Ni ante sus iguales

Carlos Abad bloca el balón en el área | MADERO CUBERO

Otra vez con el agua al cuello, sufriendo una tortura y recurriendo a las vísceras cuando las piernas no dan para más y por la cabeza rondan negros pensamientos. El Córdoba volvió a llevar a su gente a una situación límite. Miguel De las Cuevas evitó un descalabro mayor ante el Elche, uno de los iguales de los blanquiverdes en la áspera lucha por la supervivencia. Como lo fue el Lugo. Allí no pudo lograr nada. Esta vez, en casa, rescató un punto que le sirve para acallar la conciencia y manejar unos números por la salvación que no entren todavía en el terreno de lo disparatado. El estreno de Curro Torres deparó un Córdoba peleón, rebelde, con más casta que método. Lo de siempre. El toque más peculiar fue que los cordobesistas trataron de jugar la pelota desde atrás, buscando unos automatismos que son -ahora- imposibles. No hay equipo que haya cambiado más de jugadores, de sistema, de posiciones y de estilo en Segunda. De objetivo, no. Al menos, ahí hay una certeza. Se buscan 50 puntos y ante el Elche -que no ha ganado fuera ni una sola vez y llevaba tres jornadas sin marcar un gol- se sumó el número 12. Hagan cuentas.

La película del Córdoba tiene los ingredientes perfectos para un relato que toca todos los géneros: un equipo que lucha por reconstruirse, una ilusión levantada a duras penas sobre pilares livianos y derribada sistemáticamente por la cruda realidad, una pasarela de futbolistas que no terminan de lograr cohesión, jefes que van y vienen cada cual con su receta, una meta final que genera angustia y se sustituye por microéxitos que alivian pero no curan... El público sigue acudiendo porque ha visto lo suficiente para entender que los milagros suceden. Ahora falta por comprobar que se puedan repetir. En ello está un conjunto blanquiverde que sumó un punto ante el Elche que se puede dar por bueno a la vista de lo visto.

Con unos cuantos pilares del equipo fuera de combate -algunos de modo puntual, como el sancionado Aythami; otros por más tiempo, como los creativos Aguado y Lara-, Curro Torres reformó el once sin demasiadas sorpresas. No le quedaba mucho margen, de todos modos. La posición más adelantada de Javi Galán, que ha propiciado la entrada en el lateral zurdo de Luismi Quezada, y la mayor dosis de protagonismo de Quim Araujo -al que tuvo a sus órdenes en el Valencia Mestalla- han sido las modificaciones de mayor impacto desde la llegada del alemán en sustitutución de Sandoval. Le quedan más en cartera. De momento, ha agitado la coctelera como ha podido tanto en la pizarra como en la motivación de unos futbolistas que han apelado a limpiar su mente para abordar lo que se viene encima, que no es cualquier cosa. El efecto revulsivo de la novedad por el cambio de técnico, tras el frustrante bautismo en el Anxo Carro, se puso a prueba en El Arcángel. Y en el Reino se repitió un episodio conocido. El equipo se mete en problemas, anda escasito de gol y flojo atrás, y termina evitando la catástrofe por una acción de raza. Nadie puede reprocharle falta de entrega, desde luego.

A los 30 segundos, Javi Flores protagonizó la primera ocasión de peligro en la meta del Córdoba. El que fuera icono de la cantera local salió con brío a El Arcángel, al que jamás había vuelto desde que le enseñaron la puerta hace un buen puñado de años. El de Fátima agarró un balón que tocó Sory Kaba y enfiló con decisión el camino hacia la meta blanquiverde. En la pugna con Jesús Valentín se dejó caer al borde del área. El árbitro no pitó nada. Como tampoco lo hizo cuando el cordobés terminó besando el césped dentro del área después de un quiebro a Valentín. Con las críticas su técnico, Pacheta, a los árbitros después de la pasada jornada, la estrategia de forzar las situaciones parecía una consigna clara.

Los franjiverdes tuvieron una puesta en escena más efervescente. Presionaron fuerte y buscaron el modo de acogotar al Córdoba en su propia casa. Los de Curro Torres tuvieron su primer testimonio en ataque a los diez minutos, en un centro de Javi Galán que remató de cabeza De las Cuevas para que José Juan detuviera. El toque le salió algo flojo. Los anfitriones trataban de mantener la posesión y llegar a la zona de ataque con jugadas elaboradas. Cargaron especialmente el juego por la banda de Javi Galán, que lanzó algunos centros. Piovaccari, muy solo y marcado con celo, tenía dificultades para dejarse ver.

