'Subidón' de azúcar en forma de 12 gominolas para recibir el 2018 más infantil

Celebración de las 12 campanadas infantiles en la Plaza de las Tendillas | TONI BLANCO

Ya es tradición. Los niños cordobeses tienen quedada en la Plaza de las Tendillas el último mediodía del año. Allí emulan a sus padres en el ritual de las 12 uvas de medianoche. Pero en la versión infantil, se sustituyen las frutas por gominolas, garantizando un subidonaco de azúcar industrial de lo más agradable.

No muy lejos de allí, la Cruz Roja. Es natural. En el momento de los 12 acordes de guitarra flamenca -que a modo de carrillón suena en el reloj de la principal plaza cordobesa- los voluntarios de esta organización se asomaban para ver qué tal devoraban los niños sus caramelos. Con las ansiedades del momento nadie descartaba un atragantamiento. O dos. Al final, no pasó nada. Mejor.

Tras las 12 campanadas de gominola, la glucosa aceleró las pulsaciones y las necesidades de estímulos de los más pequeños. Previsora ante el más que posible motín que podía avecinarse, la organización dispuso de varias atracciones donde poder desfogar adrenalina. Colchonetas, talleres. Más globos (pero de plástico, de esos de inflar). Todo era poco para unos niños a los que los caramelos han impulsados 12 horas en el futuro y que ya viven en 2018.

Esta noche será el turno de los padres. La fiesta en el mismo escenario se espera de las gordas. La televisión autonómica andaluza, Canal Sur, transmitirá el cambio de año desde Las Tendillas, por lo que habrá bastante asistencia de público. Las gominolas se sustituirán por uvas y los refrescos azucarados por champán. Eso sí, los adultos tendrán que buscarse otras atracciones para descargar adrenalina. Seguro que las encuentran.

Etiquetas
stats