Juanín presta su dorsal al Córdoba

Tifo de homenaje a Juanín en El Arcángel.

No tiene más remedio. Las circunstancias, por ahora, conllevan la situación. El fichaje de Alberto Ródenas, sin que antes hubiera salida alguna, provoca la ocupación de las 22 licencias federativas permitidas en Segunda B. Por este motivo, el Córdoba se ve obligado a utilizar un dorsal reservado desde la temporada 2013-14 por una especial razón. Se trata del número 8, que está fuera de uso desde entonces como señal de homenaje perpetuo por parte del Córdoba al histórico Juanín. Así es después de su fallecimiento en 2013. Con la configuración actual de la plantilla, al club no le queda más remedio que, de forma extraordinaria, revocar dicha medida. Bien es cierto, y de tal forma lo expresa la propia entidad, que es una circunstancia temporal.

Puede decirse, con sentido emocional, que Juanín presta su dorsal al cuadro califal en un instante en que lo necesita. A buen seguro que no le importa, como sucede con su familia. El caso es que el conjunto blanquiverde informó en la noche del sábado que está “en la obligación de emplear el dorsal 8”. Resulta extraño que un club, cualquiera, emita un comunicado acerca del uso de un número de camiseta pero en esta ocasión es más que lógico. La entidad recordó en su texto que “desde hace años el dorsal 8 no es empleado por ningún jugador del primer equipo del Córdoba CF”. “Ese número está reservado para la memoria de don Juan García Díaz Juanín, el mejor jugador de todos los tiempos que ha defendido nuestro escudo y nuestros colores”, rememoró.

Acto seguido, la entidad califal explicó la coyuntura al precisar, aunque ya sea de total conocimiento, que “en los equipos de Segunda División B existe un tope de 22 fichas, de las que, al menos 6, deben corresponder a jugadores sub 23”. “Los números han de ser correlativos, no pudiéndose exceder del 22, salvo aquellos jugadores que tengan ficha con el equipo dependiente”, añadió el Córdoba, que apuntó que “tiene ocupadas todas sus fichas, salvo el dorsal número 8, procurando respetar la promesa hecha con la historia”. Lo cierto es que el club intentó evitar la situación, lo que no fue posible tras negativa de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). “Tras consulta y rogativa a la RFEF, no nos queda otra opción que utilizar este número”, aclaró en su comunicado al respecto.

La medida, eso sí, fue señalada por el Córdoba a la familia del que es todavía tercer futbolista con más partidos oficiales con la elástica blanquiverde -en total disputó 317-. “Ya han sido debidamente informados tanto la Asociación de Veteranos como la familia de Juanín, a la que le agradecemos enormemente su comprensión y apoyo en esta complicada decisión para permitir que el primer equipo se pueda reforzar y contribuir así a devolver al club a lo más alto, algo por lo que tanto luchó Juanín”, quiso expresar el club en su texto. Además, aprovechó para “dejar claro que se trata de una medida extraordinaria y se revertirá en cuanto sea posible”. “Sobre todo si logramos cumplir el objetivo de ascender al fútbol profesional (donde ya dispondríamos de 25 fichas). El dorsal 8 seguirá quedando reservado en recuerdo y homenaje de Juanín”, concluyó la nota.

Juan García Díaz nació en Nerva en 1940, si bien como otros se convirtió unos años después en un cordobés más. Recaló en el conjunto blanquiverde en verano de 1960, de forma que fue partícipe del primer ascenso a Primera, con aquel inolvidable 0-4 en Huelva del último choque de la campaña 1961-62. Militó en la entidad durante diez cursos y coincidió con leyendas como José Luis Navarro, Simonet, Ricardo Costa o Benegas. Es decir, formó parte del mejor Córdoba de todos los tiempos, el que logró competir en la máxima categoría durante siete temporadas, llegó a ser quinto en la misma o alcanzó las semifinales de la Copa del Rey -entonces del Generalísimo-. En total jugó 317 encuentros oficiales, un guarismo que sólo superan los dos primeros de los futbolistas antes citados -con 319 y 318, respectivamente-, y también guardó para sí un hito: marcó el primer gol del cuadro califal en la elite. Tras retirarse no se desligó definitivamente del club, al que ayudó en varias ocasiones como técnico provisional o en sus escalafones inferiores. También apoyó junto con otro ex de aquella época, el sevillano Diego Moreno, a través de la escuela de fútbol que ambos crearon. Es el Juanín y Diego, tan reconocido en la ciudad. El 26 de marzo de 2013 falleció después de sufrir, semanas antes, un derrame cerebral.

Etiquetas
Publicado el
31 de enero de 2021 - 04:50 h
stats