Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Córdoba CF
Entrevista
Adrián Lapeña: “A día de hoy no cambiaría nada de la plantilla”

Adrián Lapeña, jugador del Córdoba CF.

Alejandro Jiménez

0

Los grandes retos requieren grandes sacrificios. Y solo los valientes son capaces de aceptar estos grandes retos. En una posición nada sencilla como es la del defensa central, Adrián Lapeña llegó al Córdoba CF con la vitola de ser la pareja perfecta para uno de los líderes del equipo: Dragisa Gudelj. Pese a que el turbulento inicio de temporada le apartó de la titularidad, pronto volvió a ganarse un puesto en el once inicial de Iván Ania, donde ya se ha convertido en un fijo inamovible. Ahora, con la baja de Gudelj, Lapeña se ha erigido como el líder de la defensa, así como uno de los grandes baluartes del vestuario blanquiverde. Por ello, tras once titularidades consecutivas y con más de 1.200 minutos a sus espaldas, el central riojano atiende a CORDÓPOLIS para aportar su punto de vista tras la derrota ante el Real Madrid Castilla, que supuso el fin al idilio que vivía el Córdoba CF desde el pasado mes de octubre.

PREGUNTA. El equipo viene de poner fin a una dinámica de diez encuentros sin perder con la derrota ante el Real Madrid Castilla. ¿Cómo has visto al equipo?

RESPUESTA. Tranquilo, igual que todas las semanas. No veo que haya afectado mucho la derrota. Sí que es verdad que nunca gusta perder, pero creo que el equipo está mentalmente trabajado, sabemos que ganar siempre no va a ser la constante, así que estamos tranquilos, trabajando en el siguiente partido porque vienen tres puntos y hay que sacarlos aquí, en casa.

P. Y personalmente, ¿cómo te encuentras?

R. Creo que estoy trabajando bien. Estoy dando buen rendimiento al equipo. El entrenador creo que está contento conmigo, y yo intento dar el máximo en cada entrenamiento y en cada partido. Y bueno, espero que el fin de semana salgan las cosas que al final es bueno para mí y bueno para el equipo,

P. El inicio en liga fue un poquito dubitativo, ¿no?

R. No es fácil. Al final cambias todo el equipo y no es fácil que 22 jugadores, prácticamente nuevos, enlacen a la primera de cambio. Sí que es verdad que tienes la pretemporada, pero al final no es competición real, es más para prepararte físicamente y coger un poco las ideas que tiene el míster, pero luego la competición es diferente. Ese inicio fue un poco dubitativo porque al final eran muchas caras nuevas, que venimos de jugar en sitios diferentes, y para el entrenador tampoco es fácil transmitir la idea que quería, que tampoco es una idea fácil. Pero bueno, yo creo que, a raíz sobre todo del partido del Alcoyano, ya cogimos un poquito más de confianza, esa tranquilidad, llegaron las victorias en casa y, de esa manera, se trabaja mucho más fácil.

P. ¿Crees que faltó tiempo de preparación para el equipo?

R. No. Tiempo tuvimos suficiente, incluso de más. Estaba acostumbrado a pretemporadas más cortas, pero aquí se empezó antes porque, si no, tenían mucho tiempo de vacaciones los jugadores que habían estado el año anterior. Así que tiempo no faltó, pero la competición dista mucho de las pretemporadas, y cuando rueda la pelota en liga, los jugadores actúan de una manera diferente. Se compite, cosa que en pretemporada no. Tienes ese aliciente de competición, de pelear por algo, y eso yo creo que es el punto clave de diferencia entre una pretemporada y la competición.

P. Las sensaciones siempre fueron buenas.

R. Madera había. Se ve que madera había, lo que pasa es que te metes en liga, no consigues sacar los resultados que tú esperas o que se espera de un Córdoba, y entonces te pueden entrar unas pequeñas dudas. Sin embargo, creo que el entrenador ahí supo manejar el equipo, manejar nuestras cabezas, y nos dio tranquilidad para seguir insistiendo y seguir trabajando en nosotros mismos. Creo que daba igual el partido donde fuésemos que nosotros seguíamos siendo nosotros mismos y, al final, cuando ves que eso a la larga da frutos, crees más en ello y crees más en la palabra del entrenador, que es el que, cuando las cosas iban mal, te decía que siguieses haciendo lo mismo porque las cosas iban a salir. Iván -Ania- estaba convencido de que iban a salir y luego ves tú los resultados, y entonces crees más en él.

