Claudio Marcelo vuelve a ver el Templo Romano

Un actor dramatiza un monólogo en la reapertura del Templo Romano. | MADERO CUBERO
La apertura del monumento latino, libre de vallas y abierto a la calle María Cristina ofrece una nueva visión de la Córdoba del siglo I

¿Se acuerdan de aquel portón metálico en frente de la bodegas Los Gallos? Enorme, verde y macizo, protegiendo un solar que servía de salida de emergencias del Ayuntamiento. Pues bien, ya no existe. Ahora se ha sustituido por un cierre de diseño que deja ver de nuevo al Consistorio y, lo que es más importante, al Templo Romano, desde una perspectiva que muy pocos recordaban. De hecho, esa nueva estructura sirve de acceso al Templo, iniciando un recorrido por el interior que aspira a ser no solo un ejemplo didáctico del pasado romano de la ciudad, sino un foco de atracción al turismo. Y ha sido junto a este nuevo callejón, donde esta tarde se ha oficiado una inauguración con espectáculo teatral incluido y del que se han tenido unas vistas privilegiadas desde la calle Claudio Marcelo, que recuerda al fundador de Córdoba. El bueno de Claudio, en realidad, nunca conoció ese templo, que data del siglo I, unos 200 años después de que nuestro general decidiese fundar aquí una ciudad.

Antonio Murillo explicó ayer que una de las razones de emprender esta obra de remodelación, además de la puramente patrimonial y cultural, era tratar de ofrecer al visitante una visión cercana del pasado romano de la ciudad, que suele verse ocultado por el enorme legado musulmán y omeya. La empresa se antoja ambiciosa pues implica crear un polo de atracción que capte los flujos de turistas del entorno de la Mezquita y el Guadalquivir, hacia el noreste. Este imán tiene tres vértices básicos: el Templo Romano, la Corredera y los Jardines de Orive, donde se encontraba el antiguo e inmenso Circo romano.

La empresa Ros Zapata se hizo cargo de esta primera fase de las obras del Templo Romano de la calle Claudio Marcelo, después de que la anterior, Pavimcosa, entrara en concurso de acreedores y los trabajos quedasen interrumpidos. Esta reforma se trata de una primera fase que sucede a las dos anteriores que también ejecutó el Ayuntamiento y financió a cargo del plan Proteja, de la Junta de Andalucía. Entonces, se limpió todo el entorno. Ahora, se ha retirado la valla de acero instalada hace varias décadas y se ha puesto un nuevo cerramiento (de metacrilato) que permitirá ver el yacimiento desde la calle. Además, Endesa ha instalado una nueva y espectacular iluminación del templo.

El objetivo es “hacer visitable parte del conjunto”, según la memoria del proyecto, que “propone un recorrido perimetral que parte del extremo suroeste de la parcela y llega hasta el cerramiento situado junto a la calle María Cristina”. Además, la intervención ha remodelado de la salida de emergencia del Ayuntamiento, la retirada del cerramiento de pletina que actualmente invade la calle Claudio Marcelo y el relleno de las superficies sin tratar con picadura de granito.

El objetivo final es construir un centro de interpretación de este yacimiento romano en la planta baja del Ayuntamiento, junto a las actuales dependencias de atención al público que están al lado de los restos de la muralla romana.

Etiquetas
stats