CBM y La Salle refuerzan sus ataques para la Primera Nacional

Antonio Verdejo, reciente fichaje del CBM

Sigue la preparación de las plantillas de los diferentes equipos del deporte cordobés ante el inminente inicio de la temporada 2022-23, y, en el caso del balonmano, no está siendo menos. En este caso, son dos de los cuatro equipos que competirán en Primera Nacional los que han anunciado movimientos en sus planteles, reforzando el ataque de ambos con el objetivo de recargar municiones y ostentar una poderosa arma que les ayude a ganar sus partidos. Y es que, tanto el Córdoba de Balonmano (CBM), como el Balonmano La Salle han incorporado nuevos jugadores en la parcela ofensiva, y uno de ellos es un viejo conocido del deporte cordobés.

Por un lado, el conjunto granate se ha hecho con los servicios de Antonio Verdejo, un joven jugador que se puede desenvolver, tal y como ha indicado el propio club, en la posición de extremo izquierdo. Procede del Trops Málaga Norte, equipo con el que ha competido las dos últimas campañas y con el que consiguió el ascenso, precisamente, a Primera Nacional, categoría en la que competirá el CBM esta temporada. Con 1,75 metros a sus 19 años, Verdejo comenzó su andadura en la cantera de Maristas, y culminó su etapa como jugador de base en el BM Málaga, llegando incluso a acudir a alguna concentración andaluza. Ya en senior, el malagueño logró ese ascenso a Primera Nacional y, el pasado año, culminó la temporada en novena posición. En el comunicado del club granate, se destaca su “velocidad para el contrataque y trabajo defensivo”, por lo que Benito Puerto suma un valioso efectivo para su ataque.

Por otro lado, el Balonmano La Salle anunció la vuelta de uno de los jugadores más importantes de la historia reciente del club. Pablo Valero volverá a enfundarse la elástica lasaliana. Criado en las categorías inferiores del CBM, Valero completó dos temporadas con el Balonmano La Salle que le valieron para ganarse un puesto en el primer equipo tras la primera campaña. Esa confianza la devolvió en forma de goles, convirtiéndose en su segundo año en el equipo en el máximo anotador del mismo, con un total de 62 goles en 12 partidos. Tras ello, en 2021, Valero recaló en el Club BM Pozoblanco, donde terminó la temporada en octavo lugar. Ahora vuelve a la que fue su casa durante dos años con la intención de recobrar su mejor nivel. El propio jugador se mostró en redes sociales “muy contento” con su “vuelta a la que fue mi casa”, y “deseando comenzar esta temporada tan ilusionante y prometedora”.

Por último, el Balonmano La Salle también anunció que José Ignacio Miño, canterano del equipo, renueva por una temporada más su compromiso con el cuadro lasaliano. En un breve comunicado compartido en las redes sociales de la entidad, el club ha remarcado el “saber estar” y lo “virtuoso” de su persona para un canterano que debutará, en la próxima temporada, en la Primera Nacional de balonmano. Dada su posición, Miño “dirigirá al equipo desde la primera línea”, después de ya gozar de algunos minutos con el equipo en la fase de ascenso a Primera Nacional en el pasado mes de mayo.

Etiquetas
stats