Los capitanes alzan la voz

Manu Leal, en el inicio de la pretemporada del Córdoba Futsal | TONI BLANCO

Parón. Los jugadores que componen las divisiones profesionales dentro del fútbol sala español han dicho basta, y exigen a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) un protocolo acorde a la situación de emergencia sanitaria que sufre la sociedad nacional y siempre de la mano del Consejo Superior de Deportes (CSD). Esta problemática se ha visto agravada en las últimas semanas debido a que la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) propuso a la RFEF una serie de requisitos para favorecer la comodidad de los jugadores y clubes después de un final de temporada atípico, pero el organismo presidido por Luis Rubiales hizo caso omiso al ofrecimiento y planificó una competición que comenzaría a principios de septiembre. Sin embargo, el paso de las semanas ha provocado que este inicio tenga que ser retrasado indefinidamente hasta que se prevalezcan las condiciones sanitarias.

Ante este problema, la Asociación de Jugadores de Fútbol Sala ha publicado un vídeo en sus redes sociales protagonizado por todos los capitanes de los clubes que están inmersos en la LNFS, esto es, Primera y Segunda División. En él, los representantes de los equipos se consideran profesionales debido a la confección legal de la categoría y a sus contratos de trabajo con sus respectivas entidades. Por ello, los más de 500 jugadores que componen tanto Primera como Segunda piden a la RFEF que inicie las diferentes competiciones con un protocolo y unas condiciones sanitarias óptimas, aunque siempre yendo de la mano con el CSD para salvaguardar las salud de todas las familias que se ven implicadas en este proceso. En el vídeo aparecen los cordobeses Carlos Barrón -capitán del Palma Futsal- y Manu Leal -máximo representante de la plantilla del Córdoba Patrimonio de la Humanidad- pidiendo un entendimiento rápido entre LNFS y RFEF, ya que “más de 400 familias dependen económicamente del salario de los jugadores”.

Y es que la competición quedó parada indefinidamente hasta que hubiese un protocolo sanitario firme que salvaguardase la salud de todos los jugadores que estuviesen implicados. Por ello, la LNFS, en su día, propuso a la RFEF una serie de requisitos a cumplir, pero el organismo federativo no respondió al ofrecimiento y estableció el inicio de la competición al próximo mes de septiembre. Al ver que esto es prácticamente imposible sin unas condiciones sanitarias mínimas, el organismo liderado por Luis Rubiales entendió que lo más lógico era realizar un protocolo conjuntamente con el CSD para que los jugadores y clubes supieran actuar en caso de un positivo dentro de la plantilla. Sin esto, el comienzo de la Primera y Segunda División española no sería posible.

Mientras tanto, los principales equipos de la LNFS siguen con una pretemporada, actualmente, sin fecha de finalización. Asimismo, la ausencia de protocolo ha hecho que todos los clubes suspendan sus partidos de preparación. En el caso del Córdoba Patrimonio de la Humanidad están haciendo las cosas con prevención. La entidad dirigida por José García Román cumple a raja tabla las medidas sanitarias oportunas para que sus jugadores puedan realizar su actividad de la mejor posible en el parqué de Vista Alegre, aunque estos necesitan enfrentarse contra otro rival para seguir cogiendo ritmo de competición. Para ello, la RFEF y el CSD deben actuar y ponerse de acuerdo.

https://twitter.com/ajfs1998/status/1296011217824296960?s=20

Etiquetas
stats