¿Qué tiene y qué le falta al Córdoba?

Jugadores del Córdoba en un entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

No hay tiempo que perder. Es una realidad desde el primer día pero mucho más hoy por hoy, cuando restan dos semanas para el inicio de la Liga. Superado el terremoto del relevo en el banquillo, con el regreso de Sandoval tras el adiós de Francisco, ahora el Córdoba centra de nuevo su atención en la plantilla. Aunque en realidad el empeño de reforzar el equipo nunca ha estado en segundo plano. Lo cierto es que la entidad trabaja intensamente en la actualidad para completar un grupo que permita competir con garantías en una categoría tan complicada -por igualada- como la Segunda A. En ello está el director deportivo, Rafa Berges, cuya tarea principal es encontrar en el mercado dos delanteros, al menos, y un lateral izquierdo. Éste es el punto de partida, si bien todo depende de las salidas que puedan producirse. De entrada, el club tiene que resolver el bloqueo al que le somete su límite salarial para realizar fichajes.

La labor en los despachos de El Arcángel tiene lugar de un tiempo a esta parte en dos sentidos. El primero es la generación de ingresos, sobre todo a través de traspasos. En este plano, el conjunto blanquiverde trata de modificar el pase de Sergi Guardiola al Getafe de cesión a venta. Una operación difícil, pues el cuadro madrileño necesita antes obtener mayor caudal económico con la salida de algunos jugadores. La opción se reduce, por cierto, después de que la entidad que preside Ángel Torres cerrara la contratación de Ignasi Miquel con un desembolso de en torno a cinco millones. De ahí que el Córdoba también sopese otras propuestas, como la que tiene sobre la mesa de Las Palmas por Javi Galán. Este proceso puede tener punto final, de una forma u otra, este domingo. El conjunto canario ofreció en un primer momento 500.000 euros, pero los blanquiverdes solicitaron el doble. Las posturas se acercaron el sábado y sólo toca aguardar el desenlace.

Como segunda línea de trabajo está la búsqueda de futbolistas que puedan recalar en el cuadro califal. En este aspecto, Rafa Berges mantiene una actividad continuada que desarrolla con una hoja de ruta bien marcada. El director deportivo tiene como punto de partida una pregunta más que sencilla: ¿Qué tiene y qué le falta al Córdoba? Es la de ataque la parcela que más preocupa, sin lugar a dudas, tanto al encargado de dar forma definitiva al equipo como a la propia entidad. Línea por línea, la portería es la única que está cerrada con total seguridad -salvo que haya una salida no prevista en un principio-. Con Kieszek como garante de la meta blanquiverde y Stefanovic como competidor, la puerta está cubierta desde la renovación del polaco. Tampoco requiere demasiada atención la retaguardia.

En la zaga, Fernández y Loureiro completan el lateral derecho. El eje central también cuenta con efectivos suficientes con Aythami, Álex Quintanilla y Jesús Valentín -y con la posibilidad de que otros futbolistas como Bambock o Álex Vallejo actúen ahí-. Puede variar la historia si se produce alguna baja: la continuidad del canario parece estar en el aire. Así, la única demarcación en la que por ahora trabaja el Córdoba es el flanco izquierdo, donde cuenta con Víctor Mena y con Javi Galán. Para esta posición el club tiene varios nombres en agenda: Pomares (libre) o Héctor Hernández (Alavés) son algunos. El último nombre en aparecer para esta banda en zona defensiva es el de Andoni López, que podría llegar cedido por el Athletic de Bilbao. Así lo apuntaba al menos, como opción, el diario El Correo en su edición del sábado.

Tampoco tiene problemas el conjunto blanquiverde en el centro del campo y la línea de tres cuartos, dos parcelas que son las más pobladas dentro de una plantilla más corta de lo habitual. Eso sí, el Córdoba no cierra la puerta a incorporaciones y mucho menos pierde de vista las alternativas que le presenta el mercado. Por lo que pudiera pasar sobre todo, dada la situación de Javi Galán o la realidad de Jaime Romero tras la salida de Francisco. El manchego tiene una de las fichas más altas del cuadro califal y sin su valedor, el ya extécnico -que le dirigió en el Lugo la segunda vuelta del curso pasado-, vive de nuevo días de incertidumbre. Para las bandas la entidad baraja a Samu García, que al igual que cualquier otro refuerzo llegaría bajo la modalidad de préstamo. Más inquietante, mucho más, es la situación en ataque: Sandoval asume el control del vestuario con sólo un hombre en esta parcela y su permanencia dentro del mismo no es un hecho. Se trata de Quiles. Así, esencial es para el cuadro califal cerrar la contratación de dos delanteros, al menos. Ésta es la tarea más importante que tiene por delante Rafa Berges. No en vano, sin gol el triunfo resulta poco probable.

Etiquetas
stats