Boyos versus Boyis: hermanos por un día rivales

Boyis y Boyos, a izquierda y derecha, esta temporada.

Sus dos apellidos son idénticos. No uno u otro, los dos. En orden exacto. Lejos de ser una coincidencia, ambos comparten presencia en un mismo libro de familia. Porque sí, son hermanos. Curiosamente, con los lazos de sangre bien fijados, como es normal, el jueves se convierten en enemigos. Bueno, en rivales, que suena mejor. Aunque sólo es por un día. Va a suceder con motivo del partido entre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y el Movistar Inter, que esta vez no sólo es relevante por el nivel del duelo y el valor de los puntos en juego. También ocurre en esta ocasión que, en efecto, haya un enfrentamiento -en estricto sentido deportivo- entre dos jugadores que lo son tras crecer juntos. Y esto es con genes comunes, con ADN igual. De esta forma, David y Antonio Manuel, que es como se llaman, no sólo van a medirse por el triunfo sino que van a hacer disfrutar a los Sánchez Tienda. Casi seguro que también a Doña Mencía, su localidad natal.

Nacidos en una misma cuna, por decirlo de alguna forma, los futbolistas, uno es ala y el otro cierre -es decir, el careo es directo-, son hoy por hoy figuras esenciales para el conocimiento de la cantera de la provincia. Vienen de compartir no sólo vivencias en el seno de una misma familia sino días de fútbol sala en el corazón de la Subbética. Pero sus trayectorias no son precisamente con sello netamente cordobés. La ausencia de un club de primer nivel en la capital o cualquier otro municipio provocó que tuvieran que salir fuera para, como se suele decir, buscarse las habichuelas. Curiosamente los dos abandonaron su tierra después de pasar por idéntica entidad. Ésta fue el Ategua de Castro del Río, conjunto al que en su momento dirigió el ahora entrenador de uno de ellos. Josan González, preparador del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, logró ya entonces llamar la atención en la comarca Campiña Este-Guadajoz.

De aquello hace, sin embargo, en torno a una década según el caso. El mayor de los hermanos es ala del Córdoba Patrimonio de la Humanidad desde el pasado verano, cuando puso punto final a un periplo no poco exitoso en Italia. David Sánchez Tienda, o lo que es lo mismo Boyos (Doña Mencía, 1988), salió del Ategua en 2014 para jugar después en entidades como el Futsal Bisceglie 1990, el Meta Catania C5 o el CMB Signor Prestito en que militaba cuando recibió la llamada del cuadro califal. En 2012 dijo adiós a Castro del Río el menor de los dos, que supo hallar acomodo en el fútbol sala patrio. Antonio Manuel Sánchez Tienda, o Boyis más bien (Doña Mencía, 1989), es hoy por hoy cierre del Movistar Inter, el club más laureado del mundo. La elástica del conjunto de Torrejón de Ardoz la viste también desde el inicio de esta campaña al cerrar una magnífica etapa en el Barça y después de militar en escuadras como la del Montesinos Jumilla o el Jaén Paraíso Interior. Por cierto, también es internacional.

Boyos: “Era un sueño que teníamos de pequeños”

Para no hacer distingos entre el mayor y el menor de los hermanos, mejor dejar atrás las trayectorias. Y eso que ambas son admirables y envidiables. Además no dejan de reflejar, en cualquiera de los casos, un espíritu incansable de esfuerzo y la pasión por un mismo deporte. Después de vivir la infancia en torno a un balón los dos, ahora se enfrentan en la considerada mejor liga del mundo. En Primera de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) van a estar, frente a frente, los Sánchez Tienda. Tal circunstancia “supone un plus extra a la hora de competir y una alegría importante”, señala de inicio Boyos. “Ambos llevamos fuera de casa luchando por nuestros sueños muchos años y esto puede ser el colofón más importante. También es un premio para nuestra familia y, en conclusión, para la forma de vivir y trabajar desde la base el fútbol sala en mi pueblo, Doña Mencía”, expresa a continuación David, el de más edad y con el que la afición cordobesa va -o así debe ser- el jueves. Los orígenes son siempre esenciales para no perder la perspectiva y, sobre todo, mantener una raigambre verdadera. El jugador del conjunto blanquiverde, desde luego, no los olvida.

Por supuesto, los hermanos mantienen una estrecha relación -hasta donde se puede con tantos kilómetros, unas veces más y otras menos, de distancia-. Conversan como hábito a través del móvil. Sin embargo, la lucha fratricida -es una licencia- no estuvo en los últimos tiempos entre los temas a tratar. “Del partido en sí hemos hablado poco. Sobre todo, hemos bromeado. Pero tenemos los dos la misma ilusión de vernos dentro de una pista y encima jugando en Primera. Era un sueño que teníamos de pequeños”, explica David Sánchez Tienda Boyos. A partir de ahí, todo es rivalidad. Durante un día o un par de horas al menos, así lo es. Sobre el encuentro, que se disputa fuera de su fecha original por la incidencia de Covid-19 en el cuadro madrileño, el ala del Córdoba Patrimonio de la Humanidad asegura estar “con ganas de regresar al 40x20 casi dos semanas después”. “En esta atípica temporada nos vamos a jugar la permanencia en el próximo mes y medio de competición”, recuerda.

Boyis: “Si nos lo dices hace 20 años, no lo creeríamos”

La ilusión esta vez no va por barrios, como se suele decir. Está instalada en una casa, la misma en que crecieron dos jugadores destacados en el presente del fútbol sala español. Si el mayor de los hermanos acudió a Italia para crecer deportivamente, y al igual como persona, el menor de los dos tuvo ocasión de florecer en España. Incluso con la consecución de títulos. Pero esto es lo de menos de cara al choque que ambos van a protagonizar en medio del partido entre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y el Movistar Inter. “La verdad es que será algo muy especial, inolvidable. ¿Quién nos lo iba a decir a los dos, que desde chiquititos hemos estado juntos con un balón?”, es lo primero que afirma Boyis, hoy por hoy cierre del conjunto madrileño. “Si nos dices hace 20 años que nos enfrentaríamos en la mejor liga del mundo, no lo creeríamos”, añade el menciano. “Será muy bonito, muy ilusionante tanto para nosotros como para toda nuestra familia”, confiesa.

Con todo, existe un pero: la pandemia de Covid-19 obliga a que el encuentro, como la inmensa mayoría esta temporada, sea a puerta cerrada. Si bien en realidad importa poco a los hermanos por un día rivales. Al igual que su hermano mayor, el jugador del Movistar Inter admite que del enfrentamiento fraterno poco dialogaron. “Hablamos de vez en cuando pero nada del partido. Es cierto que hace tiempo, cuando pusieron la fecha, hicimos alguna broma que tora, pero después no hemos hablado casi nada del partido”, comenta. Al igual que sucede con David, Antonio Manuel Sánchez Tienda Boyis piensa en el duelo más allá de lo emocional. Al fin y al cabo esto va de ganar. Eso sí, no rehúsa expresar la emoción que le produce volver a Córdoba. “Para mí será siempre bonito visitar Vista Alegre. Me enfrento a antiguos compañeros y voy a mi tierra”, indica. “Como buen cordobés es todo un placer y un orgullo pisar esa pista y jugar ahí. Sólo toca luchar y trabajar mucho, que será un partido durísimo si queremos llevarnos la victoria”, concluye.

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2021 - 05:20 h
stats