La comunidad deportiva, indignada: “Son los Juegos de la vergüenza”

Lance de un partido de baloncesto base.

Este fin de semana... tampoco. Los Juegos Deportivos Municipales siguen sin arrancar -el presidente del Imdeco, Antonio Rojas, reiteró que lo harían febrero- y la comunidad deportiva se debate entre la indignación y la resignación. Hubo refriega política, destitución del gerente y una avalancha de promesas. Pero partidos no se han jugado ni uno. Son muchos los que dudan ya de que los Juegos, que llevan 33 años celebrándose en la ciudad, vayan a ponerse en marcha. Si lo hacen, de hecho, será con una programación reducida y, según sus protagonistas, alejada de la filosofía de estos campeonatos dirigidos a jóvenes escolares en su gran mayoría, aunque tambíén a equipos senior de distintas modalidades.

Como “los Juegos de la vergüenza” califica Adrián Montaño, entrenador de la Escuela Deportiva Judeval, la experiencia de este curso 18-19. Este técnico, a través de una carta abierta en la que pretende “dar voz a tantos chavales olvidados por su ciudad”, expresa que “el trabajo deficiente de la organización ha conseguido que todavía no tengamos fecha para ver cuándo se empieza”, lo que supone que los equipos estén “pagando el precio de esa mala gestión” esos “niños y niñas que apuestan en sus horas libres por el deporte”.

“Más de 8.000 personas a las que en cada entrenamiento hay que explicarles que esta semana tampoco podrán jugar, que siguen sin importar para los que tienen que organizar algo tan importante”, subraya Montaño, que entiende que “Córdoba abandona a su deporte de base, a su deporte de barrio”. “Queremos reivindicar y luchar por unos Juegos de calidad, que se solucione lo de este año y que no vuelva a ocurrir en el futuro”, concluye.

Además del programa para los escolares, los Juegos incluyen campeonatos para categoría senior en los que muchas personas se mantienen en forma después de concluir sus etapas en categorías menores. Una de las competiciones con más arraigo es la de baloncesto, con una destacada participación tanto en hombres como en mujeres. “Este año promete ser una competición muy reñida, pues todos los equipos han ido recuperando la afición de ya experimentadas jugadoras, que se reenganchan a este deporte y lo mantienen por la gran vía de escape y empoderamiento que supone recuperar tu tiempo para ti, tu ocio y tu salud”, indica una jugadora de baloncesto, quien relata la particular odisea que están viviendo en este curso.

“Sobre octubre-noviembre nos inscribimos varios clubes, incluso tenemos patrocinador, pero sólo hemos jugado en contadas ocasiones los partidos amistosos que hemos podido fijar”, indica, destacando que esa situación les lleva al “desencanto, desilusión y, ya, desinterés por entrenar es lo que provoca el no obtener el objetivo de competir”.

“Somos mujeres adultas pero ¿qué pasa con todos los chavales, chavalas, niños y niñas de todos los deportes y diferentes categorías? Y lo más grave: ¿Qué ha pasado con las cantidades aportadas en la inscripción de octubre?”, se pregunta esta jugadora, quien dibuja un panorama difícil tras los retrasos. “Nuestra liga habitualmente se inicia en noviembre y terminábamos en marzo-abril con una media de 14-16 partidos, lo que supone una duración de unos 3-4 meses, por lo que si comenzara en marzo... Nos remontamos a verano”, señala, al tiempo que se expresa su duda sobre lo que pueda ocurrir en “otros deportes donde existen más equipos inscritos”, donde “es una verdadera locura entender o creer que este año se celebrarán los Juegos Municipales”.

Para esta protagonista habitual en los Juegos Municipales, lo que sucede es “injusto”, una “nueva forma de falta de transparencia” y “una chapuza que se resolverá en alguna clase de torneo, al cual accederemos a jugar porque no hay otra opción... Pero parece una verdadera tomadura de pelo”.

Etiquetas
stats