P. ¿Cómo es Iván Ania dentro del vestuario?

R. Es muy cercano. Es un entrenador atípico porque tiene esa cercanía con los jugadores que es difícil de encontrar en el mundo de entrenadores. Los que he tenido sí que eran entrenadores cercanos, pero no tenían esa cercanía que tiene él con nosotros para transmitirle, tanto al que juega como al que no juega, que es un jugador importante. Yo creo que eso también es un de los puntos claves para que el equipo esté donde esté.

P. ¿Qué importancia tiene Ania dentro del equipo?

R. Mucha. Al final nosotros tenemos que plasmar el fin de semana lo que lo que él quiere, y al final, si unos jugadores no confían en el entrenador, pues yo creo que las cosas no van a salir. En este caso, creo que la confianza en Iván es máxima por parte de los jugadores, de los que juegan y, sobre todo, de los que no tienen tantos minutos, porque les hace ver que son parte fundamental también del éxito del equipo y yo creo que, en ese aspecto, estamos muy contentos con él. Nos aprieta al máximo, no nos deja relajarnos y creo que ese es el camino para para tener buenos resultados.

P. Y sobre la plantilla, ¿cómo ves la parte humana del equipo? El año pasado nadie sabe qué pasó dentro del vestuario.

R. Yo te puedo hablar de este año al final. Como dicen: de lo que veas, la mitad, y de lo que te digan, nada. Yo lo que te puedo decir es que este año veo un equipo joven, pero mezclados con cierta veteranía que viene bien en un vestuario. Al final, somos un grupo buenísimo, nadie se sale, nadie saca el pie del tiesto, y si alguno, en algún momento, tiene un mal día y se sale un poquito del camino, hay jugadores suficientemente capacitados para meterlo de manera educada, que al final es la mejor manera para llevar un equipo por el camino adecuado. Creo que es difícil encontrar un vestuario así, con ese tándem y ese equilibrio del equipo.

P. ¿Esa fortaleza como grupo ayudó a que el equipo pudiese remontar el vuelo?

R. Como te digo, al final es un cúmulo de todo: de jugadores, de cuerpo técnico, de que había muy buena sintonía... En ningún momento empezamos a reprocharnos nada, ni al principio temporada ni nada, sino a creer en nosotros mismos, a convencer al de al lado que de esa íbamos a salir, de que el trabajo se estaba haciendo bien y de que, simplemente, tenía que entrar la pelota. Al final parece una tontería pero, cuando entra la pelota, parece que las cosas salen mejor que cuando no entra, pero hay que ver un poquito más allá. Cuando estás analizando lo que tú haces y ves que las cosas se están haciendo bien, no puedes depender todo de que la pelota entre. El equipo se mantuvo unido, y ahora seguimos en ese camino que yo creo que es el correcto.

P. ¿Cómo vivisteis el episodio de Dragi Gudelj en Melilla?

R. Con un poco de incertidumbre porque bueno, ves que a un compañero que ha pasado un momento muy, muy difícil en la vida, pues le está medio volviendo a pasar. Yo, personalmente, soy un tío bastante tranquilo, así que intenté, en ese momento, tranquilizarle, que las cosas estuviesen bien y que se estabilizara. No es fácil. Creo que, para el equipo, en el momento del partido en el que estábamos, tampoco fue fácil. Intentamos tranquilizarnos un poco entre todos, pensar que teníamos que seguir jugando, que no se iba a acabar el partido, que lo hiciésemos por él. Nos dieron buenas noticias, y bueno, él estará ahora pensando en qué hacer, pero eso no lo sabemos, está en su cabeza. Lo más importante es la vida y eso está por delante de cualquier cosa.

P. ¿Ha sido difícil adaptarse a su ausencia, sobre todo en esa línea defensiva?

R. Sí. Es un compañero que aportaba diferentes registros al equipo que otros jugadores no tenemos. Él tiene ciertas características que otros no tenemos y viceversa. Por lo tanto, suplir jugadores que tienen cosas diferentes, pues bueno, nos tenemos que adaptar al que no esté. Juega otro, con sus características, y tenemos que adaptarnos, y creo que lo hemos hecho de la manera más rápida posible. Somos jugadores que podemos jugar en varias posiciones, tenemos jugadores también de calidad, como Carlos -García-, que ha entrado ahora y estamos él y yo. Creo que estamos aportándole un registro también de seguridad al equipo, que creo que eso es fundamental, y tenemos que trabajar con lo que hay.

