Una pediatra destaca que la obesidad en niños provoca que se desarrollen de forma precoz enfermedades de adulto

Ruth Capitán, pediatra del Hospital Quirónsalud Córdoba.

La obesidad y el sobrepeso en los niños repercute directamente en su salud y predispone al desarrollo de enfermedades consideradas del adulto y que cada vez aparecen de forma más precoz en niños, como la hipertensión, dislipemias (alteraciones de los niveles de proteínas y lípidos en sangre), complicaciones cardiovasculares, problemas osteoarticulares y diabetes, según ha alertado la pediatra del Hospital Quirónsalud Córdoba Ruth Capitán.

Según ha indicado la institución hospitalaria en una nota, Capitán ha explicado que, antes de la pandemia de Covid-19, la obesidad y el sobrepeso ya eran un problema que afectaba a muchos niños y, aunque todavía no hay datos del impacto de la pandemia, se estima que el peso de cada paciente se ha podido incrementar entre dos y cuatro kilos de media en los niños que partían de una situación de sobrepeso.

La prolongada estancia en los hogares durante el período de confinamiento, con la limitación de la movilidad y el no poder realizar ejercicio físico, ha aumentado más el sedentarismo. Además, "la facilidad de acceso a la comida de manera continuada, a veces para romper el aburrimiento o disminuir la ansiedad que la situación nos generaba, ha aumentado el consumo de alimentos azucarados e hipercalóricos", ha apuntado la pediatra.

En este sentido, ha resaltado que es preciso "comprometernos a mejorar el estado nutricional de los niños, ayudando y apoyando a los pequeños y a sus familias a revertir esta situación". Así, el principal objetivo debe ser promover la alimentación de calidad y hábitos de vida saludables, planificando la dieta de manera que sea nutritiva, divertida y saludable y combinarla con actividad física y ocio activo "evitando tantas horas delante de dispositivos electrónicos", ha afirmado.

El mantenimiento de un peso normal garantiza un crecimiento adecuado físico, psíquico y social del menor y esto se consigue, ha señalado la doctora Capitán, de una manera multidisciplinar (pediatras, nutricionistas, psicólogos, familias y profesorado). La pediatra ha afirmado que los cambios positivos en el estilo de vida del paciente repercuten tanto en su salud como en su calidad de vida física y emocional.

Etiquetas
Publicado el
16 de abril de 2021 - 04:45 h