Tivoli cierra la atracción accidentada mientras dan de alta a los heridos

Atracción en la que se ha producido el accidente.
El Ayuntamiento de Benalmádena y la dirección del parque de atracciones revisan los certificados de las instalaciones

El parque Tivoli World, propiedad del empresario cordobés Rafael Gómez, ha clausurado la atracción accidentada este martes, llamada Caída Libre, en la que resultaron heridas leves un total de 12 personas. Según ha informado el Ayuntamiento de Benalmádena (Málaga), la atracción ha sido clausurada mientras se revisa su seguridad. El resto del parque de atracciones ha reabierto con normalidad, según el Consistorio.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Benalmádena y la dirección del Tivoli World se han reunido para revisar las certificaciones de la zona. No obstante, desde el Consistorio se precisa que las competencias sobre la licencia de este tipo de espacios corresponde a la Junta de Andalucía. Al parecer, la causa del incidente, que se investiga, podría ser por un fallo en el freno en la atracción, lo que dejó a media altura la plataforma donde se ubican los usuarios. No obstante, los técnicos de la misma bajaron poco a poco la plataforma y no fue necesario el rescate de las personas que en esos momentos participaban en la atracción.

Al parecer, la causa del incidente, que investiga la Policía Nacional, podría ser por un fallo en el freno en la atracción, lo que dejó a media altura la plataforma donde se ubican los usuarios. No obstante, los técnicos de la misma bajaron poco a poco la plataforma y no fue necesario el rescate de las personas que en esos momentos participaban en la atracción.

Según informó el 112, minutos más tarde de las 19:00 del miércoles, se recibió una llamada alertando de una incidencia en una de las atracciones del parque, por lo que se dio aviso de inmediato a los servicios sanitarios, a la Policía Local y Nacional y a los bomberos. Los operativos de emergencia han confirmado que los heridos son de carácter leve y cuatro han sido trasladados a centros sanitarios de la localidad malagueña. Todos han sido ya dados de alta.

El Tivoli fue una de las grandes adquisiciones de Rafael Gómez antes de su detención con motivo de la operación Malaya. En 2006 se dio por hecho su venta a un empresario madrileño en una operación que nunca fructificó. Posteriormente, el dueño de Arenal 2000 y exconcejal en el Ayuntamiento cordobés se lo vendió al grupo Tremón, que nunca llegó a pagar. Por eso, a día de hoy el Tivoli sigue estando gestionado por la Compañía Internacional de Parques y Atracciones SA, que mantiene a Gómez como administrador solidario.

En enero de este año, el Gobierno impuso una sanción de 871.840 euros a esta empresacomo consecuencia del impago de cotizaciones a la Seguridad Social de sus trabajadores. Esta multa fue acordada por el Consejo de Ministros del pasado 22 de enero como consecuencia del acta de infracción en materia de Seguridad Social, extendida por la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Málaga.

Etiquetas
stats