El sello árabe de la Sinagoga

FOTO: MADERO CUBERO
Dos obras investigan la historia y el arte del templo hebreo en Córdoba

Dentro de poco más de dos años, en 2015, la Sinagoga de Córdoba cumplirá 700 años. Una cifra redonda que no sería conocida si no existiesen, entre sus restos, una documentación fiel de la fecha en que se levantó: 1315. Dos libros referentes al templo hebreo acaban de ser publicados para dar más luz a la historia y las características artísticas del edificio. La Judería y la Sinagoga de Córdoba de Jesús Peláez del Rosal, catedrático de Griego de la Universidad de Córdoba (UCO) y La sinagoga de Córdoba y las yeserías mudéjares en la Baja Edad Media de María Ángeles Jordano, profesora de Arte de la UCO ambos editados por El Almendro y que ayer ambos presentaron en la propia Sinagoga.

La obra de Jordano analiza el programa decorativo de yeserías mudéjares de la sinagoga, a la altura de la Capilla Real de la Mezquita, con la salvedad de que la sinagoga fue erigida más de medio siglo antes. La Sinagoga se convierte así en un referente de la decoración en yeso. Jordano, ha llegado a la conclusión de que, a pesar de que muchos de los artesanos musulmanes que conocían los secretos de ese arte se marcharon al reino nazarí de Granada tras la caída de Córdoba, intervienen directamente en el artesonado de la Sinagoga. “La frontera era un lugar permeable y los artesanos cruzaban sin problemas en los momentos de paz”. La investigadora ha llegado a esta conclusión por en el repertorio decorativo de la sinagoga ha encontrado inserciones de palabras en árabe camufladas. “En una de las esquinas, muy escondidas aparece un signo con forma casi de tijeras. Estoy convencida de que es un acrónimo de Alá”, afirmó anoche.

Cuando la Sinagoga fue construida, la ciudad se encontraba bajo control cristiano desde 1236, año en que las tropas del rey castellano Fernando III entraron en la antigua capital del Califato hispano. Allí le esperaban tres comunidades que habían coexistido desde el siglo VIII, musulmanes, cristianos y la más minoritaria, los judíos. Bajo la corona de Castilla, los hebreos conocieron etapas de sosiego y persecución. Pero en Córdoba, lograron levantar este templo que hoy es una de las tres sinagogas mejor conservadas de España.

Por su parte, La Judería y la Sinagoga de Córdoba reproduce diversos trabajos publicados por Peláez del Rosal. Así, en esta obra se estudia la posible ubicación de la Judería cordobesa en época musulmana, el mobiliario de las sinagogas medievales tal como aparece en los documentos de la baja Edad Media, se traducen y comentan Las inscripciones de sus muros para, finalmente, repasar a la historia del monumento y de sus sucesivas restauraciones.

Etiquetas
stats