CABLEADO

Cubiertas vegetales para embellecer la maraña de cables que afean la zona patrimonial de Córdoba

Iniaciativa de Paco Puentes para cubrir el cableado

Mientras el Gobierno aprueba definitivamente la ley de telecomunicaciones que habrá de poner fin a la proliferación de cables que corre por los edificios de las ciudades, en el barrio cordobés de San Basilio, en el Alcázar Viejo, núcleo turístico y protegido patrimonialmente, el artista Paco Fuentes ha comenzado a minimizar el impacto estético de esta práctica empezando por su mismo taller.

Limbo 0 acoge la muestra de Paco Fuentes 'Alcauciles, Estrellas'

Limbo 0 acoge la muestra de Paco Fuentes 'Alcauciles, Estrellas'

Fuentes, jienense afincado en Córdoba, trabaja precisamente con cables y luces. Hace un tiempo instaló su taller, Ovni Potente, alquimia y luz, en el barrio de San Basilio, donde, al igual que ocurre en el resto de la ciudad, el cableado de luz, teléfono e internet se ha convertido en parte del paisaje de las casas, bloques y calles: un tejido visible, negro por fuera, cobre por dentro, que recorre la ciudad en todas direcciones, muchas veces saltando de calle a calle de forma casi peligrosa, y otras sobrecargando fachadas con material que ya ha cumplido sobradamente su cometido.

“Lo peor es que la mayoría de cables que vemos están en desuso, son un residuo. Los operadores no los retiran, sino que meten cables nuevos”, explica Fuentes a este periódico. El artista comprendió pronto que el problema iba mucho más allá del trabajo de los técnicos, que en muchas ocasiones son la parte más débil de la cadena y quienes se llevan, en muchas ocasiones, la peor parte: las quejas y broncas de los vecinos.

Mientras tanto, la administración se mueve poco y lentamente. Córdoba tiene uno de los cascos históricos protegidos más grandes de España y la eliminación de estos elementos (o de la cartelería y material de venta en muchas de las fachadas) se incluyeron en su día en el Plan del Casco Histórico. Sin embargo, en gran parte de la ciudad, el cableado sigue presente, cruzando calles y escalando por los edificios.

La cuestión es que, a pesar del embrollo, la normativa establece desde mediados de los noventa que las compañías tienen que pedir permiso a las comunidades de vecinos para hacer este tipo de instalación, algo que en la práctica no se hace nunca. “Desde esa misma fecha, se obliga a soterrar los cables y, de hecho, las nuevas viviendas tienen un canal propio para ello, pero aún así, les resulta más fácil tirar el cable”, explica Fuentes, que ha tenido contactos informales con Urbanismo sobre esta cuestión.

A nivel local, desde hace años hay iniciativas para acabar con la maraña de cables, si bien hasta el momento no se han concretado en un plan de actuaciones concreto que se extienda por toda la ciudad. Así, en el último mandato, sí que se han intervenido en la Cuesta del Bailío, Plaza de Capuchinos, el Zoco Municipal de la calle Judíos, la calleja Villa Ceballos y la calle Cardenal González. No obstante, el Pleno del Ayuntamiento aprobó hace dos años una moción de Podemos para elaborar un plan municipal de tres años de duración para la eliminación definitiva de todo el cableado, aunque de momento no se sabe gran cosa.

Trepadoras de distinto tipo

Así que el artista ha decidido tomarse la belleza por su mano. Fuentes ha ideado un sistema para minimizar el impacto estético del cableado en las fachadas. Su idea ha sido convertir los cables que recorren los edificios del casco histórico en vegetación. Lo hace desde el Alcázar Viejo, epicentro de la fiesta de Los Patios y de las floreadas rejas y balcones que han convertido a Córdoba en sinónimo de urbanismo floral. Para ello, Fuentes ha cubierto inicialmente todos los cables de su fachada con plantas artificiales y piedras de colores. No obstante, esta intervención artificial acabará siendo sustituida por plantas trepadoras, que ya están creciendo en la fachada de su taller.

El artista ha comenzado a informarse sobre qué tipo de vegetación es más óptima para este cometido. “Barajamos distintas especies trepadoras en función de la orientación de la casa. Por ejemplo, sabemos que la parra virgen crece rápido en fachadas con orientación Norte, y que hay otras que crecen en primavera”, explica Fuentes, que cuenta que durante este puente, su fachada ha sido casi un reclamo turístico, con muchos turistas echándose fotos con la vegetación artificial.

En cualquier caso, de momento, no se plantea esta iniciativa como un proyecto a exportar. “Queremos que sea una solución provisional. La solución es que se soterren los que funcionan y se retiren los que no funcionan”, zanja el artista, que recuerda que el cableado que afea las ciudades “es un residuo que tiene valor, puesto que es cobre, y, como tal, debería incluso generar algún puesto de trabajo”.

Etiquetas
stats