Mi casa es la tuya: El Arcángel, una tómbola

Rodri y Rodas, en el partido Córdoba-UCAM Murcia | TONI BLANCO

Las cosas están así: el Córdoba prepara un partido fundamental el próximo domingo en El Arcángel, donde se prevé un ambiente espectacular se mire por donde se mire. El cordobesismo está de uñas con su equipo, que vive la peor crisis deportiva de los últimos años en Segunda y no ha encontrado, ni con Oltra ni con Carrión, la fórmula para rentabilizar sus compromisos como anfitrión. Su reino es una tómbola donde casi siempre toca al que lo visita. Nueve de los once conjuntos que desfilaron por el estadio ribereño esta temporada se fueron con premio. Sólo hay tres victorias en el expediente: frente al Tenerife (1-0), en la primera jornada, el Levante (1-0) y contra el Nástic (2-0), que llegó como colista de la categoría y ahí sigue. Esta última fue el 24 de septiembre del año pasado. Desde entonces, una cadena de frustraciones. Una espiral intolerable.

En El Arcángel han puntuado Lugo (3-3), Sevilla Atlético (0-1), Valladolid (1-1), Mallorca (0-2), Getafe (1-3), Cádiz (1-3), Rayo (0-0) y UCAM (1-1). Los seis primeros, con Oltra; los tres últimos, en la etapa de Carrión. El catalán no ha logrado reparar el atasco en el hogar, donde sólo ganó una vez y fue en la Copa del Rey, ante el Málaga (2-0). Esa eliminatoria frente a los costasoleños, completada con una actuación brillante en La Rosaleda (3-4), supuso un paréntesis de gozo y esperanza. No tardó en regresar la mediocridad. Después del cambio en el banquillo, 8 puntos sobre 24 posibles en la Liga y una dinámica decadente. “Necesitamos un par de victorias que nos den oxígeno”, dijo el recién llegado Aguza -dos entrenamientos y titular en Lugo- a modo de diagnóstico de la actualidad blanquiverde. El ex del Alcorcón ha entendido rápidamente la magnitud del problema. En lo deportivo, Carrión recuperará a Rodri y Piovaccari, una vez cumplidos sus respectivos partidos de sanción, aunque no podrá contar -le queda uno más de castigo- con Edu Ramos. También está el técnico pendiente del estado que pueda presentar Jonathan Bijimine, que en la noche del lunes sufrió un accidente de tráfico y necesitó atención médica. Hoy martes hay jornada de descanso para la plantilla. Mañana se podrá comprobar si el franco congoleño está en condiciones físicas para intervenir en un partido.

El Córdoba-Huesca supondrá la enésima oportunidad para los locales no ya de redimirse ante su público, sino de mantenerse fuera de los puestos de descenso. El ingreso en ese espacio maldito supondría multiplicar el estado de malestar -ya muy patente- entre el cordobesismo. La convocatoria por parte de distintos colectivos en la previa del encuentro en El Arcángel de manifestaciones críticas hacia la gestión del club -con más que probable respuesta de otras concentraciones en contramanifestación- puede crear un ambiente dantesco antes de que llegue el mediodía del domingo.

En la casa blanquiverde se mantiene, al menos en público, una situación de calma. Hay decepción, pero la confianza en la plantilla ya se reflejó con el escaso movimiento en el mercado invernal y el respaldo a Carrión parece firme. Al menos, hasta el partido del domingo. Una vez aliviado el grupo de la presión del ascenso -los rivales ya están muy lejos y no parece probable que el equipo alcance su ritmo-, el Córdoba debe abordar sin más dilación un asunto de lo más espinoso. En casa debe cuadrar las cuentas para alcanzar, al menos, unas cifras propias de un equipo de la categoría. Sus números actuales son de Segunda B.

Etiquetas
stats