Los apuntes de los clubes cordobeses para la segunda fase de Tercera

Lance de un duelo entre el Córdoba B y el Pozoblanco.

Recién terminada la primera, ya piensan en la segunda fase. Sobre todo porque, muy al contrario que en el resto de competiciones, arranca en apenas unos días. De hecho, todos los contendientes aguardan la primera jornada sin conocer aún oficialmente sus calendarios. En cualquier caso, los cuatro clubes cordobeses de la categoría miran al siguiente tramo del curso con diferente perspectiva. Mientras el Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil optan a una plaza de ascenso a Segunda RFEF, el Córdoba B y el Pozoblanco aspiran a entrar en un posterior play off para luchar por ello. Lo que sí tienen en común estas entidades es que aseguran su continuidad en Tercera RFEF -si bien esta división pasa a ser la quinta la próxima temporada-. De cara al reto que cada cual encara, en un proceso realmente complejo, es necesaria una primera revisión del formato, situación actual y clubes que van a ser adversarios.

De entrada, el Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil obtienen sendas plazas en la denominada fase de ascenso a Segunda RFEF. Así es después de quedar entre los tres primeros del Grupo X-B. También la mejor tripleta del subgrupo A es la que acude a una promoción que se va a desarrollar a modo de nueva liga. En ésta los conjuntos de la provincia se van a enfrentar, en partidos a ida y vuelta, a los tres adversarios por ahora desconocidos -esto es a los que llegan de la otra competición-. De esta forma, van a ser seis los encuentros que disputen, los dos ante el Xerez DFC, el Xerez CD y el Ceuta. El San Roque de Lepe, líder de su campeonato particular, es el sexto de los clubes que pugnan por una de las dos primeras posiciones. Porque son éstas las que permiten subir de escalón -aunque realmente sea continuar en cuarta categoría- sin un posterior play off.

Pero no sólo importan estos dos lugares sino procurar el mejor puesto posible a partir del tercero. La razón es que tras esta segunda fase va a haber una promoción ya por eliminatorias en la que tiene relevancia el desenlace de este tramo competitivo. No en vano, el cuarto y el quinto clasificado entran a jugar en segunda ronda. Dicho esto, al inicio el Ciudad de Lucena se sitúa tercero y el Salerm Puente Genil es quinto. De tal forma se ubican en una tabla que, por cierto, cobra forma con coeficientes y no por los guarismos de la anterior etapa. ¿Por qué? Es fácil, porque en el Grupo X-B hubo más clubes y por tanto se disputaron más partidos que en el X-A. Esta circunstancia se da también en el Grupo X-D, en el que van a intervenir el Córdoba B y el Pozoblanco. Sea como fuere, los demás detalles en este sentido los va a aportar CORDÓPOLIS unos días más adelante.

De regreso a la competición, los cuatro equipos que no logren el ascenso a Segunda RFEF van a tener una vía alternativa. Porque va a haber una tercera posición en juego para la teórica superior división de la próxima campaña. A la misma quieren acceder el Córdoba B y el Pozoblanco. Bueno, al menos sueñan con intentarlo. Tanto el filial del conjunto blanquiverde como el cuadro de Los Pedroches compiten, en efecto, en el ya denominado Grupo X-D, en el que se dan cita el cuarto, quinto y sexto de cada uno de los subgrupos durante la primera fase. Antes de continuar es interesante resumir cuál es el sistema: básicamente se repiten todas las condiciones indicadas para el caso del Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil. Por tanto, los representantes provinciales se van a ver con Los Barrios, Rota y Antoniano, que proceden del subgrupo A, y tienen al Utrera como acompañante de su propio campeonato.

También en este caso son las dos primeras plazas las que tienen premio, por decirlo de alguna forma, si bien éste es distinto al anterior. Éstas conceden la oportunidad de jugar un último play off para el tercer ascenso a Segunda RFEF en liza. A diferencia de lo que sucede en el Grupo X-C, los otro cuatro ya se conforman, que no es poco dada la coyuntura, con seguir en Tercera RFEF. Curiosamente, el Córdoba B arranca con ventaja en este sentido al colocarse a la cabeza de la tabla con un coeficiente de 1,50, que es el mismo que posee el Utrera. El Pozoblanco, mientras, es tercero y es capaz de soñar con más intensidad de la que pudiera imaginarse con luchar por el salto de categoría. Y esto ya es recompensa importante en una campaña difícil. A todo esto, los unos y los otros inician sus nuevas andaduras el próximo fin de semana, aunque todavía han de conocerse los calendarios. Se espera que estos sean público durante la jornada de este martes.

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2021 - 05:20 h