Un Córdoba con dos caras y un objetivo intacto en el horizonte

Campabadal, en el partido ante el Mallorca. FOTO: LFP
El conjunto de Pablo Villa cierra la primera vuelta siendo el mejor en su estadio y el segundo peor lejos de él , con 27 jugadores utilizados y unos números sólo superados en el año de Paco Jémez

Transcurrida la primera vuelta del campeonato, el Córdoba mantiene intacta su ilusión de luchar por el ascenso a Primera, o al menos por jugar el play off. Los blanquiverdes suman 30 puntos después de 21 partidos y se encuentran a uno del sexto clasificado, que en la actualidad es el Numancia. Quizá muchos crean que la situación podía ser más brillante, que los guarismos debían de ser mejores. Sin embargo, el conjunto califal, y con todo lo que dejó en el camino, se mueve en su segundo mejor registro a estas alturas de competición en Segunda A desde su retorno en Cartagena en el 99. Esos números pierden se ven ensombrecidos por la mala trayectoria del equipo lejos de su estadio: es el segundo peor visitante. Ahí se topa uno con el mayor contraste de la escuadra que dirige Villa, que es la mejor en su casa.

En el balance de la primera vuelta también quepa destacar la alta cifra de jugadores que empleó el preparador alcorconero. Hasta 27 hombres vistieron en algún momento la elástica blanquiverde, sólo dos menos que todos cuantos lo hicieron en la anterior campaña a su conclusión. De esos futbolistas, algunos aparecen como inamovibles. Son los casos de Saizar y Carlos Caballero, aunque éste perderá esa categoría este domingo en Ponferrada al tener que cumplir sanción. Por cierto, la cantera no deja de ganar en importancia. En la presente temporada ya debutaron en Segunda A con el primer equipo cinco futbolistas del filial.

1) Buen registro de puntos. Si bien existe la sensación de que son menos de los que podría haber sumado, los 30 puntos que en la actualidad tiene en su casillero el Córdoba no son una mala cifra. De hecho, se trata del segundo mejor registro en ese sentido del conjunto califal en la categoría de plata desde su regreso a la misma en Cartagena. Sólo el equipo de Paco Jémez en la temporada 2011-12 logró unos guarismos mejores (34 puntos) y fueron Pepe Escalante en la 2000-01 y Berges en la pasada campaña quienes consiguieron igualar los actuales. Por tanto, a pesar de su irregularidad en determinados tramos del campeonato y de los malos números con que cuenta lejos de El Arcángel, la escuadra que dirige Pablo Villa puede presumir de tener unos buenos números, mejores por el hecho de que el ascenso y el play off esté más “barato” que en cursos anteriores.

2) El mejor local. Si buenos son los números del cuadro blanquiverde en términos globales, mucho más positivos son los registros que presenta como local. No en vano, el equipo de Villa es una vez terminada la primera vuelta del campeonato el mejor en casa de Segunda. Y eso que la mitad de los rivales disputaron un encuentro más en su campo. El Córdoba es líder en este aspecto gracias a los 23 puntos que consiguió sumar en El Arcángel, donde sólo perdió un partido (ante el Barcelona B) y empató otros dos (Alavés y Sporting). También es el segundo equipo que menos goles encajó en terreno propio, únicamente por debajo del Alcorcón: ocho dianas por las seis de los alfareros. Le igualan Deportivo, Las Palmas y Tenerife.

3) El segundo peor visitante. Como contraste a sus registros en El Arcángel, están los que tiene en calidad de visitante. Éste es sin duda el gran problema por resolver para el conjunto blanquiverde, que es en estos momentos el segundo peor de la categoría cuando actúa fuera. El Córdoba apenas ganó un partido, el primero que disputó lejos de su estadio (Deportivo), y sumó siete puntos. Esos guarismos sólo son superados en negativo por el Real Madrid Castilla, que si bien ganó un choque más apenas añadió seis puntos a su casillero. Eso sí, el filial blanco jugó un duelo menos como foráneo. Entre las circunstancias que llevan esta estadística está el bajo perfil anotador califal cuando actúa lejos de casa: sólo marcó más tantos que el segundo equipo madridista y que el Mirandés.