P. ¿Echáis de menos refuerzos en esa posición del central?

R. No. No es algo que a nosotros nos coma la cabeza. Al final es una pena que Adri -Castellano- no esté consiguiendo entrar con regularidad, y a ver si conseguimos que se estabilice con sus lesiones, pero no es algo que nos coma la cabeza. Probablemente al míster le gustaría tener más jugadores en todas las posiciones para tener más recursos, pero internamente tampoco es algo que nos coma la cabeza. Al final, los jugadores queremos jugar, y aunque nos duela la rodilla o el isquiotibial un poquito, si vemos que podemos competir el fin de semana, vamos a competir y no nos lo vamos a pensar. Si en algún caso faltan jugadores, el míster lo apañará de la forma más fácil posible tirando, si no, de compañeros de filial, que lo están haciendo bien con nosotros. Por lo tanto tampoco nos tenemos que volver locos.

P. ¿Cómo es esa convivencia continua con los chavales del filial?

R. Pues para ellos es muy cómodo porque, como te he dicho, el grupo es muy sano y es muy sencillo. Si igual cayesen en un equipo con mas egos, pues sería más complicado para ellos. Son chavales muy humildes, muy trabajadores, que están en sintonía con nosotros y tienen nuestra misma ilusión. Partiendo de esa base, es todo mucho más sencillo, y también nosotros se lo ponemos muy fácil a ellos para que se sientan cómodos. Sabemos que puede llegar el momento de la temporada en el que lo que los necesitemos, y necesitamos que estén en la misma sintonía que nosotros para poder conseguir los objetivos.

P. Cerrando el tema de refuerzos, ¿qué crees que le falta al equipo?

R. Yo no sé lo que le falta. Precisamente creo que, con un una plantilla muy corta, estamos haciendo muy buenos números. Por lo tanto, si con una plantilla así, de pocos jugadores, hacemos buenos números, pues te diría que, a día de hoy, no cambiaría nada. Si se lo preguntas al míster, seguramente querría refuerzos en todas las posiciones para tener más variantes y para estar más seguro en caso de que caiga alguien lesionado, pero yo, por los números que llevamos ahora mismo, no cambiaría nada.

P. Lo decía también porque en este último partido ante el Castilla parece que volvió esa falta de contundencia en ambas áreas que pesó a principios de temporada.

R. Pero es un partido trampa también porque vienes de varios días parado, te cortan la dinámica que llevabas, tienes que hacer una mini-pretemporada de apenas una semana, muy rápido... Pues es verdad que perdimos esa chispa que llevábamos, y el cansancio también se notaba en los minutos finales. Creo que tuvimos opciones de ganar ese partido y, por poner otro ejemplo, si hubiésemos metido la primera que tuvo Casas, igual el partido hubiese cambiado. Incluso sin meter esa, simplemente empatando, la visión sería diferente. Por lo tanto, como te he dicho antes, no nos tenemos que quedar en el “se ganó” o “se perdió”, sino en qué se hizo para perder o qué se hizo para ganar.

P. A veces se ha hablado de la exigencia de un club como el Córdoba CF. ¿Sentís presión por el objetivo?

R. No, porque nos tratamos de aislar de todo lo que se dice. Personalmente, y te digo la verdad, en el vestuario no se comenta nada de eso porque, los que hemos tenido la suerte de cumplir objetivos o de pelear por ellos hasta el final, nos hemos dado cuenta que de eso tienes que empezar a hablar cuando te quedan dos meses o un mes y medio. Todo lo que has hecho hasta el momento viene bien, porque si no, no estarías en esos puestos altos, pero lo único que te queda es, cada partido, hasta que falte mes y medio, aprovecharlo y afrontarlos como finales, pero sin serlo. En la cabeza tiene que ser un partido más, pero sabiendo que necesitas ese colchón para llegar al final en una buena posición para, realmente, pelear por lo que tú quieras.

P. Este fin de semana toca Intercity, marcando así el final de la primera vuelta. ¿Cómo has visto el Grupo II en esta primera tanda de enfrentamientos, con equipos como Castellón, Málaga o Ibiza?

R. Son partidos en los que tú, a priori, puedes decir que va a ganar uno, pero es que los equipos tienen jugadores de mucho nivel y cualquiera te puede ganar en su campo o incluso en el tuyo. No puedes perdonar nada porque, como vimos el fin de semana pasado, te tiran cuatro veces y te meten dos goles. Vale, el primero es un infortunio, pero es que da igual. En cualquier desconexión del partido se te pueden ir los tres puntos, y creo que, en eso, el grupo nuestro es muy potente. También nos viene bien porque eso te exige el máximo, y cuando tú peleas por objetivos ambiciosos, necesitas estar al máximo nivel cada fin de semana y llegar a final de temporada con unas exigencias muy altas.

