Alta fidelidad en Vista Alegre

.

La belleza puede estar escondida debajo de los números. Las matemáticas deciden, pero las sensaciones permanecen. Un excesivo 2-6 ante el Barça es lo que quedará apuntado en las estadísticas. Las 3.500 personas que se pusieron de pie para aplaudir sin parar durante el último minuto de juego seguramente recordarán este episodio de forma distinta. En plena ovación, con el Córdoba volcado, el cuadro catalán firmó su último tanto. Daba lo mismo. Los culés se llevaron lo que querían -los tres puntos, bien sudados- y los cordobesistas también consiguieron vencer a su modo: se han ganado a una ciudad. Que no es poco. Y si hablamos de Córdoba, con más razón.

Diez de los doce jugadores que se enfrentaron al vigente campeón formaban parte del escuadrón de pirados que se reunían el año pasado por la noche para entrenar cuando salían de trabajar. Posiblemente no exista duelo más desigual en todo el panorama del deporte profesional en España -en cualquier modalidad de las grandes ligas- como el que se disputó en el Palaco de Deportes Vista Alegre entre el Córdoba Patrimonio de la Humanidad y el Barça. El historial en la máxima categoría del grueso de la formación cordobesa se reduce al puñado de semanas que llevan compitiendo en el curso 19-20, el del reencuentro después de treinta y tantos años de Córdoba con la máxima división de este deporte. Ninguno de ellos había nacido por entonces, pero se ve que aquellos pioneros les inocularon el santo veneno y les transmitieron una pasión rebelde que les ha llevado a donde ahora están. Juegan por ellos y por la memoria de los que les precedieron. Por el orgullo de una ciudad habituada a no intentar nada por miedo a equivocarse o al qué dirán los propios, que son más crueles que los ajenos.

La salida fue fulgurante por parte de ambos. Los locales, para demostrar que no estaban dispuestos a poner el cuello a las primeras de cambio. Además, el espectacular ambiente en las gradas era un sobreestimulante ideal para un grupo que ya salía del vestuario con la mirada encendida. El Barça buscó el modo de hincarle el diente a los de Maca de forma temprada, para sofocar así la pasión del graderío y el despliegue de fuerza de los anfitriones. No lo logró. En los dos primeros minutos, Ferrao tuvo sendas oportunidades para anotar: en un mano a mano, Cristian interceptó su disparo raso; poco después envió alto tras recoger un rebote en el área. A los cinco minutos llegó el primer acercamiento blanquiverde, con un tiro raso de Javi Sánchez que detuvo Juanjo en dos tiempos. Cuando a los seis minutos David Leal anotó el 1-0, el Barça empezó a entender que la mañana se le iba a complicar.

El técnico azulgrana, Andreu Plaza, movió el banquillo y pidió tiempo muerto para tratar de reparar la avería. Los suyos no estaban cómodos. Las grandes actuaciones de Cristian Ramos en la portería local resultaban frustrantes para el Barça, que cargaba su juego de ataque en Ferrao. Por algo el brasileño es considerado el mejor del mundo en la especialidad. Pero no había modo. El despliegue de intensidad era brutal por parte de los cordobesistas, espoleados como nunca por un graderío que se arrancó a entonar el himno nacional como curiosa celebración tras la consecución del gol por parte de Manu Leal.

El empate para el equipo catalán llegó en el minuto 16 y fue un autogol del italo-brasileño Dani Giasson, que desvió un disparo de Rivillos que parecía ir fuera. La réplica fue inmediata. Apenas tardó unos segundos el Córdoba en volver a adelantarse por mediación de César. El egabrense rubricó con maestría una acción ofensiva que reafirmó que los locales iban a por el partido sin complejos. El Barça empató tras transformar Ferrao un doble penalti por manos de Keko y el Córdoba empleó al portero-jugador en el último minuto antes de llegar al intermedio. El gesto fue un mensaje. El público despidió con una atronadora ovación a los suyos cuando se marchaban, exhaustos, hacia el vestuario.

Los blanquiverdes, motivados por su propia imagen, actuaron con valentía ante un Barça técnicamente muy superior pero incapaz de lograr el control de un partido que se les complicó. El Córdoba gozó de las primeras ocasiones en las botas de Manu Leal y Koseky. Tras un disparo rechazado por el larguero a lanzamiento del portero Cristian, que pudo suponer el 3-2, el Barça se adelantó con un trallazo lejano de su capitán, Sergio Lozano, que debutaba esta temporada en competición tras salir de una lesión. El Córdoba pudo empatar en un balón golpeado por Jesús Rodríguez que chocó en el poste de la meta de Juanjo. Los locales no se rendían. La contienda se calentó con varias decisiones arbitrales que encresparon a la grada.

Un penalti por manos de Giasson permitió a Ferrao firmar el 2-4 en el minuto 28. La brecha en el marcador dio seguridad al Barça, que amplió su renta con una contra bien resuelta por Adolfo. En la última acción, a portería vacía, Adolfo volvió a marcar para sellar una victoria que mantiene a los azulgranas en el pulso con el Inter Movistar en la cima de la clasificación. El Córdoba Patrimonio también puede estar feliz. Suma nueve puntos, está fuera de la zona de descenso y ya se ha enfrentado a todos los grandes del campeonato.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, 2: Cristian Ramos, Jesús Rodríguez, Manu Leal, César, Koseky -cinco inicial-, Giasson, Keko, Nono (p), Pablo del Moral, Juanra, David Leal y Javi Sánchez.

BARÇA, 6: Juanjo, Boyis, Lozano, Joselito, Ferrao -cinco inicial-, Roger, Daniel, Dyego, Adolfo, Rivillos, Arthur y Álex Lluch (p).

ÁRBITROS: Rodrigo Miguel y Sánchez Molina (Comité Manchego). Amonestaron a los locales César, Keko, Giasson y Pablo del Moral y al visitante Joselito.

GOLES: 1-0 (6') David Leal. 1-1 (16') Giasson, en propia puerta. 2-1 (16') César. 2-2 (19') Ferrao. 2-3 (23') Lozano. 2-4 (28') Ferrao, de penalti. 2-5 (34') Adolfo. 2-6 (40') Adolfo.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la séptima jornada del campeonato nacional de Liga de Primera División LNFS, disputado en el Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre ante 3.500 espectadores. Lleno total.

Etiquetas
stats