El Hospital Reina Sofía incorpora un equipo de planificación virtual y navegación intraoperatoria

Navegación quirúrgica

El Hospital Reina Sofía de Córdoba incorpora un equipo de navegación quirúrgica óptico y electromagnético dirigido a las intervenciones neuroquirúrgicas, de cirugía maxilofacial y de columna. Su adquisición y la actualización de los programas de los sistemas ya existentes en el centro aportan grandes ventajas para los pacientes cuyo tratamiento pasa por una intervención quirúrgica en alguna de estas tres especialidades.

Además, permite sumar nuevos perfiles de pacientes gracias a las características del nuevo equipo y a la población infantil, que hasta ahora no podía beneficiarse de los sistemas de navegación quirúrgica. La previsión es utilizar esta técnica en unos 800 pacientes al año, según detalla el centro en una nota.

Gracias al nuevo equipo, que cuenta con un presupuesto superior a 600.000 euros, los profesionales del hospital pueden utilizar de forma simultánea tres quirófanos con navegación quirúrgica que aporta mayor precisión diagnóstica, mejoras en la resección y resultados de la reconstrucción, mayor monitorización durante la intervención y, también, mayor seguridad del tratamiento quirúrgico.

Asimismo, se disminuye el riesgo de lesiones y complicaciones, gracias a la mejora en la planificación y en la precisión, lo que también repercute en el tiempo de las cirugías, que se acorta. Y este sistema ofrece la posibilidad de compartir datos con otras especialidades implicadas en el tratamiento de los pacientes, algo sumamente importante de cara a la evaluación de los tratamientos y seguimiento.

El equipo se conforma por una estación de planificación virtual y una plataforma de navegación, que es un dispositivo portátil con doble pantalla (que se utiliza dentro del quirófano).

Dicha plataforma puede conectarse tanto una cámara óptica como un generador de campos magnéticos cuyo objetivo fundamental es fusionar virtualmente las imágenes preoperatorias con la anatomía real del paciente, aportando así mayor precisión en las áreas anatómicas más profundas, lo que ayuda al profesional a saber en tiempo real y con gran precisión, la ubicación de todos los instrumentos quirúrgicos.

Por otro lado, las pantallas de gran formato dentro de los quirófanos se utilizan para la visualización de imágenes y reconstrucciones tridimensionales que permiten analizar la anatomía particular de cada paciente con más exactitud, ver el plan de tratamiento reconstructivo, incorporar de forma virtual las prótesis que van a colocarse en el paciente o guías de corte que se van a utilizar durante la cirugía.

Previo al uso de la plataforma de navegación, el especialista ha trabajado en la estación de planificación virtual, donde ha diseñado el plan quirúrgico que va a ejecutar en quirófano. El nuevo equipo permite realizar este diseño de forma más completa, dado que incorpora un atlas de estructuras anatómicas que se puede fusionar con los estudios de imagen del paciente de forma flexible.

Así, permite dibujar un objeto basado en una estructura de la imagen del paciente y moverlo o invertirlo para usarlo como referencia en otra localización. También se pueden importar objetos externos tridimensionales como prótesis, implantes o distractores.

Todos estos instrumentos de planificación avanzada permiten evaluar al máximo nivel el posible resultado de una intervención en numerosos procedimientos, hacen posible la creación de implantes individualizados que disminuyen el número de procedimientos necesarios para la reconstrucción, diseñar la ubicación de los objetos (prótesis, tornillos, etc.) evitando las lesiones de estructuras anatómicas importantes.

Igualmente, es especialmente útil para minimizar las trayectorias (especialmente en lesiones profundas) y delimitar el camino a seguir en la intervención (teniendo en cuenta áreas especialmente sensibles como las vías responsables de funciones cerebrales críticas como el movimiento, visión o el lenguaje, que muchas veces están muy cerca del tumor o de la lesión).

La planificación también juega un papel clave en la reconstrucción, permitiendo a los profesionales predeterminar el abordaje de la reconstrucción de los huesos maxilares, por ejemplo, con autotrasplante de peroné.

Contexto

El hospital es pionero en planificación y navegación quirúrgica avanzada y ha desarrollado técnicas nuevas que permiten mejorar el resultado quirúrgico de los pacientes y disminuir la estancia postoperatoria de algunos pacientes. Concretamente, los especialistas del hospital llevan una década trabajando con navegación virtual, especialmente en las áreas de Neurocirugía y Maxilofacial, sumando más de 2.500 cirugías con planificación virtual en Córdoba.

Esta herramienta se ha convertido en imprescindible y de uso diario en Neurocirugía para la realización de craneotomías, planificación y localización intraoperatoria en general y ha permitido que nuestro centro se incorpore en un ensayo clínico internacional para el tratamiento del glioblastoma multiforme con radioterapia intraoperatoria (ensayo Intrago II).

Según explica el director de la Unidad de Neurocirugía, Juan Solivera, "será posible incrementar drásticamente el número de pacientes que se beneficiarán de la navegación intraoperatoria gracias a que podrá usarse hasta en tres quirófanos de forma simultánea, dos con navegación óptica y uno electromagnética u óptica".

El sistema electromagnético sumará nuevos perfiles de pacientes adultos y pediátricos, dado que "evita la necesidad de tener que fijar una estrella de referencia óptica al cráneo de los niños más pequeños, algo imposible por ser éste más blando y fino". Pero además de la población pediátrica, "el sistema permitirá sumar nuevos perfiles de pacientes más sensibles, como pacientes con cavidades ventriculares de pequeño tamaño o aquellos sometidos a cirugía endoscópica por vía nasal".

Por su parte, la Unidad de Cirugía Maxilofacial ha sido pionera en el país en la introducción de esta tecnología en su especialidad, con más de 300 cirugías planificadas y navegadas hasta la fecha. La doctora Alicia Dean, directora de este servicio, explica que la cirugía asistida por ordenador ayuda y facilita la cirugía en cualquiera de sus fases o momentos.

Concretamente, "se puede utilizar el ordenador en tres momentos fundamentales de la cirugía: preoperatorio (realizando la planificación y cirugía virtual en el ordenador); intraoperatorio (mediante la navegación quirúrgica) e intra o postoperatorio (para comprobar la precisión de los resultados)".

La docencia

También, aporta un gran valor para la docencia, dado que "la resolución de un caso desde el principio, el diagnóstico, establecer el plan de tratamiento, realizar la cirugía virtual, adelantarse al desarrollo de posibles complicaciones, aplicar el plan determinado durante la cirugía, realizar la orientación anatómica, comprobar la precisión del resultado quirúrgico apoyado en imagen 2D y 3D, permite ofrecer un programa docente excelente".

Esta técnica se aplica cada vez a más patologías. Además, el servicio de Cirugía Maxilofacial ha desarrollado una patente en colaboración con el Imibic que permite fijar el trípode de la estrella de navegación en el cráneo de los niños, permitiendo la navegación quirúrgica en los niños.

La Unidad de Raquis del servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología cuenta con un sistema de planificación y navegación desde hace cinco años para pacientes previamente intervenidos, donde la modificación de la anatomía, la presencia de bloques de artrodesis o implantes impedía el reconocimiento de puntos de abordaje de la columna vertebral. Este sistema les permitía mejorar los niveles de precisión y seguridad en la instrumentación vertebral, así como la verificación de los sistemas implantados.

Según destaca el especialista en Traumatología Simón Fuentes, "nuestra unidad podrá comenzar a utilizar la navegación en la cirugía de la deformidad infantil".

Etiquetas
Publicado el
5 de agosto de 2021 - 10:57 h