Un duelo inédito con el sello de otros tiempos

Formación del Extremadura en su último partido de Liga | LFP

Más de una década después, el fútbol extremeño vuelve a hacer acto de presencia en El Arcángel. Ocurre una vez transcurridos, además tres lustros desde que esta región tuviera al menos un representante en categoría profesional por última ocasión. Si bien es inédito, el duelo del sábado llega con el sello de otros tiempos. Es la huella nueva de una etapa muy diferente a la actual en lo que se refiere al deporte rey. El Córdoba recibe al Extremadura, protagonista de un particular viaje al pasado en el que aparece, sin embargo, como un novato. Porque el cuadro azulgrana es en realidad el sucesor de otro histórico que se perdiera en el camino hace unos años debido a sus deudas. Es el Club de Fútbol Extremadura, con el que la entidad califal mantuviera una peculiar relación a través de un hombre: Iosu Ortuondo.

El técnico vasco sobresale en la historia de ambos clubes. Aunque lo hace de forma diferente con motivo de las también distintas circunstancias. Él condujo al Córdoba en su duro periplo por Tercera en la década de los ochenta, y lo hizo con éxito al lograr el ascenso a Segunda B. También él fue artífice principal de dos saltos de categoría del extinto Extremadura, el primero a Segunda A y el siguiente nada más y nada menos que a Primera. Porque de la mano de Ortuondo vivió sus mejores años el predecesor del rival de los blanquiverdes el sábado. En efecto, corrían otros tiempos, en los que el conjunto califal luchaba por salir del pozo de la división de bronce del fútbol español, lo cual no consiguió hasta más de tres lustros después de caer en el mismo. Sucedió en la campaña 1998-99 y fue anticipo de la recuperación de un encuentro que se dio con frecuencia en los orígenes de El Arcángel -el original-.

El sábado se ven por vez primera las caras el Córdoba y el Extremadura actual, pero los dos recobran un historial cuyo comienzo tiene sabor añejo. El desaparecido club de Almendralejo, al que sucede definitivamente éste desde 2010, visitó por primera vez el antiguo coliseo ribereño la temporada 1956-57. Entonces los blanquiverdes estaban de estreno en Segunda, en su Grupo Sur. De la mano de Pepe Juncosa, los califales se impusieron con firmeza a su rival: vencieron por 3-0 con goles de Araujo y Oviedo -no Manuel Oviedo-, por partida doble. Aquel resultado fue anticipo de lo que vendría después durante otras 13 comparecencias de los pacenses a orillas del Guadalquivir. El conjunto local salió triunfador hasta en nueve ocasiones más y apenas cedió un empate y tres derrotas.

Fue en los primeros años de vida y también en Segunda del Córdoba cuando ambas entidades cruzaron más asiduamente sus caminos. Lo hicieron cuatro veces más, y todas consecutivas, tras aquella primera vez. Precisamente en la segunda se produjo el único equilibrio entre unos y otros en El Arcángel: 0-0 en la campaña 1957-58. Tras esas tablas, el conjunto blanquiverde se hizo dominador absoluto. Ejemplo fue el 4-0 del curso 1960-61, con triplete de Juanín -Homar completó la goleada- y los pacenses descendidos a final de campeonato. Desde entonces hubo que esperar hasta inicios de los noventa para que los dos clubes se volvieran a enfrentar en el campo. Con el cuadro califal en plena travesía por el desierto de Segunda B, el Extremadura regresó para discutir la superioridad andaluza. De los cuatro choques en que se enfrentaron entre la temporada 1990-91 y la 1993-94 dos terminaron con triunfo visitante.

La primera victoria azulgrana en el coliseo ribereño, todavía en el original, se dio en el partido en que Julio Cardeñosa debutaba como técnico blanquiverde. Sucedió en la 1991-92 y fue anticipo del fallido intento por reaccionar del Córdoba tras cesar a Paco Parreño. Un curso después el Extremadura volvió a asaltar El Arcángel, donde llevaba las riendas entonces el desaparecido Tolo Plaza. Ya en la campaña 1993-94 el cuadro califal recuperó el control de los duelos con un 4-3 al que dieron forma cuatro nombres de sobra conocidos por estos lares: Carrasco, Loreto, Luna Eslava y Rafa Navarro -ahora director de cantera del club-. Sin embargo, el extinto equipo de Almendralejo comenzó entonces su etapa más dorada -después de esa temporada- y la entidad cordobesista hubo de esperar un poco más para retornar a Segunda A. Ahí midieron nuevamente sus fuerzas en la 1999-2000, con Iosu Ortuondo en el banquillo de los visitantes. El reencuentro acabó con un 2-1 favorable a los locales, entrenados por otro inolvidable: Pepe Escalante.

Las contiendas tras el paso por Segunda B se disputaron ya en el Nuevo El Arcángel, que visitó otras dos veces el Extremadura antes de iniciar su declive con drama final. En la campaña 2001-02, en que cayó por 2-0 con goles de Lawal y Alfonso Sánchez, los pacenses descendieron a la categoría de bronce. En ésta dirimieron sus últimos dos duelos el Córdoba y el cuadro azulgrana. Precisamente en el primero lograron los de Almendralejo su tercer triunfo a orillas del Guadalquivir. De nuevo con Ortuondo al frente, golearon a un conjunto blanquiverde al que había vuelto Pepe Escalante tras la destitución de Quique Hernández. Se impusieron por 0-4 y aquel día destacó un ex de los califales, David Carmona. El canterano marcó dos dianas, como también anotó otra quien una campaña después se convirtió en héroe cordobesista: Asen. Ya en la 2006-07 cerraron los dos equipos su historia común con un 3-1 que sellaron Javi Moreno, Pierini y Julio Pineda. Por cierto, David Carmona volvió a batir a su antiguo club.

Etiquetas
stats