El Club de Arqueros Córdoba-Villafranca, con esperanza en medio de la tormenta

.

Puntero en España. Así se puede definir la presencia y desarrollo del Club de Arqueros Córdoba Villafranca, el mejor de la provincia y donde sus primeras espadas consiguen numerosos podios en tiro con arco cuando salen de las lides cordobesas e incluso andaluzas. Así, los villafranqueños, a pesar de hallarse en la condición de deporte minoritario y de no recibir subvenciones por parte del Imdeco, consiguen destacar dentro de un panorama tan atípico y complejo como el que ha presentado el coronavirus a nivel mundial.

Juan Francisco Navarro, uno de sus principales puntales en la competición y presidente del club, atiende a CORDÓPOLIS para analizar el pasado más inmediato, el presente más acuciante y el futuro más positivo. “Gracias a Dios estamos bien de salud y de ánimos, con ganas de disfrutar de nuestra afición con la máxima normalidad posible”, confiesa Navarro, con ilusión de poder volver a la rutina habitual Covid-19 mediante. Los deportistas, asegura, “se encuentran bien, entrenamos cumpliendo las normas según el protocolo establecido por la federación nacional” e “intentamos realizar nuestra actividad con la máxima naturalidad posible, atendiendo siempre a la seguridad de los deportistas”, asegura Juan Francisco Navarro, que quedó subcampeón de España hace unos días representando a la selección andaluza en Madrid en un campeonato que, según subraya, “se celebró con unas medidas de seguridad excelentes”.

En cuanto al Club Arqueros de Córdoba-Villafranca propiamente dicho, Navarro cuenta la realidad del equipo en esta etapa post-confinamiento y con una pandemia que sigue dejando consecuencias en la provincia a todos los niveles. “Los clubes modestos y más los de deportes minoritarios sólo contamos con las cuotas sociales para hacer frente a todos los gastos que se originan de nuestro trabajo personal para realizar las distintas tareas de limpieza y adecuación de las instalaciones”, explica la cabeza visible del equipo cordobés, que dispone de ayuda logística por parte de la Diputación de Córdoba y de la delegación de Deportes de Villafranca de Córdoba para el ejercicio de su deporte. Navarro manifiesta que “nuestro campo de entrenamiento es una instalación que pone a nuestra disposición la Diputación para la temporada de aire libre; y el pabellón de Villafranca, que gentilmente nos permite su uso la delegación de Deportes de esta localidad, para la temporada de sala”.

Con el coronavirus como nube que cubre a todos los estratos y grupos profesionales de la sociedad, el club cordobés intentará reponerse y Juan Francisco Navarro ve en la unión de sus miembros una baza muy relevante para su supervivencia. “El futuro a nivel de club lo veo positivo, somos una familia reducida pero muy comprometida; otra cosa es la competición, a día de hoy es difícil saber cómo será el calendario de la temporada siguiente”, afirma. El Club de Arqueros Córdoba-Villafranca, con un currículo con gran reconocimiento a nivel nacional en este deporte de tiro con arco, aunque incluso con presencias en campeonatos internacionales en representación de la selección española. Con tino y tesón, los arqueros quieren continuar con su pasión.

Deportes minoritarios antes y después del Covid-19

La esgrima y el “espíritu cansado” de los deportes minoritarios

La inquietud del bádminton ante un futuro incierto

El Kodokan (judo), cuna de campeones en un tiempo complejo

La dura realidad del tenis de mesa

El rugby y el “apretarse el cinturón” en tiempos de pandemia

El hockey ante la necesidad de subsistir

El béisbol, un deporte con historia en Benamejí

El boxeo, ante un asalto decisivo

El Salesianos y su voleibol de futuro

Una dura y tensa subida para las Tortugas Cojas (mountain bike)

Etiquetas
stats