Rafael Aguilar aborda la actualidad de la clausura en España en un libro

.

El periodista cordobés Rafael Ángel Aguilar Sánchez presentó en el Palacio de Viana este jueves su libro Clausura, en el que a modo de gran reportaje cuenta su viaje por una veintena de conventos femeninos de toda España, en los que ha recabado el testimonio de cuarenta religiosas que han contado su experiencia y los motivos por los que la vida las llevó a ser monjas. En este volumen aparecen las historias de Carmelitas Descalzas, Clarisas, Mercedarias o Jerónimas de cenobios de Córdoba, Jerez, Madrid, Barcelona y distintas provincias de Castilla La Mancha y Castilla y León, donde estas mujeres rezan, aman y se sacrifican.

El libro, publicado por la editorial Freshbook, contó este jueves con la presentación de Jesús Cabrera y tiene prólogo de Jesús Sánchez Adalid, quien habla en él de la “gran intrepidez y originalidad de abordar el tema de la vida contemplativa femenina” por parte de Rafael Aguilar, quien lo hace con “delicadeza y veracidad”, según Sánchez Adalid, quien se muestra seguro de que Clausura “será un documento ineludible a la hora de adentrarse en este antiguo y rico misterio de la vida cristiana”.

El origen del libro está en un reportaje que Rafael Aguilar escribió en febrero del año pasado para ABC tras recorrer junto a los fotógrafos Valerio Merino y Álvaro Carmona diversos monasterios femeninos de Córdoba para abordar la realidad de la clausura en la provincia a raíz de la muerte en ella de tres religiosas en un corto espacio de tiempo. La editorial leyó el reportaje y le propuso viajar por toda España para rastrear la huella de la vida contemplativa en nuestro país.

La obra Clausura tiene como subtítulo Feminismo Radical ya que lo que cuenta es “la historia de mujeres que llevan la libertad individual a extremos tan importantes e incomprensibles a veces como encerrarse en un convento de por vida desde que son jóvenes”, explicó el autor a CORDÓPOLIS. Además, añadió Aguilar, “es un guiño a una figura tan importante como Santa Teresa de Jesús, que en un mundo de hombres en el siglo XVI fue muy valiente y hacía algo como fundar conventos y hay estudios y autores que dicen que si hubiese vivido en otra época, habría sido considerada feminista”.

Además de las historias de las monjas con las que ha hablado, el periodista cordobés entrevista a la cineasta también cordobesa Josefina Molina, que le cuenta cómo hizo la serie sobre Santa Teresa de Jesús que en los años 80 protagonizó Concha Velasco en Televisión Española. También ha hablado con las hermanas de una religiosa que murió hace más de un año y que le han contado cómo su hermana en los años 60 decidió hacerse monja, cómo cayó aquella noticia en la familia y cómo dejó a su novio en el altar prácticamente. En otro capítulo del libro, Rafael Aguilar recrea, gracias a los testimonios de las monjas a las que ha entrevistado y basándose en escritos de Santa Teresa, “cómo siente una monja la presencia de Dios en su cuerpo y en su alma”, haciendo un relato literario de esta experiencia.

Según el autor del libro, el lector que se adentre en sus páginas “se va a sorprender”. Y es que él mismo, pese a venir de una familia religiosa y haber estudiado en colegios también religiosos, se ha sorprendido porque “el mundo de la clausura sigue siendo un gran desconocido”, asegura. “La gente de la calle piensa que en los conventos hay viejecitas en un rincón rezando” pero, pese a la clara crisis de vocaciones que existe, hay muchas monjas de 20, 30 y 40 años “que te cuentan que son bioquímicas, informáticas o licenciadas en Literatura y que cuando estaban estudiando se dieron cuentan de que lo que querían en la vida era dedicarse a rezar porque sentían una llamada poderosa de Dios y sentían que debían ser receptivas y agradecer esa llamada”. Tras dejar a sus familias e incluso novios, están convencidas de que no les hace falta nada de lo que ofrece el mundo fuera de los muros del convento, y eso, para Rafael Aguilar es “una lección de humildad y valentía, porque todo el mundo no persigue un sueño como el que ellas tienen”.

Sobre la situación en Córdoba, Aguilar, que ha estado en siete conventos de la provincia, cuenta que “es un reflejo de lo que hay en toda España, han cerrado algunos y otros lo pasan muy mal para atender las tareas diarias de la comunidad y, a la vez, hacer sus oficios” con los que sobreviven. Por ejemplo, “en San Calixto hacen ropa para niños y tienen una tienda en el centro de Córdoba, pero en muchos casos han dejado de hacer oficios porque por las pocas hermanas que tienen no pueden atender a las hermanas mayores que están enfermas, el panorama es preocupante porque es muy difícil que alguien dé el paso para meterse en un convento de clausura”. Por otro lado, la sociedad no entiende estas decisiones. “Es algo incomprensible porque lo que piensa la mayoría de la gente es que son personas que están desperdiciando la vida en un convento y, conforme pase el tiempo, menos se entenderá”, estimó el autor.

Etiquetas
stats