Etiquetas

Una de las secuelas más llamativas entre muchas de las personas que han sufrido la Covid19 es la pérdida del olfato y el gusto. Tanto en pacientes que han pasado la enfermedad de forma leve como en quienes la han sufrido con consecuencias más graves, la pérdida de estos sentidos es un denominador común que, además, perdura en el tiempo. La experiencia hasta ahora señala que, en ocasiones, el paciente recupera el olfato y el gusto de manera espontánea en unos dos meses, pero tanto para quienes así lo hacen como para quienes no logran oler tras ese tiempo, los otorrinos trabajan con la denominada "fisioterapia olfativa" como parte del tratamiento para estas personas.

Se trata de ejercitar el olfato, de entrenar este sentido, para recuperar su funcionalidad. Los especialistas en otorrinolaringología trabajan así sobre la memoria olfatoria y la capacidad del nervio olfativo para reactivarse con este entrenamiento. Y, en Córdoba, se está llevando a cabo actualmente un ensayo con 40 pacientes del Hospital San Juan de Dios con quienes se está trabajando en esta fiisoterapia olfativa con un producto desarrollado también en la provincia cordobesa: Olphatea es un kit de entrenamiento para la recuperación del olfato y el gusto, que el laboratorio Nonius Lab especializado en aromaterapia distribuye desde La Carlota (Córdoba).

"Lo que hacemos es trabajar sobre el área olfatoria del cerebro", indica a Cordópolis el otorrino y director médico del Hospital San Juan de Dios, Enrique Cantillo, que explica cómo "la memoria olfativa es muy importante" y los seres humanos somos capaces de recordar olores y transportarnos a vivencias anteriores solo con el recuerdo de esas fragancias. Y, al revés, revivir momentos pasados y llevarnos con ello a recordar olores. "Tratamos de aprovechar esa memoria y la plasticidad del nervio olfatorio para reactivarse".

Estimular el sistema olfativo

El producto con el que se trabaja en este ensayo con pacientes de Covid es un kit con cinco olores básicos -geranio, naranja, eucalipto, clavo y canela-, esencias naturales, sin nada de química, vinculados respectivamente a un olor floral, cítrico, mentolado, picante y dulce. Olores "distintos entre sí" para trabajar cada una de los tipos de fragancia, explica el propietario de la marca que distrubuye el producto, José María Alberti. "La anosmia -la pérdida del sentido del olfato- afecta a cerca del 10% de la población", recuerda el responsable de la firma que ya comercializa el producto en farmacias cordobesas y va a iniciar ahora la distribución a nivel nacional.

En el ensayo con pacientes, cada uno de ellos recibe por parte del especialista unas instrucciones para acometer el entrenamiento, un esquema repetitivo para oler los aromas, varias veces al día, como ejercicios de esa fisioterapia olfativa, a lo largo de varias semanas. Con ello, se persigue "estimular el sistema olfativo", de manera que se acorte el tiempo de rehabilitación del nervio olfativo, hasta ser capaces de identificar y discriminar olores.

Este ensayo trata de dar cobertura asistencial con los pacientes del hospital, como parte de su tratamiento, para refrendar la capacidad de productos como Olphatea y otros similares para conseguir recuperar este sentido en pacientes Covid. Los resultados que se consigan en el avance de la recuperación del olfato en un mes, tres meses y seis meses, ayudarán a abrir definitivamente la vía de este tipo de entrenamiento para volver a oler tras pasar el coronavirus.

Técnica usada también en pacientes no Covid

La técnica del ejercicio del olfato no es nueva, pero sí que vive ahora un repunte dado el número de personas que han perdido este sentido con la Covid. "Los estudios dicen que le ocurre hasta a un 80% de los pacientes que han sufrido coronavirus", explica Beatriz Montes, farmacéutica del Centro de Información del Medicamento y miembro del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba. Y, ante esa pérdida, señala la necesidad de acudir siempre al otorrino como el especialista que acometerá el tratamiento que se puede seguir.

Pero la pérdida del olfato no se produce solo con la Covid. Esos tratamientos se venían estableciendo hasta ahora para pacientes que sufrían esa falta de capacidad de oler como secuela de otro tipo de enfermedades, desde rinitis alérgicas, procesos neurodegenerativos e infecciones respiratorias, cuentan los especialistas.

"El entrenamiento del olfato es una técnica que se utiliza desde hace más de diez años", indica Montes, que reitera en que se trabaja en "recuperar la memoria olfativa" en estos pacientes. Y se realiza a través de "la exposición repetitiva a aromas concentrados, en recipientes individuales con esencias básicas", en una terapia de varias fases.

En el proceso de ejercicio del olfato, de esta terapia olfativa, se tiene en cuenta el grado de pérdida de este sentido, la percepción que se va teniendo en las distintas etapas del entrenamiento y los avances que se puedan dar a la hora de reconocer, de recordar, esos olores perdidos, en un tratamiento que ahora centra el esfuerzo de los especialistas para conseguir devolver los sentidos arrebatados por la Covid19.

Etiquetas
Publicado el
2 de mayo de 2021 - 05:45 h
stats