Vamos Córdoba, sal a bailar

Markovic celebra el gol de la victoria | ÁLEX GALLEGOS

Seis partidos, seis victorias. Ante adversarios de todas las categorías del fútbol nacional. El último, un Betis que llegó a El Arcángel con ínfulas y terminó siendo desnudado por un Córdoba más serio y eficiente. Los locales actuaron con una concentración propia de un partido de competición. No faltaron los rituales típicos de los bolos veraniegos, con sus cambios masivos y sus probaturas, pero el talante se mantuvo firme. El equipo de Carrión no encajó -ni permitió que le crearan demasiadas ocasiones- y terminó sacando rédito de su oportunidad. Firmó el gol el serbio Sasa Markovic y lo celebró como si hubiesen ganado algo. Y es cierto que el Córdoba conquistó algo de extraordinaria relevancia: ofreció motivos para que su gente crea que es posible que suceda algo bueno en este curso.

A Carrión le aplaudieron al salir al campo. Un buen síntoma. El cordobesismo tiene facilidad -salvo que le provoquen, porque es de piel fina- para pasar página y reilusionarse. Todo huele a nuevo en este equipo, que después de despachar una prometedora fase de pretemporada -cinco partidos, cinco victorias- se presentó ante sus seguidores -unos ocho mil esta vez- ante un adversario de Primera División. El Betis llegó con escolta. Más de mil hinchas se desplazaron a Córdoba con la idea de ver ganar su equipo, algo que no había sucedido en tierra española durante este verano. Ni en La Línea, ni en Arcos, ni en Almendralejo. Esto es pretemporada y los resultados no importan. O eso dicen. Pero a Quique Setién -cuyo hijo Laro, por cierto, juega en el filial cordobesista- empezaban a mirarlo mal. Al cántabro le espera una buena tanda de críticas después de otro fiasco. Así funciona este tinglado.

Carrión dispuso un once con pinta de titular. Setién montó un equipo híbrido, con bastante gente del filial y dos presencias impactantes: el carismático Joaquín y el palmeño Sergio León, que en su día estuvo en la órbita del Córdoba. Veinticuatro horas después tenía el Betis una cita ante el Milán en Italia, algo que condicionó tanto la composición del equipo como su actitud en el -bien cuidado- césped de El Arcángel. Alfaro la tuvo clara a los ocho minutos tras recibir un buen pase en carrera, pero remató forzado ante el hostigamiento de Amat y su tiro fue desviado por el defensa bético a córner.

Los locales tocaban bien ante un Betis poco agresivo, que cargó el juego a la banda -cambiante- de Joaquín -el veterano jugador del Puerto hizo algunas virguerías para jolgorio de los seguidores- y en principio no parecía mostrar demasiado interés en la cita. La presencia de numerosos aficionados era su mejor estímulo. A la media hora, Stefanovic realizó el paradón de la noche al repeler con el pecho un trallazo de Joaquín. Tras esa jugada se retiró entre aplausos el cordobés Sergio León, que dejó testimonio de su existencia y poco más. Se fue hacia la banda contrayendo el gesto, quizá con alguna molestia. El caso es que su actuación fue irrelevante. En el sector bético, entre bostezos, andaban inquietos ante la oficialización del fichaje del argelino Ryad Boudebouz. Miraban inquietos sus móviles. Lo que sucedía en el campo apenas les emocionó.

El Betis iba a lo suyo y el Córdoba, con algo más de intención, no encontraba las vías para llegar con peligro hasta Adán pese a combinar con soltura la pelota. El exmadridista apenas tuvo que intervenir. En la portería local, Stefanovic sacó la de Joaquín y poco más. El duelo discurría lacio, sin picante. En el Córdoba, lo mejor en el primer tiempo fue el orden general, el buen criterio de Javi Lara -monopolizando todas las acciones a balón parado-, el recuperado ardor de Edu Ramos en la presión y la efervescencia de Javi Galán en la banda. El pacense parece haberse tomado realmente en serio su nuevo rol y el equipo lo agradece.

Salió el Betis con un puñado de cambios y más ímpetu desde el vestuario. Julio, en el 52, forzó a Stefanovic a desviar a córner en una espectacular estiradas tras conectar un duro disparo desde la frontal. Los cordobesistas, con el mismo once inicial, permanecían fieles a su guion. Sin despistes, sin rifar la pelota a menos que fuese absolutamente necesario y con las jefaturas bien definidas en cada zona del campo. Con 0-0 en el marcador llegó el minuto 54. ¿Y qué ocurrió? Pues que en la zona de Incondicionales se cantó con fuerza el “¡González, vete ya!”. Y González Jr., el presidente, lo escuchó desde el lado opuesto del estadio... empotrado como uno más en la nueva Grada de Animación, creada en torno a las Brigadas Blanquiverdes. Las cosas del Córdoba.

Un trallazo de Julio que repelió el poste de la meta de Stefanovic despertó -literalmente- a la hinchada verdiblanca. A falta de media hora empezó el festival de cambios y, con ellos, más desajustes, imprecisiones y precipitaciones. Con el consiguiente peligro en las remodeladas defensas, alborotadas por la salida a escena de Sergi Guardiola y Sanabria. A los 66, Camarasa armó un lanzamiento potente desde fuera del área que salió junto al poste del Córdoba, que en este segundo acto lo pasó peor. Pudo marcar, sin embargo, en un lanzamiento de falta desde la punta izquierda del área por parte de Jaime Romero que despejó Dani Jiménez. La réplica la puso poco después el bético Roberto rematando al palo. El rechace golpeó en el cuerpo a Stefanovic y la pelota se marchó a córner.

Y el Córdoba sacó la mano a pasear para dar un bofetón al Betis. A falta de ocho minutos, Sasa Markovic demostró que es algo más que un tipo simpático. El serbio remachó en la boca de gol una intensa acción de ataque colectivo del Córdoba, que celebró el 1-0 con desmesura. Pudo Sebas llevar a El Arcángel al éxtasis en una internada que terminó con un furioso disparo al lateral de la red. Los de Carrión mantenían una actitud impecable y se llevaron su premio. Al final del partido se escucharon pitos en el estadio, pero fueron para los del Betis.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA CF, 1: Igor Stefanovic, Fernández, Joao Afonso, Josema, Pinillos, Edu Ramos, Sergio Aguza, Javi Lara, Alfaro, Javi Galán y Jona. También jugaron: Caro, Sergi Guardiola, Carlos Caballero, Markovic, Jaime Romero, Álex Vallejo, Loureiro, Llamas, Soler, Sebas Moyano y Mena.

REAL BETIS, 0: Adán, Barragán, Amat, Pezzella, Redru, César De la Hoz, Julio, Narváez, Joaquín, Nahuel y Sergio León. También jugaron: Dani Jiménez, Loren, Mandi, Roberto, Aitor, Rafa Navarro, Sanabria, Camarasa y Tosca.

ÁRBITRO: Ais Reig (Comité Valenciano).

GOL: 1-0 (82') Sasa Markovic.

INCIDENCIAS: Partido de presentación oficial del Córdoba CF, disputado en el Estadio Municipal El Arcángel ante unos 8.000 espectadores. Numerosa presencia de seguidores béticos en las gradas.

Etiquetas
stats