Las personas que menos tiempo pasaron con televisión y redes sociales en confinamiento fueron más felices

Una persona frente a su ordenador durante el confinamiento.

Científicos del grupo de investigación de la Universidad Loyola 'PositiCom: Comunicación Positiva y Cultura Digital', junto con investigadores de la Universidad de Huelva, han publicado un trabajo que demuestra que aquellas personas que durante el confinamiento realizaban un gran consumo de entretenimiento televisivo y redes sociales han sido menos felices que los que lo hacían de forma más moderada y pasaban más tiempo utilizando otros medios o realizando otras actividades.

Según ha indicado la institución universitaria en una nota, la investigación ha sido publicada en la revista 'Frontiers in Psychology', indexada en el 'Journal Citation Reports (JCR)', bajo el título 'Exploratory Study of the Relationship Between Happiness and the Rise of Media Consumption During COVID-19 Confinement'.

Dicho trabajo ha realizado un estudio exploratorio basado en el notable aumento del consumo de diversos medios de comunicación que se produjo como consecuencia del confinamiento derivado de la pandemia en España. La investigación ha examinado la relación de este aumento con la felicidad subjetiva y el bienestar psicológico de las personas.

Para ello, los investigadores del estudio realizaron una encuesta a una muestra de población adulta en España. El cuestionario realizado a personas en edades comprendidas entre los 18 y 75 años evaluaba el consumo de diferentes medios de comunicación antes y después de la etapa más dura del confinamiento decretado por el estado de alarma en marzo de 2020 en España y que se prolongó hasta el mes de mayo del mismo año.

Además de la evaluación de los resultados de la encuesta, se aplicó a los resultados el Índice de Felicidad de Pemberton (PHI - Pemberton Happiness Index). Este índice es una herramienta capaz de evaluar a través de una serie de variables, el bienestar y la felicidad de un individuo, de manera que se puede obtener una medida de bienestar y felicidad de la persona de una manera acertada.

Tal y como ha recalcado el director del Departamento de Comunicación de la Universidad Loyola y autor principal del estudio, José Antonio Muñiz, "partimos de varias hipótesis en base al aumento del consumo de medios televisivos durante el confinamiento, y quisimos estudiar si efectivamente hubo un aumento significativo, y, por otro lado, la relación entre el consumo de medios y la felicidad".

La principal tragedia del Covid-19 ha sido la muerte y la enfermedad de millones de personas en todo el mundo. Pero la pandemia también ha provocado una situación sin precedentes para la mayor parte de la población mundial: el confinamiento en el hogar durante muchas semanas.

Así, individuos y familias de todo el mundo se vieron repentinamente obligados a replantearse una rutina diaria que debía llevarse a cabo íntegramente dentro de sus hogares. Fue necesario reconfigurar los hábitos diarios que caracterizaban la vida normal anterior. Durante el periodo de cuarentena, algunos comportamientos cotidianos desaparecieron, mientras que otros nuevos surgieron, y en la mayoría de los casos su duración cambió.

El consumo de medios de comunicación fue uno de los hábitos con mayor incremento durante el confinamiento según la Asociación Española para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), que midió el consumo de medios durante el confinamiento a través de varias oleadas de seguimiento semanal.

Según concluye el estudio, los científicos proponen un "consumo más moderado de los medios de comunicación, buscando la rigurosidad y la felicidad a largo plazo (eudamónica) más que la búsqueda de placer instantáneo (hedonista)". En futuros estudios, los investigadores explorarán más la relación entre el consumo de medios de comunicación y la felicidad más allá de la situación excepcional de la que ha partido el estudio.

La actividad científica habitual de los investigadores de la Universidad Loyola autores de este estudio apuesta por un consumo responsable de los medios de comunicación y por actitudes activas frente a la desinformación. Para ello, además de realizar publicaciones en esta línea, los científicos están actualmente vinculados a dos proyectos de investigación financiados por el programa Erasmus+ de la Comisión Europea para dotar de mayor responsabilidad frente a la desinformación: 'Spotted' y 'Fakespotting'.

Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2021 - 11:25 h