EL SELFIE

El selfie de Sienna.

Álex Sienna acepta reactivar los selfis de Cordópolis aprovechando su paso este viernes por la ciudad, donde va a arrancar su gira de presentación de Melancolic, un EP que, para ser sinceros, es el auténtico selfie de este músico valenciano: una radiografía de una forma de sentir para la que ha aparcado los sonidos más poperos de sus dos anteriores trabajos y ha abrazado el soul, el funk y la electrónica lofi.

Una colección de canciones en las que se desnuda emocionalmente y canta sus dudas y contradicciones tras una etapa rara. Nada que no haya vivido cualquiera en estos tiempos, aunque expuesto con la peculiar y sensible manera de expresarse que tiene este músico, al que parece gustarle la etiqueta que le prestamos para su música: “depreufórica”. Quien quiera comprobarlo, tiene tiempo para acercarse a escucharlo a Sala Hangar este viernes.

PREGUNTA. El EP que te trae a Córdoba está plagado de letras tristes pero envueltas en un sonido luminoso. ¿Es muy fértil crear desde esa frontera?

RESPUESTA. Realmente, el ambiente y lírica de Melancolic surgen de un punto muy concreto en el que me encontraba en ese momento. No sé si fértil o no, pero la energía que me rodeaba en esa etapa fue el motor en la composición y construcción de todo el universo de este EP. Fue prácticamente como volcar en el piano todos esos pensamientos repetitivos que me atormentaban tanto. El contraste entre las letras y la producción es algo con lo que me identifico mucho. La radicalidad y los extremos nos acompañan a todos y creo que en la contradicción también se puede vivir. Es más, convivimos con ella todos los días.

P. ¿Hay algún disco que bascule en esa línea, llamemos “depreufórica”, que te guste particularmente? 

R. Vale, lo del concepto “depreufórico” me parece interesante. Pues te diría el disco Una caricia de Isla de Caras. Me entusiasma la producción de ese álbum y todo el aura que se percibe en las letras y melodías. Fan.

P. ¿Pensabas en algún referente cuando recurrías a elementos del funk, la electrónica o la música negra para barnizar el sonido o todo ha surgido de manera natural?

R. Sí que tenía en la cabeza por dónde podían ir los tiros de la estética sonora de ese EP. Sin embargo, es cuando te pones al servicio de las canciones cuando de verdad te das cuenta de lo que necesita o te pide cada tema. Ha sido un proceso muy orgánico en el que las canciones han ido creciendo y las hemos ido vistiendo con lo que pensábamos que más enriquecía a la composición. Ambientes, vocoders, spring reverbs… todo está medido para crear ese pequeño universo nostálgico que es Melancolic.

P. En alguna entrevista has dicho que este EP es una foto de un momento destructivo de tu vida. ¿Te ves guapo en esa foto?

R. Ni guapo ni poco favorecido, tan solo es una etapa de mi vida que ni me define ni es tan importante como para aferrarme a ella y que sea eso lo que me defina. Tan solo forma parte de un puzzle en el que no paran de pasar cosas. Lo realmente importante es que toda esa energía que parecía estar encapsulada se ha acabado materializando en seis canciones. Y si alguna de ellas conecta con alguien, yo me doy por satisfecho. La música trata de eso… ¿no?

P. El recurso fácil al hablar de música es caer en ese mito de sexo, drogas y rock'n'roll... ¿añadimos también la depresión o el bajón a la carrera del músico?

R. Lo de arruinarse cuando te autogestionas también podríamos añadirlo. Fuera bromas, creo que todos pasamos por momentos complicados. La cuestión es cuando ese bajón se hace más grande y necesitas ayuda profesional. Tal vez, dedicarse a la música no es el camino más fácil ni el más estable y, sin embargo, la inquietud de escribir y crear canciones acaba doblegándose. Hasta cierto punto, por supuesto.

Percibo un cambio generacional respecto a la temática de las canciones y eso siempre es positivo

P. Decía Tony Soprano que la industria que más dinero ha hecho con la depresión no es la farmacéutica, sino la de la música. ¿Por qué crees que la bajona es una fuente inagotable de hits?

R. Porque estamos todos rotos. Quitando frases sentenciadoras, el amor/desamor ha sido y es la temática por excelencia. Todo el mundo, en algún momento de su vida, se enamora y desenamora y eso es justo lo que hace que conecte de una forma increíble con muchos de los hits que conocemos a día de hoy. No obstante, percibo un cambio generacional respecto a la temática de las canciones y eso siempre es positivo. Cuando hablas de bajona, no se me viene a la cabeza el amor/desamor (aunque la bajona sería una consecuencia de que te dejen, por ejemplo), se me viene a la mente canciones que hablan de salud mental, ansiedades, soledad, feminismo, patriarcado, homofobia, aspectos sociales… Creo que eso es lo que hace que hoy se conecte tanto con algo: la cercanía con los temas que nos tocan a todos por igual.

P. Ahora que nos ha dado por mirar la salud mental, ¿por dónde empezaría Sienna a trabajar en este ámbito?

R. Bueno, yo ya empecé a trabajar hace mucho tiempo con eso. Sí que es verdad que Melancolic es la consecuencia de la explosión de todo aquello que venía arrastrando desde hace mucho tiempo y se ve reflejado en todo el tono de este EP. Tal vez, ahora tengo más recursos y herramientas para gestionar todo aquello que me preocupa. Eso es fundamental.

P. Escribir música y tocarla en directo, ¿son buenos recursos?

R. Creo que es una de las cosas que más afectan a mi propia salud mental. Durante mucho tiempo, una exigencia desmedida mermaba bastante mi energía. Ahora, es algo que sigue conmigo pero que intento gestionar mejor y disfrutar todo el proceso. No quería mencionarla, pero sí, creo que la pandemia también ha tenido mucho que ver en todos esos procesos de ansiedad respecto a mi papel como músico y artista.

P. ¿Te ha resultado fácil vencer al pudor en este disco o hay líneas incluso más viscerales que se han quedado fuera?

R. No suelo tener pudor a la hora de escribir porque estaría matando el elemento principal de los temas. No obstante, hay temáticas más radicales y viscerales que sí que se han quedado guardadas para próximos temas.

P. Recomiéndanos una canción o un disco sanadores.

R. La profecía de Guillem Roma y Silvia Pérez Cruz. Es una maravilla.

La pandemia ha tenido mucho que ver en todos esos procesos de ansiedad respecto a mi papel como músico y artista

Etiquetas
stats