4) La puntería de Xisco. Es sin lugar a dudas la mayor baza en ataque del Córdoba en la presente temporada. Si su presencia se nota sobre el campo, el equipo lo agradece. Quizá le costó algo más de lo esperado responder con goles, pero en las últimas tres jornadas no dejó de perforar las redes de la portería rival. Otro dato de importancia al respecto: el balear ya tiene en su cuenta anotadora siete dianas, una cifra que en las anteriores campañas, desde el regreso a Segunda en El Alcoraz, a estas alturas sólo habían logrado Pepe Díaz en la temporada 2009-10 y Borja García en la 2011-12. Los dos superaron con creces los diez tantos a la conclusión del campeonato. Por cierto, siempre que estuvo fino de puntería los blanquiverdes sumaron, salvo en la visita al Real Madrid Castilla.

5) Los fijos y los inamovibles. A pesar de las lesiones, que en cierta medida afectaron para que algunos de ellos dejaran de sumar partidos y minutos a sus estadísticas, son varios los futbolistas que cuentan con la etiqueta de fijos para Pablo Villa. Es difícil no ver como titulares a hombres como López Silva, Abel Gómez, Pedro o Fran Cruz. Pero el primero de estos dos últimos se verá ahora fuera de juego al menos cinco semanas y el segundo tiene que luchar para recuperar su lugar tras salir de una lesión. Dentro de la importancia que tienen algunos jugadores, dos se llevan la palma. Se trata de Saizar y Carlos Caballero, los dos únicos que participaron siempre de inicio. El portero, además, sumó todos los minutos que hubo en juego (1.890). El centrocampista dejará de ser inamovible en Ponferrada al cumplir ciclo de amonestaciones.

6) Jugadores utilizados. Más de 25 futbolistas vistieron la camiseta del Córdoba en 21 jornadas. La aparición de varios canteranos y el rápido estreno de los dos fichajes que ya realizó el conjunto blanquiverde en el mercado invernal eleva la cifra a los 27, entre los que se cuenta también un jugador que ya no está: Ayina. El número puede crecer todavía más si se producen las incorporaciones que desea completar el club y el debut de Benja, amén de otras circunstancias que se puedan producir, como la participación de más promesas de la cantera. El dato llama la atención si se mira cuántos hombres disputaron algún minuto con la elástica blanquiverde la anterior temporada. Entonces, a la conclusión del campeonato, el número total fue de 29, sólo dos más que en el presente curso, del que queda nada más y nada menos que la mitad.

7) El peso de los veteranos. La columna vertebral del Córdoba este campeonato la conforman en su mayor parte los futbolistas que siguen en el equipo desde la pasada campaña. La portería es para Saizar, mientras que en la medular los puestos son para López Silva, Abel Gómez, Carlos Caballero y Pedro. En ataque, Xisco es quien más minutos suma. A estos nombres se podría añadir el de Fran Cruz, si bien el canterano no pertenecía a la primera plantilla bajo la dirección de Berges y Esnáider. El único que no tiene un puesto ganado es Armando. Así las cosas, está claro que los nombres más antiguos dentro del vestuario tienen un peso específico en la escuadra califal.

8) La aportación de la cantera. Nada más y nada menos que cinco futbolistas del filial debutaron en la primera vuelta del campeonato con el primer equipo. Alguno de ellos, incluso, llegó a ganar un hueco en el once. Ése es el caso de Bernardo, cuya bonita experiencia de jugar en Segunda compartieron también Rafa Gálvez, Dani Espejo, Juan Guerra y Mendi. Este último también se estrenó como goleador. Este dato resulta de interés, puesto que en las anteriores cuatro temporadas participaron con el primer equipo de alguna manera, ganándose un puesto o testimonialmente, un total de 13 jugadores de la cantera, que también gana en importancia en el actual curso.

Etiquetas
stats