Una treintena de empresas “altamente comprometidas” que hacen la vida más fácil a las familias de los enfermos

Presentación del proyecto Havita en Fepamic | ÁLEX GALLEGOS

"Lo que empezó siendo una voluntad es una realidad muy necesaria", decía Sara Rodríguez, presidenta de Fepamic. Este miércoles, el salón de actos de Fepamic ha acogido la presentación en sociedad del proyecto Havita, una iniciativa de la Fundación Fepamic que persigue hacer la vida más fácil a las personas que tienen la desgracia de tener a un familiar enfermo e ingresado en el hospital Reina Sofía de Córdoba. En su primer año de funcionamiento, Havita ha logrado dar un techo a más de 50 familias durante más de 3.000 noches. 3.000 noches que esas familias no han tenido que dormir en el coche de un aparcamiento. O hipotecarse para pagar el dinero que no tienen solo para tener un lugar en el que descansar o simplemente llorar, como siempre recuerda el gerente de la Fundación Fepamic, Alfonso Ariza.

Pero este miércoles, ha sido el día también del agradecimiento a las empresas "altamente comprometidas" que conforman la red REAS. Son esas empresas las que han logrado que esas familias tengan una vida mejor, que no hayan dormido en el coche durante mientras esperaban a que su familiar recibiera tratamiento, un trasplante o simplemente se recuperara de una enfermedad grave. Y son ya una treintena. Pero hacen falta más.

Alfonso Ariza ha hecho este miércoles balance del primer año del proyecto Havita pero también ha mirado al futuro. Ariza detalló que el objetivo tiene que pasar por duplicar la "capacidad" de Havita para acoger a estos familiares. Y parra ello, pretenden alquilar un local, rehabilitarlo y ponerlo a disposición de estas familias. Que cada noche el proyecto pueda acoger a unas 14 familias, darle un techo y un lugar en el que llorar. O abrazarse. O estar en soledad y tener intimidad. "Vamos a conseguirlo", aseguró.

"Tenemos ciudad sanitaria de referencia y esto también es una referencia", aseguraba Sara Rodríguez. "Necesitamos más", reclamaba Alfonso Ariza. "Tenemos un plan", detalló, al tiempo que mostraba un plano con el local que quieren alquilar, habilitar y "poder dar a los usuarios un servicio de calidad, acorde al siglo XXI y a la ciudad en la que estamos".

https://youtu.be/VQ4EyLWDUkA

"A una chiquita de Málaga la hemos tenido nueve meses esperando un corazón. Y a otro chiquito de Melilla, ocho meses", explicaba el doctor del servicio de Pediatría, Críticos y Urgencias del hospital Reina Sofía, Manuel Frías, para comentar la importancia de un proyecto como este para las familias que acuden a un centro sanitario de referencia para el sur de la Península.

"La vida siempre me ha tratado.. mal. Y gracias a estas personas hemos podido superar esta situación. Sin ellos no sé cómo habríamos acabado", decía Moisés, el padre de una pequeña granadina que estuvo meses en Córdoba. Su hija tenía una cardiopatía y la familia necesitó de Havita para poder vivir de una manera decente en Córdoba. Fue el momento más emocionante de la tarde.

El proyecto Havita, hogares temporales, pero hogares tiene ya testimonios de padres muy agradecidos sigue en la medida de sus posibilidades atendiendo familiares, que no seleccionan ellos, sino los técnicos de servicios sociales del hospital Reina Sofía de Córdoba. Y también trabajan con enfermos del hospital La Arruzafa, en el programa solidario de este centro sanitario que opera en la ciudad a ciudadanos del tercer mundo a los que le dan una nueva oportunidad. Pero mientras tanto, necesitan sentirse como en casa.

https://cordopolis.es/2019/09/22/en-busca-de-un-hogar-temporal-para-los-familiares-de-los-enfermos-del-hospital-de-fuera-de-la-ciudad/

Etiquetas
stats