El juego se hizo después algo más pastoso, en gran parte por la situación de miedo que atenaza a ambos equipos. Nadie quería arriesgar demasiado y todos quedaban atentos al despiste o al error del adversario. O a la suerte. Como la que tuvo el ilicitano Borja Martínez cuando le cayó en globo un balón que había golpeado en la espalda de Luismi Quezada. El alicantino armó un disparo espectacular desde el borde del área en el minuto 27, sin dejarla caer. El larguero de la meta cordobesista se quedó temblando. Más clara la tuvo Sory Kaba, que se quedó solo delante de Carlos Abad en una posición de fuera de juego que el árbitro no señaló. El guineano resolvió mal y el meta local atajó. La réplica blanquiverde llegó en un balón perdido de Xavi Torres que aprovechó Piovaccari para progresar y lanzar un tiro que desvió a córner con apuros José Juan. El Córdoba no lo estaba pasando demasiado bien.

El tramo final de la primera parte lo revolucionó todo. El Elche, que llevaba una racha de tres partidos sin marcar, empezó avisando con un cabezazo de Neyder en el minuto 37 que desvió Carlos Abad. El rechace cayó en las botas de Xavi Torres, que conectó un duro disparo que repelió el poste de la portería local. Más fino estuvo Iván Sánchez en el minuto 43. Después de una buena circulación del balón, el jienense se colocó el balón en el borde del área y lo envió lejos del alcance de Abad. El Elche se fue al vestuario crecido; el Córdoba, con preguntas por resolver.

A la salida de los vestuarios, el Córdoba empezó a aproximarse más veces a la meta de José Juan. El portero del Elche tuvo que emplearse a fondo en el minuto 55 para desviar un tiro colocado de Javi Galán. El control era de los blanquiverdes. Torres movió el banquillo y retiró a su delantero, Piovaccari, para dar entrada a Jaime Romero. Se oyeron algunos pitos en la grada, pero el movimiento tuvo buen efecto.  El albaceteño se colocó como hombre más avanzado en un Córdoba insistente, pero poco preciso. Jaime Romero tuvo una ocasión tras aprovechar un resbalón de Neyder, pero le salió un tiro inocente que interceptó José Juan. Luego dispuso de otra en un disparo que repelió el portero franjiverde. Cuando el partido entraba en el tramo final, El Arcángel despertó. No hubo una gran entrada, pero el personal supo estar cuando más falta hacía. O más bien cuando se avecinaba un desastre. La derrota hubiera dejado a los blanquiverdes a siete puntos del Elche. Ahora siguen a cuatro y parece bueno. Esa es la magnitud de la tragedia de un Córdoba que ha sumado un punto de seis tras la despedida de Sandoval. Y ante dos rivales directísimos.

El panorama se alteró en los últimos minutos, tras la entrada de Sebas Moyano y Andrés. El Córdoba atosigó a un Elche que reculó para defender su ventaja, con Pacheta desgañitándose en la banda para mantener la tensión y la concentración en su equipo, que parecía no estar creyéndose lo que sucedía. No habían ganado un solo partido fuera de su casa en este curso. Esta vez tampoco lo iban a lograr porque el Córdoba, al final, logró una recompensa a su insistencia. Un centro del joven Andrés al área lo remató con habilidad y en carrera De las Cuevas para lograr el empate. La expulsión de Josán y la prolongación de cuatro minutos dio una última esperanza al Córdoba. En el último segundo, un remate de cabeza de De las Cuevas lo detuvo José Juan. No pasó nada más. Los aficionados se fueron meneando la cabeza y el Córdoba sigue haciendo sus cuentas. Le encantan las matemáticas.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA, 1: Carlos Abad, Loureiro, Jesús Valentín, Álex Quintanilla, Luismi Quezada (Andrés Martín, 79'), Álex Vallejo, Blati Touré, De las Cuevas, Javi Galán, Quim Araujo (Sebas Moyano, 71') y Piovaccari (Jaime Romero, 61').

ELCHE, 1: José Juan, Tekio, Gonzalo Verdú, Neyder, Juan Cruz, Xavi Torres, Gonzalo Villar, Iván Sánchez, Javi Flores (Nino, 84'), Borja Martínez (Josán, 71') y Sory Kaba (Benja, 87').

ÁRBITRO: López Toca (Comité Cántabro). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Loureiro, Blati Touré y Javi Galán y a los visitantes Xavi Torres, Gonzalo Villar y Juan Cruz. Expulsó por doble amarilla a Josán, del Elche, en el minuto 90.

GOLES: 0-1 (43') Iván Sánchez. 1-1 (83') De las Cuevas.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la décimo sexta jornada del campeonato nacional de Liga 1/2/3, disputado en el Estadio Municipal El Arcángel ante 9.875 espectadores.

Etiquetas
stats