Fuera de casa, el mejor Córdoba en Segunda B de este siglo

Recreativo Granada - Córdoba (1-1) en la Ciudad Deportiva del Granada | LOF

Brillar en el barro. En los últimos 20 años, el Córdoba ha vivido cuatro en las arenas movedizas de la Segunda División B, intentando salir cuanto antes para evitar el hundimiento. En este siglo XXI, ha necesitado dos temporadas para salir del atolladero, en una primera donde, por unas u otras circunstancias, no se saboreó el placer de retornar a la categoría donde más temporadas ha jugado el equipo blanquiverde -hasta 33-. Sin embargo, las estadísticas afirman que no siempre empezar bien es sinónimo de éxito final ni hacer todo lo contrario lo es del fracaso absoluto.

El último empate ante el Recreativo Granada es el máximo ejemplo de que, si uno se confía, puede pasarlo realmente mal en la categoría y llevarse más de un susto. Jugar a domicilio en la categoría, si se asegura el triunfo en casa, es fundamental para labrarse una buena dinámica. Los de Juan Sabas suman cuatro puntos de seis posibles gracias al triunfo en Yecla (1-3) y el empate postrero ante el filial del Granada (1-1). Sin embargo, desde que se instauró la categoría de la Segunda B en la campaña 1983-84, el Córdoba nunca ganó los dos primeros partidos ligueros a domicilio. Si se observa solo este siglo, es el mejor comienzo fuera de casa en Segunda B. En la 2005-06, con Quique Hernández como entrenador, se consiguió un empate en Jaén (0-0) y una victoria ante el Algeciras (1-2). Aun con los mismos puntos, el equipo de Sabas ganaría en una teórica diferencia de goles general. De cerca le sigue el inicio de la temporada pasada, con sendos empates ante Formac Villarrubia (0-0) y Yeclano Deportivo (2-2).

Sin embargo, empezar bien no asegura nada. Si no, que se lo digan a Pepe Escalante y Pedro Campos. El primero de ellos, de hecho, comenzó la campaña 2006-07 con una derrota en Linares (3-2) y un empate ante el Alcalá (1-1). Ese año, de hecho, se terminó con fiesta en las Tendillas con todo empates fuera de casa en los partidos de vuelta en la fase de ascenso (2-2 ante el Pontevedra y 1-1 ante el Huesca). El segundo entrenador de los mencionados, aunque acabó destituido en la jornada 15 y reemplazado precisamente por Escalante, comenzó de la misma manera el curso 1998-99 a los puntos: un empate ante el Écija Balompié (1-1) y una derrota ante el Ceuta del ex técnico cordobesista Crispi (1-0). Y, de nuevo, se acabó con el recordado ascenso en Cartagena. En el Córdoba, y queda demostrado, comenzar por todo lo alto no tiene como consecuencia acabar por lo alto. Más allá de eso, el formato de la presente temporada es el que alberga más complejidad y dificultad que para los anteriores entrenadores, pues el error ahora se penaliza más y todos los puntos que guardes en la talega servirán para comer meses más tarde.

Etiquetas
stats