Los administradores calculan que Oliver cobró del Córdoba CF cuatro veces más que el anterior director deportivo

Luis Oliver y Jesús León, antes de comprar el Córdoba CF SAD

Un capitulo más de todo este entramado judicial. El informe de calificación del concurso de acreedores del Córdoba CF SAD remitido por el administrador concursal al Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba sigue dando de qué hablar y ahora entran en escena los responsables de la planificación deportiva de la entidad cordobesa, es decir, Sinosports SL y Bitton Sport -Luis Oliver, con más detalle-. Este documento explica que los honorarios pactados con esta empresa cuadriplicaban a los del anterior director deportivo una vez que fue contratada para ejercer el papel protagonista en este departamento.

De hecho, su llegada al club ribereño también atrae polémica, ya que, según el informe de calificación, la firma de esta dirección deportiva se realizó a una compañía mercantil -en primera instancia fue en Sinosports SL que, más tarde, derivó en Bitton Sports, ambas con Luis Oliver como dueño-, “cuando lo usual es que dicha función sea desempeñada por profesionales del sector con una previa carrera deportiva que pasan a ser empleados del club”. Por otro lado, este escrito también advierte de ciertas incongruencias en la duración del contrato, ya que “se fijó en cinco temporadas y media, no siendo usual para un puesto de tal importancia en un club de fútbol acordar plazos tan prolongados”.

Entretanto, el documento remitido por el administrador concursal hace hincapié en los términos económicos de la propia contratación, debido a que los honorarios ascendían a 600.000 euros, cifra que estaba lejos de lo que podía ofrecer el mercado en aquel tiempo. Por su parte, el presupuesto aprobado para la temporada 2017-18 ascendía hasta los 879.000 euros en este apartado, montante que incluye sueldos y salarios de la totalidad del personal no deportivo de la entidad, un total de, aproximadamente, 50 personas. Asimismo, el escrito ha comparado esta cifra con clubes similares en aquella época al Córdoba CF SAD y lo duplica prácticamente a entidades como Lugo (448.271 euros), Numancia (357.626 euros) y Cádiz (479.269 euros), mientras que supera holgadamente a Granada CF (480.437 euros) y Real Zaragoza (570.000 euros).

Incidiendo en el apartado económico, el escrito apunta a que “el importe de la retribución variable o incentivos era en todo punto excesiva e inédita en el club, cifrándose en 1.000.000 de euros la primera a percibir en el caso de que el primer equipo pudiera mantener la categoría”, como finalmente así fue. Por otro lado y manteniendo esta línea, el administrador concursal afirma en el documento que “el Córdoba CF SAD estaba asumiendo por la dirección deportiva contratada compromisos económicos por importe de 1.300.000 euros”, esto es de cinco a diez veces más que anteriores directores deportivos como Pedro Cordero, Emilio Vega o Rafael Berges.

Por otro lado y con vistas a asegurar su puesto, el acuerdo entre Sinosports SL y Córdoba CF SAD fue “blindado por las partes”, esto es que, en vistas a una posible resolución unilateral del contrato a instancias del club, se previó una indemnización igual “a la totalidad de emolumentos pendientes de cobro por la total duración del contrato, incrementado en un 25%”. Una vez alcanzado este acuerdo, el 3 de mayo de 2018 se acordó la cesión del contrato a favor de Bitton Sports, como se conoce en la actualidad. Aun así, el propio administrador concursal aclara que el uso de ambas empresas mercantiles “no fueron sino los vehículos jurídicos usados por Luis Oliver para ejercer la administración de hecho sobre la concursada”.

Gracias a estos movimientos “anómalos”, LaLiga dirigió una comunicación al Juez de Disciplina Social el 3 de julio de 2019 que derivó en la incoación de expediente disciplinario al Córdoba CF SAD en la cual “concluyó mediante resolución sancionadora al considerar que tal contrato de dirección deportiva infringía la normativa de aplicación, habida cuenta que Sinosport era la sociedad a través de la cual prestaban los servicios de dirección deportiva Luis Oliver y Daniel López, tratándose, por tanto, de una operación entre partes vinculadas, de la que no se disponía de un informe de precios de transferencia que permita analizar la razonabilidad del importe de transacción”.

Una vez ocurrido esto y tal y como señala el informe de calificación, en julio de 2018, Oliver y el Córdoba CF SAD decidieron poner fin a los servicios de dirección deportiva, aunque aquí no acaba la polémica. “En el indicado contrato de extinción de relaciones se fijó una indemnización a favor de Bitton por importe de 2.400.000 euros, la cual era desmesurada”, apunta un escrito que amplía que “en el nombrado acuerdo se indicaba que se encontraba pendiente de pago parte de la prima por la consecución del objetivo de permanencia del primer equipo en la categoría, en concreto, la cantidad de 1.028.500 euros”. A modo de resumen, el crédito final reconocido a Bitton Sports ascendía a 3.158.500 euros. Unas cifras que, de acuerdo al escrito del administrador concursal, eran “totalmente desmesuradas” y que entran dentro de esas “operaciones ruinosas” puestas en marcha por el club cordobés.

Etiquetas
stats