Koki, una mascota muy legal

Koki, con la formación del Córdoba para el duelo con el Numancia | ÁLEX GALLEGOS

A partir del próximo sábado no va a ser tan sencillo ver al simpático caimán a lo largo de los partidos. De hecho, ya es complicado de un tiempo a esta parte. Las reglas son también para Koki, animador desde hace años de los encuentros del Córdoba en El Arcángel. Desde ahora existe la opción de afirmar que es una mascota muy legal, ya que, al menos en principio, se adapta a las exigencias de la Liga de Fútbol Profesional en relación a personajes como el suyo a partir de la temporada que acaba de arrancar. La patronal va a poner en funcionamiento un nuevo reglamento audiovisual para los clubes de Primera y Segunda con el fin de regular, más si cabe, las retransmisiones de sus partidos. El animoso y curioso reptil que alienta al cuadro califal cumple con él.

En efecto, la Liga no quiere dejar cabo suelto en torno a los equipos que compiten en el fútbol profesional español, que es el que rige. En este sentido, establece una nueva normativa en la que no sólo marca directrices de aspecto de graderío o color de las vallas publicitarias, algo que vigila desde campañas anteriores, sino hasta la figura de las mascotas de los distintos conjuntos -aquellos que la tienen-. Según el diario Sport, el reglamento elaborado por el ente que preside Javier Tebas recoge una serie de criterios a seguir para los personajes cuya función es animar al público asistente en los diferentes estadios. En el caso del Córdoba, la vida de Koki en El Arcángel.

La normativa establece directrices en cuanto a su estatura, que, tal y como apunta el citado diario deportivo, “sólo puede ser ligeramente superior a una persona normal”. Del mismo modo, debe utilizar “preferentemente el vestuario correspondiente a la primera equipación del equipo y la marca que aparezca en el vestuario deberá ser uno de los patrocinadores del club”. En principio, Koki cumple con los dos requisitos, pues su altura no es elevada y tiene por piel el blanco y el verde del Córdoba. La duda es saber si necesita vestir camiseta más allá de que lo que se supone su cuerpo muestra ya las tonalidades representativas de la entidad califal.

Del mismo modo, el reglamento de la Liga fija que la mascota  entrar en el campo “sólo antes del partido, hasta la foto del equipo y debiéndose retirar a continuación, durante el descanso y después del partido”. También establece que estos personajes “no pueden ser visibles durante el partido”. Esta directriz se lleva a efecto en realidad desde el pasado campeonato liguero, en el que la presencia de Koki, por ejemplo, ya pasara desapercibido en El Arcángel. Por si fuera poco, el caimán como el resto de sus compañeros animadores sólo pueden estar en las áreas acordadas por la patronal y los clubes. En ningún caso, concluye Sport su revisión a la normativa, esta figura puede interferir con la producción audiovisual. A orillas del Guadalquivir pueden estar tranquilos: su alegre reptil es muy legal.

Etiquetas
stats