Bebé quiere hacer “goles importantes” en el Córdoba

Bebé conduce el balón en el estadio de Vallecas | MADERO CUBERO
El portugués ingresó directamente en el once titular junto a Edimar, también recién llegado en el mercado invernal | El punta, agradecido: "Me han dado confianza"

La última vez que jugó un partido completo fue en octubre del año pasado, una eliminatoria de la Copa con el Benfica en el campo del Covilha. Fue un 2-3, con triplete del ex valencianista Jonas. Bebé estuvo ahí, en la banda derecha, y trató de hacer su trabajo agradando al técnico José Jesús. No lo logró. Ahora está en el Córdoba, un equipo desconocido en las grandes ligas de Europa, y ha empezado una nueva vida a toda prisa. El club blanquiverde le fichó -en calidad de cedido- la semana pasada, le hizo entrenar sin demora -incluso antes de ser presentado de forma oficial ante los medios- y le mandó debutar como titular después de recibir el 'transfer' internacional sólo unas horas antes del inicio del partido en Vallecas. Un duelo crucial para el Córdoba. Allí estuvo Bebé. Todo el partido.

"Me han dado confianza", declaró el jugador al final de un duelo que terminó con victoria blanquiverde (0-1) y un salto espectacular en la clasificación. El luso se mostró agradecido y esperanzado. Aún no tiene del todo claro dónde se ha metido. Llega de un grande de Portugal, el Benfica lisboeta, y también pasó por el Manchester United y el Besiktas de Estambul. Palabras mayores. También sabe lo que cuesta -y lo que se valora- el gol en entidades más modestas, como el Río Ave o el Paços de Ferreira, donde obtuvo sus mejores réditos. Quiere hacer lo mismo en el Córdoba y reconducir su carrera. Tiene 24 años y todos los focos sobre su figura.

El jugador se dejó ver en ataque desde la banda derecha, el mismo lugar que ocupó el ídolo de la afición, Nabil Ghilas, que estuvo ausente por lesión. Sin el argelino en el verde, los cordobesistas no habían ganado nada. Por fortuna para ella, la formación de Djukic no echó de menos al visceral punta. Entre otras razones, porque ahí estuvo Bebé. "Me he visto bien, pero lo importante es que hemos ganado un partido importante y hay que ir hacia arriba", declaró el luso, al que poco a poco le irán explicando que ha llegado a un club peculiar, poco habituado al éxito entendido como conquista de títulos y clasificaciones brillantes. Aquí la felicidad es otra cosa. Ir en el puesto quince, por ejemplo, y constatar que es la mejor posición desde hace casi 45 años. Salir de la zona de descenso es un manjar para el cordobesismo. "Tenemos que mantener esta racha", asegura Bebé, que se ha marcado como objetivo personal "hacer goles importantes" en un Córdoba que le mira con ojos de enamorado.

Etiquetas
stats