El corto sobre la justificación de la violencia machista encarnada por una actriz cordobesa

.

Dura poco más de tres minutos y medio pero contiene en su narrativa décadas de machismo y asunción tácita de la cultura de la violación y la violencia machista. Y lo pone todo, además, en la boca de un actriz cordobesa, Esperanza Guardado. La película se llama Mar y María y su visionado cobra estos días una importancia especial.

Se trata de un cortometraje impulsado por la ONG Apoyo Positivo, dirigido por la realizadora Afi Oco y protagonizado por Mar Balaguer -una víctima de una violación- y Esperanza Guardado -amiga de la primera y persona a la que se lo cuenta-. La actriz cordobesa, que acaba de hacer un pequeño papel en Dolor y Gloria, de Almodóvar, y estará este mismo año en la serie La Peste, de Movistar + y en la nueva película de los creadores de Handia, se hace cargo de uno de los papeles más desagradables de su corta carrera.

"Al principio el personaje no era así. Era todo lo contrario, pero vimos que, si lo representábamos así, quedaba demasiado light", explica por teléfono a CORDÓPOLIS la actriz, que detalla que el trabajo reflejado en el corto es producto de distintas improvisaciones guiadas por Afi Oco y Alberto Velasco. "Fueron ellos los que decidieron convertir al personaje en una mujer machista que no era consciente de ello", recuerda.

Guardado utilizó para ello las justificaciones sobre el machismo y la agresión sexual que lleva escuchando toda su vida y que han campado a sus anchas durante estos días, en los que el Tribunal Supremo ha elevado las penas para los miembros de La Manada y ha sentenciado que lo que hicieron fue una violación. Comentarios como los del líder de Vox en Andalucía, añade Guardado.

Sobre las polémicas declaraciones del jurista, Guardado las justifica en que son propias de gente que vive la sexualidad "de una manera tan heteropatriarcal que no son conscientes de la realidad". "Si una mujer está en mitad del asunto y dice que no, se acaba la cuestión. Punto. Cada uno pone los límites. Serrano e incluso los miembros de La Manada no debe ser conscientes ni de qué es el orgasmo femenino. Y quiero pensar que es por falta de conocimiento, por falta de empatía y de inteligencia", recalca la actriz, que confía en que la educación acabe con este tipo de mentalidades.

Sobre cómo ese mensaje acaba calando en las propias mujeres, como la que ella interpreta, la actriz reflexiona con una metáfora. "Son el pájaro que está en una jaula y se piensa que está protegido cuando lo que está es encerrado. Hay muchas mujeres que no son conscientes de su propia libertad", opina Guardado que cree que, más que defender a los culpables, la verdadera tragedia de casos como el de La Manada es la culpabilización de la víctima.

Para luchar contra ello y revisar los códigos, nada mejor que gastar tres minutos y medio en ver Mar y María, y evitar ser como la joven a la que interpreta la actriz cordobesa. La película se distribuirá por festivales de cine para posteriormente convertirse en una herramienta educativa utilizada para combatir la violencia machista.

Etiquetas
Publicado el
24 de junio de 2019 - 04:30 h
stats