¿Cómo ha soportado Córdoba la crisis económica?

Un joven trabaja en una calle de Córdoba | MADERO CUBERO
Un estudio del CSIC indica que la capital ha resistido mejor la crisis que la provincia, si bien la vulnerabilidad frente a la debacle de la construcción fue media o baja en los grande pueblos

La debacle dura ya siete años. Una larguísima recesión en dos etapas han dejado un paisaje de millones de parados en España. Córdoba no ha escapado de la catástrofe. han desaparecido entidades financieras, se han hundido constructoras y empresas inmobiliarias señeras en la provincia y en Andalucía y las tasas de desempleo han ascendido como ya no se recordaba. Pero en comparación con otras provincias y en relación a cómo se encontraba Córdoba antes de la Gran Recesión, su comportamiento no ha sido malo. En realidad, ha sido bastante neutro, según indica el CSIC que ha elaborado un Atlas de la crisis a través de 15 indicadores para los municipios urbanos que superaban los 20.000 habitantes al inicio de la misma.

Los valores positivos significan mayor impacto que el promedio español (valores más elevados cuanto mayor sea la diferencia) y los negativos un impacto inferior a esa media, lo que no significa que no hayan empeorado también su situación. En el caso de la provincia de Córdoba el conjunto de la misma es 0. Si bien Córdoba tiene una vulnerabilidad baja en términos inmobiliarios y económicos (‐0,20 y -0,60 respectivamente), la vulnerabilidad social ha aumentado y se sitúa en unos altos 0,60.

De los ocho municipios cordobeses con más de 20.000 habitantes todos se han comportado con índices de vulnerabilidad entre medios y bajos, con la salvedad de la capital que con su índice de -1,25 ha gozado de una mayor resistencia que el resto de localidades y tiene un índice muy bajo de vulnerabilidad. Al otro lado de la tabla -y aun así con un índice medio- se encuentra Lucena con un 0,38 de tasa. En la tabla media se encuentran Priego (.014), Puente Genil (.025) y Baena (-029). Y con un baja tasa de vulnerabilidad aparecen Palma del Río (-0,43), Montilla (-057) y Cabra (-0,86).

El geógrafo Ricardo Méndez, del CSIC, destaca que los municipios más afectados, como eld e Lucena, eran los más especializados en sentires ligados con los que sufrieron especialmente la crisis: la construcción y lo inmobiliario. “Lucena tiene una línea de producción muy vinculada con la madera y el mueble que se vio resentida”, comenta. “Las áreas más diversificadas económicamente, como puede ser la capital, han resistido mejor los embates”, señala. No obstante, el índice global neutro a pesar de que los grandes municipios se han comportado bien con resistencias altas a la crisis, le indica a este científico que en los municipios pequeños que no aparecen en las tablas los estragos han debido de ser considerables, hasta empujar el índice del negativo esperado al cero.

Etiquetas
stats