Cambios para un escollo extraño en la Copa

Curro Torres, rodeado de jugadores en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Sobre el papel es un incordio. El Getafe-Córdoba de este martes (19:30, Coliseum Alfonso Pérez) es poco menos que un trámite para los azulones -que vencieron por 1-2 en El Arcángel- y un engorro para los blanquiverdes, que andan metidos en un buen lío en la Liga. La Copa del Rey, que en otros tiempos 'molaba', parece ahora un escollo desagradable. El conjunto de Curro Torres -en la ida, de Sandoval- afronta el duelo con bajas y, sobre todo, con unas urgencias claras en la Liga 1/2/3, en la que ocupa la penúltima posición. No ha podido saldar con victoria ninguno de sus partidos con el alemán al frente del banquillo -ambos ante rivales directos: 2-1 en Lugo y 1-1 ante el Elche- y el horizonte atisba dos enfrentamientos de alto voltaje. Debe comparecer en los estadios del Zaragoza y el Reus, que a día de hoy son rivales del Córdoba por escapar de los puestos de descenso.

El sector más optimista piensa en que la Copa se convierta en un revulsivo para el Córdoba. No es algo nuevo. Ya ocurrió en la eliminatoria anterior, cuando tuvieron que afrontar un pleito a partido único en el Martínez Valero de Elche. El Córdoba, que no había rascado ni un solo triunfo lejos de casa en la Liga, se impuso por un rotundo 1-4 y esa chispa sirvió para prender la mecha en el alicaído fuego blanquiverde. Se reivindicaron jugadores -especialmente Javi Lara- y hubo un acelerón que después se difuminó. Si en Getafe se da una imagen competente será una buena noticia. Un pase a la siguiente ronda, una verdadera bomba.

El equipo entrenará hoy en El Arcángel a puerta cerrada. El domingo lo dedicó a una sesión de recuperación en la Ciudad Deportiva, donde se pudo ver a jugadores recién salidos de la enfermería en disposición de retornar pronto a la disciplina blanquiverde. El serbio Sasa Jovanovic y el malagueño Luis Muñoz estuvieron realizando ejercicios con el preparador físico, Javi Poveda, y enfilan su recta final para ingresar de nuevo en el equipo. No en Getafe, seguramente, pero sí para el desplazamiento del fin de semana a La Romareda. Tanto el extremo como el central salieron del once por lesión cuando atravesaban un buen momento. Al entrenamiento acudió el presidente, Jesús León, que estuvo departiendo con el entrenador en el mismo césped de la Ciudad Deportiva.

Curro Torres usará el partido de Copa para afianzar el estilo que pretende implantar y acoplar a los jugadores. Todo apunta a que el de Ahlen realizará cambios en el once con respecto a la Liga, con un retorno a la portería de Marcos Lavín y la entrada de futbolistas que han tenido pocos minutos en el campeonato, como los jóvenes Erik Expósito, Sebas Moyano o Andrés Martín.

Etiquetas
stats