El estadio y la ciudad deportiva, otros dos proyectos en ‘stand by’

Campo principal de la Ciudad Deportiva en imagen de archivo | ÁLEX GALLEGOS

No son pocos los temas que tiene sobre la mesa. La presentación de la campaña de abonados para la próxima temporada o la realización de una sala expositiva son sólo algunos pero quizá ni siquiera los más significativos. Aunque el primero de los asuntos es de máximo interés para los aficionados, por ejemplo, el principal aspecto generador de expectación es, como resulta lógico, la confección de la plantilla. En este apartado el Córdoba permanece también a la espera, en este caso sobre todo porque aspira a contratar futbolistas que van a competir en el play off a Segunda A -en mayoría-. Pero también se produce una sensación de estancamiento por la falta de firmeza jurídica de la venta de la unidad productiva de la entidad. Este hecho provoca, entre alguna otra circunstancia, el atraso en determinadas cuestiones. Y entre ellas se encuentran otros dos proyectos: el de mejora de El Arcángel y la construcción de una ciudad deportiva.

Desde el primer día casi, los representantes de Infinity en España mantienen su idea de dar un paso al frente en materia de infraestructuras. Lo hace sobre todo, siempre que le es planteada la duda, el consejero delegado de Unión Futbolística Cordobesa (UFC), Javier González Calvo. Sin ir más lejos, el mandatario blanquiverde aseguró en mayo que se trataba de “un tema prioritario”. El abogado también señaló entonces que había bastante trabajo adelantado en este proceso. Principalmente hizo referencia a la relación con el Ayuntamiento de cara a cerrar un acuerdo de cesión del estadio para la posterior remodelación que se entendiera conveniente y otro para la adjudicación por compra de unos terrenos para la edificación de una ciudad deportiva propia.

La disposición de ambas partes, Córdoba y Consistorio, es total y ya se sentaron las bases. Sin embargo, la pandemia de Covid-19 frenó las gestiones. Aunque no todas: las conversaciones institucionales. Porque la entidad califal continuó en el proceso de búsqueda del espacio idóneo para ubicar las instalaciones de trabajo de todos sus equipos. La construcción de la ciudad deportiva es un asunto preferente para Infinity, ya que la piedra angular de su proyecto al frente del conjunto blanquiverde es el mejor desarrollo posible de la cantera. De esta forma, quiere terminar también con un anhelo de todos los gestores anteriores del club, reflejado de especial manera en los intentos fallidos de José Miguel Salinas -bajo la propiedad de Prasa- y de Carlos González. La diferencia en ambos casos es que se hablaba de cesión de terrenos.

Más llamativa resultó en un principio la aspiración de UFC de concluir de una vez por todas El Arcángel. La sociedad al frente del Córdoba no sólo tiene pretensión de cerrar definitivamente la reconstrucción del estadio sino el adecentamiento de su entorno. El proyecto pasaría por una puesta en valor del conjunto, además de con el campo con su uso deportivo con otras iniciativas. Se abre la vía quizá a la hechura de un hotel o a espacios de ocio. Todo ello depende, por supuesto, de que tanto la entidad como el Ayuntamiento alcancen un acuerdo para la cesión de la infraestructura, en precario desde su inauguración en la década de los noventa.

Pese a todo, aunque en el club se tiene clara la línea a seguir -al menos las premisas- los proyectos permanecen detenidos hasta que se resuelva un asunto que es esencial en todos los sentidos. Éste no es otro que la definitiva autorización judicial del segundo concurso de acreedores del Córdoba CF SAD y de la venta de su unidad productiva. Y por ende, de la inscripción de los derechos por parte de UFC en la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para competir en Segunda B. Un tema va relacionado con el otro, como ya es sabido, y ambos están en el aire mientras que no haya un juez que dictamine a favor de los autos firmados en diciembre por Antonio Fuentes, titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 que fue recusado en febrero. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) propuso para su relevo a Fernando Caballero y es el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) quien ha de decidir el nombramiento.

Etiquetas
stats