La Feria de Palma homenajea los 40 años de Acuario Teatro

La Feria de Palma homenajea a Acuario Teatro.

Palma Feria de Artes Escénicas de Andalucía ha homenajeado los 40 años de trayectoria de la compañía malagueña de teatro para niños Acuario Teatro. En un acto celebrado en el patio principal del Monasterio de San Francisco, sede palmeña de la Feria, Diego Guzmán, que fundó Acuario en 1978 cuando tenía 25 años, ha recibido el reconocimiento del sector profesional representado en esta Feria, a la que “hacía muchos años que no venía”, y en la que estuvo con sus obras en las primeras ediciones.

El premio fue entregado por Esperanza Caro, delegada de Cultura del Ayuntamiento de Palma del Rio, después de que la compañía representara su último montaje en la Sala La Caseta: El emocionómetro del inspector Drilo, informa la organización en una nota.

El encargado de abrir y presentar el homenaje ha sido Ramón Lopez, director de la Feria, quien destaca la entrega, el compromiso y mérito de un proyecto tan longevo. El siguiente en subir al atril para hablar de Diego, de Acuario Teatro, fue el músico Antonio Meliveo, compañero del homenajeado, a quien considera más “un hermano”. Meliveo resumía el teatro de Acuario Teatro de una forma tan sencilla como esclarecedora: “Cuando uno va por primera vez al teatro puede que no vuelva nunca o que vuela muchísimas veces. A Diego nunca se le ha ido un espectador”.

Otro de sus compañeros de profesión, otro veterano tanto de las Artes Escénicas como de la propia Feria de Palma, Carlos Góngora de Axioma Teatro, se unía al tributo con una breve intervención que señalaba a Guzmán como “un ejemplo de tener las cosas claras, de saber lo que se está haciendo y a dónde se dirige”. Y destacaba de la personalidad del malagueño “su humildad pese a contar con un trabajo soberbio”.

En representación de la provincia y las instituciones de la tierra de la compañía, muy presentes en la carrera de Guzmán, estaba Esther Monleón, de la Diputación de Málaga, que realizó una mirada al pasado para recordar cuando Acuario apareció como la primera compañía de teatro para niños y, durante mucho tiempo, como la única. De la importante labor que el proyecto de Diego Guzmán ha tenido tanto para la cultura de la capital malagueña como para la difusión de su nombre por todas las ciudades del mundo por las que Acuario ha paseado alguna de sus obras. Esther Monleón cerraba su discurso deseando muchos más años de actividad para acuario y sentenciaba antes de terminar: “los niños lo necesitan y la profesión también”.

Así Diego Guzmán recibía la placa que materializa el reconocimiento y recuerdo colectivo que el teatro andaluz guarda y guardará de Acuario. Después de agradecer “tan bonitas palabras”, afirmaba emocionado sentirse “muy afortunado” de que sus compañeros y el mundo del teatro se acordase de él para este homenaje a su carrera.

Etiquetas
stats