2).

Etiquetas
stats