Los trabajadores afectados por la obra de Poniente anuncian que recrudecerán las movilizaciones

.

“La Caixa tiene que salir ya al paso”. El secretario provincial de UGT en Córdoba, Vicente Palomares, subía este viernes unos cuantos grados el nivel de protesta e indignación de los trabajadores y empresarios afectados por el concurso de acreedores de una empresa que ha derivado en un impago millonario a varias constructuras de Córdoba. 500 familias dependen de un acuerdo. 4,2 millones de euros que se le deben a 52 pequeñas y medianas empresas de construcción en Córdoba por la entrada en concurso de acreedores de la promotora de una obra de 166 viviendas en la zona de Poniente.

Byco ha pedido el concurso en un Juzgado de lo Mercantil de Bibao. En plena cuarentena, el juzgado ha admitido el concurso y ha frenado la posibilidad de un cobro inmediato para estos trabajadores, que ahora se tienen que poner en la cola de la multitud de deudores que tiene este grupo.

El proyecto cuenta con un presupuesto de más de 17 millones de euros para la construcción de 166 viviendas. Las obras están prácticamente acabadas y estaban pendientes de entrega a finales del mes de febrero.

Este viernes, los empresarios y los trabajadores se han concentrado ante la sede de Caixabank en la avenida de Gran Capitán. Allí, han insistido en que La Caixa se tiene que sentar a negociar para desbloquear la situación. Según han asegurado, La Caixa no niega la reunión, pero tampoco la concreta.

En caso de no lograr la mediación, los trabajadores y empresarios han insistido en que recrudecerán las movilizaciones y que no descartan, incluso, concentrarse ante la obra e impedir que se concluya hasta que no se resuelva su situación. “Si tenemos que intentar paralizar la obra la vamos a paralizar”, concluyó Palomares.

Etiquetas
stats