Los apuntes del Bujalance para la fase por el ‘play off’ a Segunda

Lance de un partido del Bujalance.

Recién terminada la primera, ya piensa en la segunda fase. Aunque su comienzo no es inmediato, sí que lo tiene más próximo que en otras disciplinas. Sea como fuere, el Bujalance mira con deseo -sin dejar de trabajar- al nuevo tramo de Segunda B. Más si cabe porque lo encara en una magnífica situación. De entrada, asegura su continuidad una temporada más en la división de bronce, lo cual es el objetivo principal del club en la presente campaña. A partir de ahí se gana el derecho a soñar, más que a aspirar en realidad -si bien no va a dejar de hacerlo-, con el ascenso a Segunda, una categoría que conoce bien -por mucho que hayan transcurrido años- y en la que incluso luchara por dar el salto a Primera -División de Plata y División de Honor, respectivamente, en aquella época-. En cualquier caso, la entidad del Alto Guadalquivir piensa dese ahora en un apartado del campeonato marcado por la satisfacción del trabajo hecho.

De cara al nuevo desafío de los rojillos, se hace necesaria una revisión al detalle del formato competitivo, situación actual dentro del mismo y clubes que van a ser rivales en una interesante pugna. De entrada, el equipo dirigido por Fermín Hidalgo obtiene un puesto en la segunda fase al colocarse entre los cuatro mejores del Grupo V-A. También el cuarteto principal en la tabla del Grupo V-B es el que acude a este tramo de transición. Porque de éste van a salir dos conjuntos a un definitivo play off para ser de Segunda el próximo curso. Por otro lado, la permanencia la van a tener que pelear los cinco peores del V-A y los seis últimos del V-B. Por tanto, son ocho los equipos que entran en liza para conseguir uno de los dos huecos dentro de la promoción final. En ésta se encuentran también los clasificados de los otros cinco grupos completos y al final sólo quedan tres plazas en el superior escalafón para la 2021-22. Ya habrá tiempo de esclarecer el funcionamiento, en caso de ser necesario, de la última etapa.

Pero, ¿cuál es entonces el formato de competición? Aunque a principios de curso se hiciera factible la confusión entre los aficionados, es realmente fácil. Cuatro equipos de un subgrupo y cuatro del otro, dentro del Grupo V en este caso, se reúnen en una liga de ocho. Si bien, y esto es básico a la hora de entender lo que viene, los partidos son con los rivales inéditos hasta la fecha. Esto es: el Bujalance, como ejemplo propio, va a disputar encuentros, a ida y vuelta también, ante los conjuntos clasificados del subgrupo V-B y no ante los del A. Por tanto, y una vez configurado el primer paso de promoción, los rojillos deben verse las caras con Imperial, Coineña, Melistar y Sima Granada.

La segunda fase, por cierto, tiene previsto su comienzo para el 28 de marzo. Si bien lo más habitual puede ser que transcurra durante los sábados, por lo que la primera fecha sería el 27 de este mes. En todo caso, son ocho los encuentros que ha de jugar el Bujalance. Al igual que sucede a sus siete oponentes en esta carrera. Por recordar, del subgrupo V-A, el del cuadro rojillo, van a esta segunda fase también el Real Betis B, el Jerez (de los Caballeros) y el Nazareno Dos Hermanas. Ya de regreso al formato de competición, en este período cuentan los números hechos a lo largo del primero. He aquí una diferencia con otras disciplinas: los guarismos que se cuentan son en su totalidad y no sólo los logrados ante los rivales directos. En este punto surge la tabla inicial, en la que el Bujalance sería octavo y último con 27 puntos y 12 de las plazas de play off. Sin embargo, la clasificación se va a ordenar por coeficientes salidos de la división de puntos sumados entre choques jugados. La razón es que en el subgrupo V-B hubo más contendientes y por tanto, más partidos.

Dicho esto último, de lo que se aportará más información en unos días, el Bujalance se ubica séptimo con un coeficiente de 1,69 y una desventaja de 0,48 del segundo, que es el Imperial. Existe otro apunte interesante en todo esto, aunque en menor medida debido a la última explicación. Se arrastran igualmente los guarismos de goles: a favor, en contra y diferencia entre ambos. En este sentido, el cuadro rojillo parte con un mínimo average propio al encontrarse con apenas un más cinco -con 59 marcados y 54 encajados-. Idéntica realidad vive el Nazareno Dos Hermanos, aunque en su caso con cifras menores: 47 tantos anotados y 42 recibidos. Por otro lado, y si bien dentro de la norma de coeficientes se hace complicado un empate en la clasificación, en lo que se refiere a duelos dobles, el equipo de Fermín Hidalgo tiene igualados los del Jerez y el Nazareno Dos Hermanas y perdido el del Real Betis B. Por concluir, por cierto, el calendario se va a conocer a lo largo de esta semana. En este caso no se configura por posiciones en los subgrupos sino por sorteo el cual ha de celebrarse precisamente durante estos días.

Etiquetas
Publicado el
16 de marzo de 2021 - 05:00 h