P. ¿Cuál crees que es el límite de este equipo?

R. No le pongo límites. Al final, si te pones límites y te equivocas, puede que te frenes antes. Si ponemos el límite, por ponerte un ejemplo, en quedar cuartos y llegas a esa posición, te puedes conformar e igual podías quedar tercero, segundo o primero y te estarías equivocando. Por lo tanto, yo creo que el límite y el techo se ve cuando se está llegando a final de temporada y estás manteniendo una regularidad en un mismo puesto, en una misma situación. Cuando ya ves que el equipo está haciendo cosas de forma regular, pues yo creo que ese es el límite. Cada fin de semana estamos viendo que el equipo tiene varias cosas que mejorar, que todavía podemos dar muchos más pasos hacia adelante, y creo que en eso nos tenemos que enfocar, y no acomodarnos en un sitio en el que estemos cómodos. Tenemos que dar pasitos hacia delante porque el equipo no está haciéndolo todo bien, y se puede ver en los fines de semana, que nos equivocamos, empatamos partidos, perdemos, y cuando pasa eso es porque tienes que mejorar.

P. Hemos hablado de Castellón, Ibiza y Málaga. ¿Crees que es posible el acceso directo?

R. Posible es porque puntos quedan. No he visto ningún equipo que pensase que es mucho mejor que nosotros y que, si coge una racha buena, no los cogemos nunca. Yo creo que todos los equipos son vencibles. Se ha comprobado con el mismo Intercity, que viene este fin de semana, le ganó al Ibiza en su casa 1-3, y nosotros ganamos al Castellón. Todo el mundo va a sufrir, todos van a tener pequeños baches, y el que más rápido consiga salir o el que menos los tenga, es el que más posibilidades tendrá de quedar primero. En nuestra cabeza está el ganar cada fin de semana y, cuando falten seis u ocho partidos, ver dónde estamos y ver a lo que podemos aspirar. Ahí sí que hay que subir una marchita más porque ahí es cuando te estás jugando realmente los cuartos y tienes que llegar bien posicionado.

P. Ya finalizando la entrevista, a nivel más personal, ¿cómo fue tu estancia en el Deportivo de La Coruña?

R. Fue muy buena, tengo muy buenos recuerdos. El único recuerdo malo que tengo es no poder ascender con el equipo, pero creo que el trabajo que hice allí fue espectacular. Igualmente creo que tienen un muy buen recuerdo mío. Estoy muy agradecido a toda la gente que confió en mí, y yo dejo muy buenos amigos allí. Estoy muy orgulloso por lo que pude aportar, y creo que todos los que hemos estado trabajando allí hemos dejado nuestra base para que ellos puedan salir de donde están. Muy contento de mi paso por allí, una pena que se acabó, pero bueno, les deseo lo mejor y ojalá salgan pronto.

P. ¿Notas ciertos paralelismos entre el Deportivo y el Córdoba?

R. Sí. Al final son dos ciudades que viven el fútbol de manera muy intensa. Este tipo de clubes que han tocado las máximas categorías echan de menos el fútbol profesional. Yo personalmente vengo a este tipo de proyectos porque me ilusiona el poder devolverles a toda esa gente, que ha vivido fútbol de Primera División, futbol de élite, ese tipo de fútbol que echan de menos. Me gustan estos proyectos porque son muy ambiciosos y por la ilusión, tanto mía de poder jugar en un club así, como por poder devolverles lo que ellos quieren. Realmente esa satisfacción, si lo consigues lograr, creo que tiene que ser muy grande y por eso realmente yo estoy a día de hoy aquí.

P. Al igual que el Córdoba, el Dépor empezó también dubitativo la liga. ¿Los sigues habitualmente?

R. Sí, claro que lo veo porque tengo compañeros allí, y también amigos que son aficionados. Como te digo, les deseo lo mejor. El fútbol, pues ya ves, con una plantilla de mucho dinero, de mucha calidad, aún así les cuesta. Al final esto no es el que mejor jugadores tenga, el que tenga los jugadores que más cobren, o el que tenga los jugadores de más categoría. Tienes que salir cada fin de semana, tienes que competir y tienes que ganar. Cuando a las plantillas mejor formadas les cuesta, tenemos que mirar para adentro y decirnos a nosotros mismos que también nos va a costar. Si estamos en una situación mala, saber que se puede salir. Yo creo que, teniendo eso en la cabeza, el que tiene objetivos ambiciosos los puede lograr.

Etiquetas
stats