Ni llegar tarde ni marcharse pronto

Córdoba - Zaragoza (1-2) en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

"Esto es muy largo". Lo dijeron el otro día en la sala de prensa, en la zona mixta y en sus perfiles en las redes sociales muchos de los protagonistas de un suceso inédito en la etapa de Luis Carrión: dos derrotas seguidas en El Arcángel. Los reveses ante el Cádiz (1-2) y el Zaragoza (1-2) han dejado mal cuerpo. No es algo irreversible, pero ahí queda el escozor. Inevitable. "Si queremos estar arriba tenemos que ser mucho más fiables y ser más contundentes sin balón. Tenemos buenas ideas, pero nos falta contundencia", dijo al final del decepcionante choque ante los maños Javi Lara, uno de los capitanes y una voz de peso en el vestuario. El montoreño formó parte activa de la conversación que mantuvo el técnico, Carrión, con los capitanes en el entrenamiento del lunes. Se trata de poner remedio a la sangría al calor del hogar, donde la dinámica venía siendo excelente en los últimos tiempos. En El Arcángel se construyó la permanencia del año pasado y aquí, según insistieron todos, se debe edificar la opción del Córdoba para pelear por instalarse en la primera mitad de la tabla. De momento, un "cero de seis" muy feo ha alterado el ánimo al cordobesismo.

Dicen los más optimistas que un par de bofetadas a tiempo pueden espabilar a un equipo que, según declaró su presidente en la Ser, "tiene mimbres de calidad" para cubrir los objetivos. "Es injusto enjuiciar a un equipo por tres resultados. Cualquier equipo que esté ahora haciendo las cosas bien no tiene por qué terminar arriba y al contrario", indicó el mandatario. "El problema es cuando no tienes ingredientes y te cuesta la misma vida. Eso no significa que estemos arriba al final, que es la idea, pero lo esencial es tener una materia prima buena y la tenemos. Las temporadas son muy largas. Es importante entender que lo bueno llega al final y la impresión es positiva al margen del resultado", insistió el joven dirigente, defendiendo a una plantilla reconstruida con una inversión de millón y medio de euros.

Con Carrión, el Córdoba perdió por última vez en El Arcángel en el mes de febrero, ante la Sociedad Deportiva Huesca (0-2). Después de aquel desliz tuvo alguno más, pero al menos se quedó con la mitad del botín en juego. No hubo más derrotas oficiales hasta que empezó este curso. Después de la histórica pretemporada -pleno de ocho victorias en otros tantos partidos-, el grupo encajó su primer mazazo con la visita del Cádiz (1-2). En la segunda comparecencia casera, en la tercera jornada, el Zaragoza hurgó en la herida (1-2). Se escucharon los primeros pitos.

Esta semana, el Córdoba aborda dos citas lejos de casa. Ahí se defiende bastante bien. Ganó su primer partido de esta Liga -un 0-3 en Albacete- y todos los de la pretemporada -siete-, además de puntuar en los dos últimos del curso anterior: empate en el Carranza y victoria en Vallecas. En suma, que no ha perdido en sus diez últimos partidos fuera de El Arcángel. Este miércoles va al Artés Carrasco de Lorca para abordar su eliminatoria de Copa del Rey a partido único ante el titular de la instalación. Allí podrían a entrar a funcionar las rotaciones. El debut de Pawel Kieszek tras su lesión y los primeros minutos de Javi Noblejas, el duodécimo y último fichaje el club, toman cuerpo. Y el sábado regresará a la Ciudad Condal para medirse con el filial del FC Barcelona. Esta actividad le permitirá no rumiar demasiado el segundo resbalón seguido en casa, donde el personal se está empezando a escamar. Todo tiene remedio y saben cuál es. "Queda todo. Esto es largo", dijo Alejandro González. El asunto está en responder en el momento justo: no llegar tarde ni marcharse pronto.

Etiquetas
stats